Inicia estrategia perversa para entorpecer el juicio de la Quema de la Embajada de España

cmi

cmi

Por Gustavo Illescas CMI-G

Era de esperarse. Mañana, pasado mañana, toda la semana, las réplicas se leerán en una que otra columna de opinión y en uno que otro programa de radio “libertario”. No tengo bola de cristal pero me lo puedo esperar “La farsa de la izquierda internacional”, “La quema de la embajada de España fue perpetrada por terroristas del CUC y el EGP”, “el tribunal B de mayor riesgo es comunista porque no dejó a Méndez Ruíz querellarse en el proceso”…

Según letrados en ciencias jurídicas, el momento para ser querellante en este caso empezó en el instante en que el Juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, ligó a proceso a Pedro García Arredondo y le ordenó al Ministerio Público que preparara la investigación correspondiente. A este momento se le conoce como etapa preparatoria.

Una vez el MP presentó acusación formal contra García Arredondo, la oportunidad para querellarse precluyó para cualquier persona. Resulta poco creíble que la Fundaterror teniendo un equipo de abogados graduados en la Universidad Francisco Marroquín (UFM) no conozca cuándo es el momento procesal oportuno para querellarse en un caso; es decir, previo a que el MP presente su acto conclusivo.

Aunque como reconoce un abogado penalista de la USAC

para serte sincero en la Marro salen bien preparados para derecho notarial y todo lo contractual que emana del mundo monetario y bursátil, pero para litigar casos penales los de la USAC somos más cabrones”.

Reconstruyamos la escena:

Hoy miércoles 1 de octubre de 2014, la Jueza Irma Valdés del Tribunal B de Mayor Riesgo inició juicio oral y público donde se juzgará la culpabilidad o no del Jefe del Comando 6 de la Policía Nacional, Pedro García Arredondo, sindicado de los delitos de asesinato y contra los deberes de la humanidad. Como si se tratara de un salón universitario, uno de los abogados de la Fundaterror (el otro se encuentra defendiendo a García Arredondo) pide la palabra para dirigirse al tribunal y solicitarle querellarse en el proceso ya que su representación tiene pruebas que ayudarán a esclarecer el caso.

El Tribunal B, para no entrar en polémica (pese a que no le competía dar la palabra al público), revisó la carpeta judicial del caso y constató que los sujetos procesales estaban completos; por tal situación, el Tribunal B no corrió audiencia a lo solicitado por el abogado de la Fundaterror.

Si el Tribunal B se hubiera pasado por el arco del triunfo la doctrina procesal penal, hubiésemos visto una escena un tanto extraña. La Fundaterror habría tenido abogados de su Crew en la parte acusadora y en la parte defensora. ¿Cómo así?

Un querellante figura como la parte afectada o la víctima en un proceso y tiene como función colaborar o coadyuvar con la Fiscalía. Por tal razón, la Fundaterror se hubiera sentado a la par del Bufete Jurídico de Derechos Humanos, quien actúa como querellante adhesivo de las víctimas. Y por el otro lado, el abogado Moisés Galindo (representante legal de la Fundaterror) como abogado defensor del ex jefe del Comando 6 de la Policía Nacional.

A continuación uno de los comentarios que Fundaterror ya subió al Facebook como parte del show que se montará en las próximas semanas con el objetivo de entorpecer el proceso, tal y como lo hicieron con el juicio por genocidio:

fundaterror

http://cmiguate.org/inicia-estrategia-perversa-para-entorpecer-el-juicio-de-la-quema-de-la-embajada-de-espana/

 

Te gusto, quieres compartir