La Constitución de 1945, su relación con el sindicalismo y los ferrocarrileros

wilipedia

wilipedia

Edvin Augusto Samayoa Salazar
El trabajo de investigación está enfocado en analizar el contexto de la creación de la Constitución, fuente legal para el fomento de las condiciones laborales de su época, y que hasta el momento, se mantienen vigentes. Llegando a esto, puntualizar en el tema del sindicalismo, debido a la importancia que retoma a partir de la segunda mitad de la década de 1940, como impacta en la población guatemalteca, y cómo influye en las relaciones entre trabajador y patrono.

Los sindicatos en la actualidad se han desvirtuado, lastimosamente su participación y sus acciones no contienen el peso para realizar cambios verdaderos para los trabajadores del presente, es importante pues conocer probablemente el último periodo álgido del movimiento obrero, apoyado por la legalidad que en la Constitución de 1945 se fomentó.

En base a estas ideas, se inició la búsqueda, en primera instancia, de la misma Constitución, esto para tomar lo que se establecía sobre el trabajo, luego se analizarón aquellas investigaciones que tratan el tema, primero de la Constitución de 1945 y segundo de la cuestión de movimiento obrero. Se trata de enfocar dicho análisis al accionar del trabajador urbano, para ser más específico, los trabajadores del ferrocarril, tratando así, de dar un toque particular al trabajo de investigación.

Ha habido dificultad para encontrar información detallada de la participación y desarrollo del sindicato de ferrocarrileros, de los cuales se tiene poca información documental e incluso oral, sobre todo para los años estudiados, pero se conserva información general de esta organización trabajadora.

La importancia de este ensayo de investigación, es dar a conocer las acciones sindicales de la década de 1945 a 1953 en la ciudad de Guatemala para el caso del sindicato de ferrocarrileros, pero más importante a provocar cuestionamientos del fenómeno estudiado para futuras investigaciones, la duda, será la fuente para la formación de conocimiento, y como cualquier trabajo de investigación, este será inacabado, complementado por aportes científicos históricos, para la comprensión y entendimiento del fenómeno.

Guatemala 1944, entre luchas sociales y cambios políticos

La segunda mitad del año de 1944 está marcada en la historia de Guatemala como el inicio de un cambio sustancial en lo referente a las relaciones sociales que se venían desarrollando desde el Antiguo Régimen (Periodo Liberal), el descontento con el gobierno en turno y en general, la situación económica y social nacional despertaron en la conciencia de ciertos sectores urbanos, el ánimo del levantamiento y la protesta a las condiciones de vida generadas por un cumulo de acontecimientos e ideología que habían construido una sociedad precaria.
Uno de los puntos álgidos se suscitó en el mes de junio de 1944 donde estudiantes y maestros iniciaron una serie de protestas en contra de Jorge Ubico y su gobierno de casi 14 años, el cual pretendía extender a un tercer periodo de gobierno más. El 25 de junio es asesinada por entes represores del Estado Guatemalteco, María Chichilla una maestra de primaria de la capital, el repudio no se hizo esperar, tanto de parte de los involucrados en las protestas como de parte de las cúpulas de la alta sociedad. Estos últimos también veían como el régimen ubiquista estaba en su última fase. Emitieron un comunicado en donde exigían la renuncia de Ubico, documento respaldado por 311 firmas de intelectuales, terratenientes y empresarios (algunos de estos con intereses económicos marcados, sobre todo en la apertura de estructuras económicas que permitirían obtención de más riqueza), con lo cual el general Jorge Ubico por decisión propia deja el cargo.

El 1 de julio de 1944 toma el poder estatal la junta de gobierno conformada por Buenaventura Pineda, Francisco Villagrán y Federico Ponce Vaides . Este último toma la estafeta de líder, tratando de emular a Ubico, pero no puede imponer sus condiciones políticas, provocando descontento en la población, quien nuevamente se levanta para impedir otro periodo de dictadura. El movimiento urbano dirigido por trabajadores, estudiantes, un sector del ejército y otro sector de la oligarquía, se alzan en la noche del 19 de octubre para derrocar a Ponce Vaides, triunfo que llega a en la mañana del 20 de octubre de 1944, marcado históricamente como el día de la Revolución.

