Elías Barahona

dfgPor Factor Méndez Doninelli –

Ha muerto el gran militante revolucionario Elías Barahona, hace menos de veinticuatro horas decidió abandonar la vida terrenal y trascender a la historia de este país, vencedor de muchas batallas, no le alcanzaron las fuerzas para lidiar con la enfermedad que lo afligió las últimas semanas. Me enteré ayer, cuando estaba en la Universidad de San Carlos de Guatemala USAC, alrededor de las 17:00 horas recibí una llamada telefónica del colega Julio César del Valle, quien me trasladó la infausta noticia que de inmediato me conmocionó, a los pocos minutos ya corría la información entre colegas docentes y estudiantes de la USAC; es que Elías es un reconocido comunicador social y escritor revolucionario. Fue fundador, profesor y Director de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la USAC y docente de otras unidades académicas.

Elías fue también un combatiente social, dirigente gremial y audaz militante de las fuerzas insurgentes. En los años 70, fundó y dirigió el Sindicato de Medios de Comunicación Social SIMCOS de corta historia, pero combativa y trascendental, varios de los dirigentes y fundadores fueron blancos de la represión contrainsurgente de las dictaduras militares. En esta organización sindical, Elías fue elegido Secretario General. En el ejercicio de la profesión periodística, se desempeñó como reportero y redactor en los principales medios escritos del país. Fue Presidente y miembro prominente de la Asociación de Periodistas de Guatemala APG.

Con Elías nos conocimos desde la temprana edad de adolescentes, inició su militancia revolucionaria en la Juventud Patriótica del Trabajo JPT, participamos juntos en las luchas populares de marzo y abril de 1962 contra la dictadura militar del general Miguel Idígoras Fuentes. A fines de la década de los 70, se integra al Ejército Guerrillero de los Pobres EGP, actuando en la resistencia urbana con la tarea de infiltrarse en las esferas del Gobierno de la dictadura militar del general Romeo Lucas García (1978-82). Su prestigio de periodista lo lleva a ocupar nada más y nada menos, que el cargo de Jefe de Relaciones Públicas del Ministerio de Gobernación, cuyo ministro Donaldo Álvarez Ruíz, dirigía las olas represivas del régimen y ordenaba el “trabajo sucio” a los escuadrones de la muerte para exterminar a los opositores políticos. Imagínese Usted el temple y la audacia de Elías, el guerrillero, su posición le permitió acceder a importantes niveles de información, a conocer muchos de los planes represivos de la dictadura y desde luego, también fue útil para salvar la vida de muchas personas, compañeras y compañeros que siendo alertados pudieron evadir a los esbirros. En esos años, el valiente y valioso trabajo de inteligencia revolucionaria hecho por Elías, permitió desbaratar algunos planes represivos, alertar a posibles víctimas y resguardar la vida de muchos patriotas e insurgentes.

Antes que ese trabajo fuera descubierto y pusiera en riesgo su vida y la de su familia, un día en 1980 tuvo oportunidad de viajar en comisión oficial a la ciudad de Panamá, estando allí, solicitó protección diplomática, se separó de la delegación de Gobierno, y asumiendo el costo familiar y social al descubrir su identidad revolucionaria, convocó a una conferencia de prensa, en ella anunció su vínculo militante con el EGP, denunció las atrocidades de la dictadura militar contrainsurgente y los planes represivos dirigidos por Donaldo Álvarez Ruíz. La noticia fue un escándalo, le dio la vuelta al mundo y desató condenas internacionales contra el régimen de Lucas García. Hasta hoy, el ex ministro Álvarez continúa prófugo de la justicia.

Elías residía en la Habana, volvió al país después de la firma de la paz, antes me solicitó interceder para obtener garantías y protección para su grupo familiar, para eso, hablé con el colega y amigo Gabriel Aguilera Peralta, quien en ese momento era Vice Canciller de la República, de inmediato me dijo que Elías gozaba de todas las garantías para retornar.

Condolencias a la familia, en especial a sus hijas que llegaron de Cuba, a los colegas de la APG y del colectivo revolucionario.

www.albedrio.org

Te gusto, quieres compartir