México: Narcorrepresión y corrupción

tomado de proceso

tomado de proceso

Carlos Figueroa Ibarra

Jesús Murillo Karam, Procurador General de la Republica en México ha informado que un grupo de 43 personas fue llevado a un tiradero de basura en el municipio de Cocula, Guerrero, y allí masacrado. Sus restos carbonizados fueron destrozados, metidos en bolsas de basura y tirados a un río. No puede saberse a ciencia cierta si son los 43 normalistas de Ayotzinapa, porque no hay pruebas de ADN aún. Pero todo apunta a que sí son ellos. Para la PGR no fue un crimen de estado, sino una decisión de José Luis Abarca, presidente municipal de Iguala y de su esposa, quienes coludidos con el narcotráfico ordenaron el crimen. El gobierno mexicano pretende encubrir la descomposición que embarga al Estado en México. Desde tiempos de Calderón (2006-2012) la PGR sabía que los padres y hermanos de la esposa del alcalde de Iguala eran narcotraficantes. El problema no es solamente del depuesto gobernador Aguirre de Guerrero, de los “chuchos” (la corrupta corriente que dirige al PRD), sino también del gobierno federal. Con el 67% de los municipios controlados o influenciados por los distintos cárteles del narcotráfico, y la penetración a nivel federal del crimen organizado, lo sucedido en Ayotzinapa no solamente es un crimen de estado. También es narcorrepresión.

Un especialista internacional, Edgardo Buscaglia, ha dicho que la piedra angular de la descomposición social en México no es el narcotráfico sino la corrupción. Ésta permite que el primero se infiltre en todos los niveles de gobierno y cogobierne al país. Hoy sabemos que una empresa que se ha beneficiado con miles de millones de dólares con contratos otorgados por Peña Nieto cuando era gobernador del estado de México, le ha “vendido” una casa “por abonos” con un costo de ¡7 millones de dólares!!!. Casualmente esta misma empresa forma parte del consorcio encabezado por una empresa china, beneficiado en una dudosa licitación para construir el tren ligero México-Queretaro. Éste tendría un costo de 3,700 millones de dólares. 16 empresas declinaron concursar en la licitación porque tuvieron solamente dos meses para presentar sus propuestas. En medio del escándalo y el desgaste del gobierno, los chinos demandarán al gobierno porque se ha anulado el contrato otorgado. Y la empresa china dice que la demanda incluirá los gastos de 150 trabajadores que estuvieron en México año y medio antes de que se les otorgara el contrato… Hay algo podrido en Dinamarca. Y eso incluye la penetración del narcotráfico en el Estado.

Se dice que Abarca y esposa fueron capturados en Veracruz (bastión priísta). Que fueron escondidos por la PGR y que luego se hizo un montaje televisivo que los hizo aparecer arrestados en Ixtapalapa, bastión perredista en el DF. Lo dice el padre Alejandro Solalinde, quien anticipó públicamente cuál había sido la suerte de los normalistas. El gobierno siempre supo de la suerte de los normalistas y jugó con el dolor de sus padres y ahora quiere cargarle al PRD el costo del atroz crimen.

Ayotzinapa devela no solamente la narcorrepresión. También devela la corrupción del Estado mexicano.

Te gusto, quieres compartir