Un nuevo triunvirato toma los hilos conductores del país, Francisco Javier Arana y Jacobo Arbenz Guzmán, representantes del ejército y Jorge Torrielo, un comerciante de la ciudad capital. Esta junta de gobierno prometió Elecciones democráticas y una Asamblea Constituyente para la formación de una nueva Constitución, basada en los ideales de la revolución , libertad y democracia. Para el primer aspecto se realizaron elecciones en diciembre de 1944 saliendo vencedor el Doctor Juan José Arévalo, un intelectual a nivel educativo, en el segundo aspecto se iniciaría una Asamblea en enero del siguiente año dando como resultado la Constitución Guatemalteca de 1945.

La Asamblea Constituyente, la Constitución de 1945 y lo concerniente al aspecto laboral

La Constitución Guatemalteca vigente hasta esta época no había tenido muchas modificaciones desde 1879, según Jorge Mario García Laguardia esta falta de contextualización es uno de los aspectos por lo cual se dieron a la tarea de poder generar la Asamblea, otro es el hecho de poder crear el cargo de vicepresidente, mismo que no estaba estipulado en la Constitución anterior y que quería ser tomado por Jorge Torrielo , sin embargo da cuenta que estas hipótesis no han sido comprobadas, dejando interrogantes al respecto.

A mediados del mes de enero de 1945 se inician las primera sesiones para crear una nueva constitución, en donde Mario Monteforte Toledo, Adrián Sandoval, Mario Efraín Nájera, Jorge García Granados, Clemente Marroquín Rojas entre otros intelectuales y gente influyente dan a conocer sus opiniones, sus aportes para conformar así la nueva ley, el establecimiento de las condiciones de derechos y obligaciones de los ciudadanos y del gobierno de Guatemala durante los siguientes diez años.

Se crea una comisión de 15 representantes encargados de estructurar un anteproyecto de la Constitución, la cual posteriormente como fueron avanzando las sesiones se fue discutiendo en el pleno a nivel general tomando en cuenta la aprobación y reformas que se fueran dando según el análisis de los constituyentes sobre las postulaciones planteadas capitulo por capitulo y artículo por artículo. El día 8 de febrero 1945 se discute lo concerniente al aspecto del trabajo , dejando plasmados los artículos sin objeción ni modificación alguna. Regularmente en estas sesiones era común el debate de los detalles sobre los que se estipulaba en los artículos, en este día, la discordia se centró en el aspecto de la pena de muerte, nada se analiza del aspecto trabajo.

La Asamblea termina de establecer y entregar la Constitución de la Republica en día 15 de marzo,
Acto seguido la Asamblea Nacional Constituyente, reunida para emitir la Constitución de la Republica, se declaró disuelta por el Representante Jorge García Granados, Presidente de la misma, siendo las 12 horas en punto cuando se levantó la sesión. Los Constituyentes permanecieron en sus curules para dar mayor solemnidad al acto de Toma de posesión del Presidente electo, ciudadano Juan José Arévalo, a quien le fue impuesta ante el Congreso la Banda presidencial .

Dentro del discurso de Arévalo en la toma de la presidencia, dedica unas palabras a los constituyentes, en donde expone;
Recibo de vuestras manos la nueva forma legal de la Republica. El presidente de la Republica tiene en esta Constitución bien precisas sus funciones. Como primer Presidente de la nueva Guatemala, os prometo que cumpliré con fidelidad los preceptos de esta Constitución, con la humildad que me define como hombre pero con la dignidad que corresponde al cargo transitorio de que estoy investido .
La nueva Constitución de la Republica se convertiría entonces, según palabras del propio Arévalo, en la base legal fundamental de su gobierno, el primero de la era Revolucionaria, la cual conservaba ideales tanto del gobierno como de la sociedad en general, impresas por representantes del pueblo, por los Constituyentes.

El Trabajo en la Constitución, planteamientos.

CAPITULO II
Garantías sociales
SECCION 1
Trabajo

Artículo 55. El trabajo es un derecho del individuo y una obligaciónsocial. La vagancia es punible .

