Conversatorio ¿Hacia dónde va la educación pública?

unnamedSelvyn Curruchich C.

«Saqarikiwonojelkwajchanimkitz’ib’aj le ib’i’. Chitz’ib’ajchuwach le junlajwujriib’i’ » [*K’iche’. Ver traducción al final]. Con estas instrucciones animaba Catarina López Yat, de Proyecto de Desarrollo Santiago (Prodessa), a los presentes al tercer conversatorio ¿Hacia dónde va la educación pública?, el cual se realizó el jueves 4 de septiembre en un hotel capitalino.

La creatividad reflexiva de Catarina, una de los ponentes, ejemplificó sobremanera la realidad de las niñas y niños que, sin tener al español como idioma materno, llegan a la escuela el primer día de clases, pues así como los presentes en el conversatorio [no entendieron qué es lo que la disertadora les pedía, salvo algunos], los pequeños también sienten confusión al enfrentarse a una lengua que no es la suya.

Esta es la tercera reunión que promueven organizaciones sociales entre las cuales está el Consejo Nacional de Educación Maya, la Cátedra UNESCO de Comunicación para el Fortalecimiento de la Diversidad Cultural, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, el Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac) y Prodessa.

El objetivo de estas discusiones consta de tres puntos, de acuerdo con uno de los organizadores, Rubén Mendoza, también de Prodessa. El primero espoder retomar el tema de la educación pública, lanzar a la población sobre el riesgo que corre este bien público, pues está la idea de un sector económicamente poderoso que quiere privatizarla. “Es advertir a la sociedad que si no defiende sus derechos, en poco tiempo tendremos una educación privatizada, ya que la política en esta materia se rige casi en silencio”, señala Mendoza.

Lo segundo es que se convierta en un espacio referente en cuanto a las ideas, políticas y pedagógicas,sobre la temática, que hagan un contrapeso a otras políticas, sobre todo las formadas, fortalecidas y difundidas por el empresariado, puesto que, de acuerdo con Mendoza, “la empresa privada está muy metida en la educación; tiene intereses propios”.

Lo último es tratar de construir y consensuar entre instituciones con diversas experiencias algunas ideas que sí peguen, que tengan contenidos pedagógicos y lingüísticos, pero que también tengan contenidos económicos y financieros, para que haya una propuesta viable y realizable en cuanto a avanzar en una mejora en el derecho a la educación, agrega Mendoza.

En cuanto a la educación bilingüe intercultural, Catarina dice que se está logrando algo, aunque en porciones mínimas, porque falta mucha convicción para echar a andar una educación de este tipo. “El sistema sigue castellanizando a los niños; se está siguiendo el mismo modelo de la colonización”, refiere.

Federico Roncal, codirector de Prodessa, recordó que pese a que por parte de la Dirección General de Educación Bilingüe Intercultural se ha avanzado en la publicación de protocolos que impulsan la implementación de esta educación, así como del incremento de inversión del Estado en la publicación de libros bilingües, también hay retrocesos, y muy graves.

Entre lo negativo destacan “la desarticulación, por esta administración, de los equipos de educación bilingüe en todas las extensiones departamentales. Esta gestión ha reconocido públicamente el impulso de un modelo transicional, porque toda esa inversión mencionada anteriormente llega solo hasta tercer grado. Y ese sigue siendo un modelo transicional, es decir, usemos un idioma indígena solo mientras el niño o la niña aprende el español”,subraya Roncal.

Lo peor, según Roncal, es que la sociedad guatemalteca está sin rumbo respecto de la formación de docentes bilingües. Ni la Universidad de San Carlos de Guatemala ni las privadas están gestionando una oferta de formación de maestros y maestras bilingües.

Para Mario Rodríguez, del Ipnusac, “al sistema educativo lo están tratando de transformar casi como una maquila, como un sistema productivo, donde el estudiante pasa una serie de requisitos, de años y de procesos para llegar a un puesto de trabajo”.

A esto, Rodríquez suma que hay un abandono de parte del Estado, en función de que la educación pública no está dando las oportunidades a la población; por ello, lo que se pretende con estos eventos es juntar a una serie de actores, con el fin de posicionar el tema en el plano nacional, y que esto sea una prioridad en las políticas de Gobierno.

“Los resultados de las pruebas estandarizadas que el Ministerio (de Educación) ha realizado por casi 16 años siguen siendo los mismos; lo único que está provocando en los estudiantes es un nivel de fracaso y de frustración, pero la culpa no la tienen ni ellos ni los profesores, puesdichasevaluaciones van en función de conocimientos que los que hacen el examen consideran deben ser pertinentes, pero no se tiene en cuenta el contexto en que se da”, resalta Rodríguez.

Por ejemplo, dice Rodríguez, no es lo mismo evaluar a un estudiante que egresa de un colegio caro de la capital que unode un establecimientodel área rural. Uno tiene todos los recursos para poder desarrollarse, y el otro probablemente tiene que caminar bastante para llegar al instituto, no tiene maestros, no tiene infraestructura adecuada, no tiene recursos y, además de eso, muchas veces tiene que trabajar para aportar al sustento de la familia; entonces el rendimiento, los contenidos y el aprovechamiento son distintos.

“Las peores consecuencias son que la universidad pública gratuita solo está recibiendo a estudiantes que vienen de colegios privados, y los pobres que no tienen acceso,por los exámenes de ubicación, están pagando casas de estudios privadas, por eso el auge de estas, porque en lo público hay un rechazo por el tema de la calidad, sin tener en cuenta lasconsideraciones socioeconómicas”, explica Rodríguez.

El lucro con la educación se está dando en la actualidad, pues establecimientosestán utilizando los valores cristianos, y pese a vivir en un Estado laico, ellos venden la religión para atraer clientes; en este caso, a los padres de familia. Otros ofrecen danza o karate, cuando en realidad es una clase de educación física o deportes, y aunque lo último sí está en el Currículum Nacional Base, estos centros se quieren diferenciar, concluye Rodríguez.

[*Buenos días a todos, quiero que ahora me escriban su nombre. Escríbanlo sobre este papelito (A todos se les había entregado uno)].

Te gusto, quieres compartir