Este es el primer artículo de la Constitución que habla de trabajo, en donde claramente se declara el derecho al mismo y la obligación más que social, se pensaría en estatal, de proveerlo. Se rechazó la vagancia, probablemente se castigó. Los análisis del pasado se suscitan por las dudas del presente, este apartado refleja por un lado, que muchas de las condiciones laborales actuales nacen en este documento y por otro, como aspecto dual, el reflejo de estas mismas relaciones laborales de 1945 al presente, 69 años de pocos cambios sustanciales para esto. ¿Puede ser un síntoma grave de atraso, no solo al aspecto laboral sino para muchas de las garantías sociales actuales delos guatemaltecos?
Artículo 56. El capital y el trabajo, como factores de la producción, deben ser protegidos por el Estado.

Artículo 57. El Estado empleará los recursos que estén a su alcance para proporcionar ocupación a todo el que carezca de ella, y asegurarle las condiciones económicas necesarias a una existencia digna .

El compromiso recayó en los hombros de la burocracia en turno y el Estado, que bajo palabras del presidente electo estuvo dispuesto a cumplir al pie de la letra. Muestras de las condiciones de trabajo actuales establecidas desde esta década están insertas en muchos artículos;
Son principios fundamentales de la organización del trabajo que deberánreglamentar dichas leyes:

2. La fijación periódica del salario mínimo que los trabajadores de todas clases deban percibir, atendiendo a las posibilidades de las empresas patronales y a las necesidades de orden material, moral y cultural de los trabajadores y a sus deberes como jefes de familia. El trabajador o empleado tiene derecho a un día de descanso remunerado, por cada seis de trabajo. Los días de asueto reconocidos por la ley, serán también remunerados. Cuando se trabaje bajo convenio en días y horas extras, éstos se pagarán en la proporción que establezca la ley. La regulación la harán, en cada zona, comisiones paritarias presididas por un representante del Estado. En los trabajos a destajo, por ajuste o tarea, será obligatorio calcular racionalmente el salario mínimo por jornal de trabajo. El mínimo de todo salario es inembargable, salvo por responsabilidades alimenticias, en la forma que establezca la ley. Tampoco pueden embargarse los instrumentos de labor propios de los trabajadores.

No se puede hacer en el sueldo del trabajador ningún descuento que no esté autorizado por la ley. La ley establecerá la preferencia de los créditos autorizados a favor de trabajadores, por sueldos o salarios devengados en el último trimestre. El Ejecutivo, en casos de emergencia nacional, podrá fijar los precios y salarios .

4. La jornada máxima efectiva de trabajo diurno, que será de ocho horas diarias y de cuarentiocho horas semanales. Jornada efectiva de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrono. La jornada máxima efectiva de trabajo nocturno, que será de seis horas diarias y de treintiséis horas semanales. La ley determinará desde que horas se comprende la jornada nocturna, así como la cantidad y frecuencia de los días y horas extras de trabajo, en forma compatible con la salud de los trabajadores. Quienes por disposición de la ley o por acuerdo con los patronos laboren menos de cuarentiocho horas a la semana tendrán derecho a percibir íntegro el salario de la semana ordinaria

5. Las vacaciones anuales pagadas a los trabajadores después de un año o más de servicios ininterrumpidos. La ley regulará su procedencia, graduación y alcances .

6. La igualdad de salario o sueldo correspondiente a trabajo igual y en idénticas condiciones, prestado en la misma empresa, sin distinción de edad, raza, sexo o nacionalidad, atendiendo únicamente a capacidad, eficiencia y honradez .

Esto sin duda se convirtió en un gran avance en términos laborales, estas condiciones transformaron las relaciones entre patrón y trabajador, cambios nunca antes vistos, esto debido a una legislación que protegía los intereses de la oligarquía, manteniendo el trabajo forzado en las fincas y en la ciudad en condiciones paupérrimas para los trabajadores asalariados, etapa de transición marcada por el cambio de relaciones pre-capitalistas y capitalistas
La organización sindical antes y después de 1945

3.1 Artesanos y Obreros, cambios sustanciales
La historia del movimiento obrero y sindical tiene sus orígenes dentro de la misma construcción de la nación, marcado en los dos últimos siglos por el paso del periodo colonial al republicado, de igual forma del paso del artesano al obrero. Los gremios de artesanos se veían limitados en muchos sentidos, por ejemplo cada gremio solo podía dedicarse a un oficio (herrero, zapatero, sastre, etc.) y en segundo lugar, estaba establecido una jerarquía dentro de la corporación gremial en donde el maestro poseía el taller, las herramientas de trabajo, además este tenía a su cargo al aprendiz (y/o varios aprendices), y al oficial, el primero estaba bajo la responsabilidad del maestro quien le proveía de casa, alimentación, enseñanza de las artes del oficio y de la doctrina cristiana, al oficial lo reenumeraba con un pago económico . Esto limitaba las posibilidades de muchos artesanos de establecer su propio taller, tanto por lo difícil de alcanzar el grado de maestro como de los recursos materiales y económicos para hacerlo.

Con el traslado de la Cuidad de Santiago de Guatemala al Valle de la Ermita, estas regulaciones ya no se aplicaban con tanto rigor, o por lo menos no podían hacerlo con todos los talleres, dando oportunidad a que los antiguos oficiales pudieran montar sus propios talleres, diversificando también sus oficios . A lo largo del siglo XIX se dan cambios importantes a nivel mundial que empujan al desarrollo del obrero como actor productor dentro de la sociedad, como lo fue el liberalismo económico que llego desde España para principios del siglo . Sin embargo se da un lenta inserción al capitalismo mundial, ya que las condiciones implantadas a nivel local eran de carácter agro-exportador, por lo cual el desarrollo del obrero estuvo condicionado en este sentido .

No fue hasta finales del XIX cuando se fundan las primeras industrias en Guatemala, y los trabajadores se fueron convirtiendo en obreros asalariados. Cantel, Cementos Novela, Cervecería Centroamericana de carácter privado, Tipografía Nacional, como ente estatal, entre las principales, reclutan fuerza de trabajo con características detalladas, con un conocimiento más especializado, con condiciones de trabajo establecidas y con un pago constante y fijo por su trabajo , esto, en comparación de los trabajadores artesanos que se mantenían y trabajadores agrícolas, que como principal carencia no mantenían un ritmo constante de trabajo o de ocupación laboral, nuevamente limitando sus posibilidades de desarrollo.

3.2 El sindicalismo en la ciudad de Guatemala, auge y caída
El punto álgido del movimiento obrero sindical se da en la década de 1920, sobretodo en la capital, según lo planteado por Edgar Ruano, por ejemplo hace mención del Partido Comunista de Guatemala (PCG), Unificación Obrera Socialista (USO), el Partido Comunista de Centroamérica (PCCA), la Federación Obrera de Guatemala (FOG) y la Confederación Obrera Centro Americana (COCA), organizaciones que velaron por los derechos de los trabajadores, formando conferencias internacionales con organizaciones del mismo carácter en México y Argentina, protestas y manifestaciones locales ante las condiciones laborales del momento, un empuje significativo en el ámbito obrero sindical.

Con el gobierno de Jorge Ubico, se da inicio al socavamiento de los movimientos sindicales, por un lado impulsado por eliminar un “posible peligro” de sublevación por parte de los partidos y organizaciones que habían tomado fuerza ideológica y política en la sociedad de Guatemala. El factor internacional estuvo presente en el repudio que se dio al comunismo, para la época representada por la U.R.S.S. debido a que este sistema atentaba con los intereses de la clase capitalista internacional (principalmente de los Estados Unidos)y también a la oligarquía guatemalteca, “satanizando” al mismo y a todo aquel que simpatizara con la ideología comunista.

Se da pues una campaña de desarticulación de las organizaciones sindicales entre los años de 1931 y 1932 , que en su mayoría tenían características socialistas y comunistas, eliminando a los principales dirigentes, desapareciéndolos, ejecutándolos, a manera de intimidar a todo aquel que sintiera el deseo de participar en estas organizaciones. Ubico también emitió un decreto en 1941 en donde eliminaba el término “obrero” por el de “empleado” con lo cual inserta una ideología anti-sindicalista bien marcada, eliminando de forma casi total cualquier pronunciación de descontento que viniera del trabajador.

Reformas en el ámbito sindical emitidas en la Constitución de 1945
La formación de organizaciones de trabajadores que fueron vedadas en las décadas de finales de 1920 y principios de 1930, toman fuerza nuevamente en 1945, el accionar sindical es apoyado por la misma Constitución haciendo legal la participación organizada de trabajadores en pro de sus derechos.

8. El derecho de sindicalización libre para fines exclusivos de la defensaeconómico-social de los patronos, empleados privados, el magisterio y trabajadores en general El Estado, en defensa de los intereses de los asociados, supervigilará el buen manejo de los fondos de las entidades sindicales.

9. La reglamentación de los derechos de huelga y de paro .

Nuevamente se plantea al Estado como garante esta vez, de las relaciones sindicales, apoyando la noción pero interviniendo en los aspectos económicos. Se apoya la huelga y el paro como expresión de descontento del trabajador de su realidad laboral.
Artículo 61. Las asociaciones sindicales deberán, antes de iniciar susactividades, obtener autorización de la autoridad correspondiente. La inscripción determina la personalidad jurídica de los sindicatos.

Las juntas directivas y cuerpos consultivos de estas asociaciones, deben integrarse exclusivamente por guatemaltecos naturales.
Es prohibido a los extranjeros intervenir en las cuestiones relacionadas con las organizaciones de trabajadores.

Los aspectos más importantes fueron la legalidad de los sindicatos, las funciones que según sus miembros y razón jurídica proponía, pero sobre todo organizaciones conformadas por personas guatemaltecas, evitando la intervención extranjera. Un sindicalismo legalizado, apoyado y fomentado por las autoridades estatales, fue un fruto de la Revolución de octubre, a partir de estas estipulaciones, la organización sindical empieza a ser visible dentro del marco social de Guatemala.

Con respecto del empleado público se plantea lo siguiente en la sección II;

Artículo 70. La ley establecerá el Estatuto del Empleado Público, sobre el principio de que los funcionarios y empleados públicos están al servicio de la Nación y no de partido político alguno. El estatuto determinará especialmente las condiciones de ingreso a la Administración; las reglas de ascenso; las garantías para la permanencia, cesación, suspensión o traslado; los deberes de los funcionarios y empleados; los recursos contra las resoluciones que los afecten, y las formas de su asociación. La ley determinará en qué casos y condiciones se reconoce el derecho de huelga a los empleados públicos .

La pronunciación de la sociedad guatemalteca no se hizo esperar, las expectativas eran bajas, no se creía que el movimiento obrero pudiera hacer un cambio importante en las condiciones y relaciones laborales o que pudieran impactar o implantar un modelo moderno más apegado a un capitalismo equitativo. Los periódicos de la época evocan este sentimiento desalentador sobre todo en la celebración del día del Trabajo, en donde se menciona;

En todo el mundo civilizado y medio civilizado se adoptó este día trágico como Día del Trabajo. En algunas legislaciones se ha adoptado la obligación de que ese día no se trabaje y se cobre. Esto sucede, desde luego, en los países donde aún hay capitalismo. En aquellos donde el Estado ya se transformado en patrón, en obrero se chupa los dedos después de la obligada manifestación .

Claramente se expresa que dicha conmemoración no tiene importancia en muchos de los casos, además se señala el repudio al Comunismo en donde pues el obrero simplemente se convirtió en una marioneta del Estado.
Pero para nuestros gobiernos, nuestros ricos, para nuestra gente de empresa que está temblando por auge del obrerismo, vaya esta voz de aliento: “No hay nada que temer, si el Día del Trabajo refleja exclusivamente el anhelo del trabajador”; si ese anhelo adquiere perfiles políticos, entonces la cosa cambia diametralmente .

Se conserva la ideología implantada décadas atrás, no se considera al trabajador una pieza importante en el desarrollo del país, por el contrario era una amenaza que sin el poder en la política, no podría hacer valer sus derechos, sin duda este es un párrafo bastante duro, pero trasmite el pensamiento de la clase alta guatemalteca de la época.

Cabe resaltar que no todos los sectores de la población, ni todos los medios de comunicación estaban en contra de la reivindicación del movimiento sindical. El periódico semanal Acción Social Cristiana, publica un artículo a favor de la formación de una nueva organización sindical.

Hemos sabido de la organización de la Liga Obrera de Guatemala; y saludamos su aparición de modo jubiloso y entusiasta, porque aunque no se ha hecho público en programa, sabemos de antemano que está formada por un fuerte núcleo de trabajadores guatemaltecos, acreditados en tiempo y lugar por su amor al noble esfuerzo, que supone la diaria labor …

Se puede observar como lo dice la ley, que la conformación de la Liga, fue integrada por guatemaltecos, además por su puesto de su mismo nacimiento que propone un cambio en las relaciones patrono-trabajador, esto quedó evidenciado en la misma publicación;

No dudamos un momento de que la LIGA OBRERA DE GUATEMALA está llamada a tener gran desarrollo y poderosa influencia en los destinos sociales del país. Llamará así al respeto y la consideración de las asociaciones similares; podrá desarrollar sus actividades sin que se le tilde de perniciosa; hallará de parte de la clase patronal guatemalteca toda la simpatía y el apoyo que requiera para la realización de sus propósitos.

La Liga Obrera de Guatemala es tomada como pionera del nuevo movimiento obrero, después de 1945, esta organización puede ser punto importante para futuras investigaciones, por lo pronto se muestra como una reivindicación de los trabajadores urbanos.
Juan José Arévalo también se pronuncia a los trabajadores, un 1ro de mayo de 1946, reunidos en el Templo de Minerva, el cual dice;
Saludo en este día universal del trabajo a todos los trabajadores de Guatemala, a todos los trabajadores del Istmo centroamericano y a los trabajadores de México, aquí presentes por el gremio ferrocarrilero del hermano país .
Además;
Pero sabed, mujeres y hombres del trabajo, que la Revolución de octubre no se hizo para cambiar hombres sino para cambiar sistemas de vida y de trato .

Es interesante que se encuentre un grupo (indeterminado en número) de trabajadores mexicanos ferrocarrileros, y la pregunta obvia será ¿Cuál fue el motivo de su presencia en el país? Podría ser por cuestiones de organización sindical o bien, para compartir experiencia con los ferrocarrileros locales. Otra parte importante del discurso es el hecho de la mención de la mujer como trabajadora, la cual obviamente, con anterioridad no era tomada en cuenta a nivel social, y aunque pequeño, el avance del reconocimiento de su labor es importante dentro de la vida pública de Guatemala.

La organización de los trabajadores del ferrocarril, aspectos relevantes
En la primera etapa del auge sindical en Guatemala, los trabajadores del ferrocarril también se organizaron para hacer valer sus condiciones laborales, por ejemplo; en 1924 dichos trabajadores pidieron un aumento en los salarios, minimizar la jornada laboral y exigieron respeto por parte de la International Railways of Central America (IRCA) a la organización ferroviaria denominada Sociedad Ferrocarrilera . Debido a la negación de esta peticiones se convocó a una huelga que afecto el funcionamiento del ferrocarril, las represiones no se hicieron esperar, mas sin embargo, el Estado avalo a la IRCA y sometió a los huelguistas, desbaratando la protesta, mientras que la empresa tomo represalias laborales con los involucrados .

Posteriormente, después de la Revolución de octubre, esta Sociedad Ferrocarrilera se convierte en La Sociedad de Auxilio Mutuo Ferrocarrilero (SAMF) entre 1944 y 1945, el cual toma mucha fuerza sobre todo a partir de 1948, cuando este plantea un pacto colectivo de Trabajo en la IRCA, el cual es negociado y aceptado , siendo uno de los primeros e importantes pasos que se logran dentro de la lucha sindical no solo de este sector laboral, sino de muchas organizaciones obreras para la época que va permeando paulatinamente en las relaciones patrono-trabajador.
Este pacto se modifica en 1953, exigido por el SAMF y denegado por la IRCA, lo cual motiva a los trabajadores realizar un paro de sus labores, se acusó a la empresa de tener modificaciones fraudulentas en la contabilidad de la misma, siendo intervenida por el gobierno, que a la postre favoreció a los sindicalistas, obteniendo sus mejoras .

Reflexiones
El movimiento obrero y sindical en Guatemala, es un tema bastante estudiado, sobretodo en el auge del mismo, que se da en la década de 1920 y otro gran periodo entre la segunda mitad de la década de 1940, 1950 y parte de 1960. Para la segunda etapa se cuenta con una base legal, en donde se apoya el movimiento, situación hasta ese momentoúnica e innovadora, sobre todo en apoyo y mejoramiento de la existencia del trabajador dentro de fábricas, empresas y entidades estatales en la urbe guatemalteca. A pesar del apoyo del Estado en impulsar el mejoramiento de la situación del obrero, los resabios dictatoriales que inducían al rechazo y repudio del movimiento sindical se hace presente, lo que dificulta en parte, la aprobación y legitimización del movimiento obrero.

Lo que se ha escrito alrededor del tema de la Constitución de 1945, se ha girado alrededor de lo político, lo legal, desvirtuando la relación que esta tuvo con la sociedad, que es donde se puede demostrar y sentir los efectos de los artículos escritos, haciéndolos prácticos, vivos, que establecen o cambian formas de conducta o contextos. Para el caso del tema sindical, se ha abarcado un poco más, llegando a características particulares del nacimiento, desarrollo y caducidad de los movimientos, resaltando tanto organizaciones importantes como personajes fundamentales para su permanencia y existencia de los mismos movimientos obreros.

El retraso en el tema sindical para los años 40, aunado al quiebre del periodo revolucionario, afectaron la continuidad del establecimiento de obreros capacitados no solo en el aspecto laboral, sino en su desarrollo en la participación social e intelectual. En este trabajo se tocan aspecto generales relacionados entre la legalidad de la Constitución de 1945, y la difícil y convulsionada historia del sindicalismo.

 

Bibliografía
Fuentes primarias
Diarios de Sesiones de la Asamblea Constituyente de 1945.
Periódicos
Acción Social Cristiana, La Liga Obrera de Guatemala, Guatemala, 31 de mayo de 1945.
La Hora, Primero de mayo, día del Trabajo, Guatemala lunes 30 de abril de 1945.
Revistas
Hugo Fidel Sacor, Manufactura y artes gremiales, de la sociedad Prehispánica a la sociedad Hispánica en Guatemala: En Memorias III Encuentro de Nacional de Historiadores, 17-19 de septiembre de 1997.
Libros y publicaciones
García Laguardia, Jorge Mario y Jorge Lujan Muños, El estatuto indígena y la Constitución de Guatemala 1945, Serviprensa, Guatemala, 2011.
Gleijeses, Piero, La esperanza rota: la revolución guatemalteca y los Estados Unidos, 1944–1954. Guatemala: Editorial Universitaria, Universidad de San Carlos, 2005.
——————— Juan José Arévalo Discursos en la Presidencia, (1945-1947), Tipografía Nacional, Guatemala, 1947.
Ruano Najarro, Edgar, Comunismo y movimiento obrero en la vida de Antonio Obando Sánchez, Del Pensativo, Guatemala, 2007.
Sabino Carlos, La historia silenciada (1944-1989), Tomo I Revolución y Liberación, Fondo de Cultura Económica, Guatemala, 2007.
Tischler, Sergio, Guatemala 1944: Crisis y revolución. Ocaso y quiebre de una forma estatal. Guatemala, segunda edición 2001.
Fuentes electrónicas
Constitución de la República de Guatemala de 1945. http://www.minex.gob.gt/adminportal/data/doc/20100930181913223consti1945.verartl1transitorio.pag.46.pdf, última consulta 5 de mayo de 2014.
Entrevista
José Miguel Carrillo, Cargo administrativo en FEGUA. Realizada el 26 de mayo de 2014.

Te gusto, quieres compartir