Herbicida de Monsanto estaría provocando enfermedad renal en trabajadores

Adital

Adital

Marcela Belchior
Adital

Una epidemia de una enfermedad desconocida, que destruye los riñones y ha llevado a la muerte a miles de agricultores en varias partes de América Central y Asia puede estar relacionada con el herbicida glifosato, vendido bajo la marca Roundup, de la Compañía Monsanto, industria multinacional de agricultura y biotecnología, con sede en Estados Unidos. A pesar de los alertas de los científicos sobre los peligros de la enfermedad, Estados Unidos no estaría reconociendo la gravedad de la cuestión.

Hace años que la comunidad científica intenta desvelar el misterio de la epidemia de enfermedad renal crónica, que ya afectó a países de América Central, además de India y Sri Lanka, situados en el continente asiático. La enfermedad acomete a agricultores pobres que realizan trabajo bracero pesado en malas condiciones de vida y trabajo, en localidades de climas calientes. En todas las ocasiones en que la enfermedad fue diagnosticada, los trabajadores habían sido expuestos a herbicidas y metales pesados.

Esa enfermedad es conocida como CKDu (Enfermedad Renal Crónica de causa desconocida). Tal afección de los riñones no es el resultado de diabetes, hipertensión u otros factores de riesgo relacionados con la dieta. A diferencia de lo que ocurre en la enfermedad renal vinculada a esas debilidades, muchos de los daños de la CKDu ocurren en los túbulos renales, lo que sugiere una etiología tóxica, o sea, causada por intoxicación.

Hoy, la CKDu es la segunda mayor causa de mortalidad entre los hombres de El Salvador, situado al norte de América Central. Con una población de 6,2 millones de habitantes en un área territorial de 21 mil km2, el menor país densamente poblado del subcontinente presenta, actualmente, la mayor tasa de mortalidad por enfermedad renal en el mundo. Los vecinos centroamericanos Honduras y Nicaragua también presentan tasas extremadamente altas de mortalidad por enfermedad renal. En El Salvador y Nicaragua, más hombres están muriendo por CKDu que por VIH/SIDA, diabetes y leucemia juntas.

 

Hoy, la CKDu es la segunda mayor causa de mortalidad entre los hombres de El Salvador.

En Nicaragua, la epidemia afecta, principalmente, a trabajadores del sector de la caña de azúcar. En ese país, que exporta el 40% de su azúcar a Estados Unidos, la esperanza de vida de un trabajador de los cañaverales oscila alrededor de los 49 años. La causa de esas muertes prematuras se debe a la Enfermedad Renal Crónica. Tanto es así que, en las planicies del país, región de grandes plantaciones de caña de azúcar, una pequeña comunidad llamada La Isla ya fue testigo de tantos de esos casos que ha sido denominada La Isla de las Viudas.

Además de América Central, India y Sri Lanka fueron duramente afectados por la epidemia. En Sri Lanka, más de 20 mil personas murieron por CKDu en las últimas dos décadas. En el estado indio de Andhra Pradesh, más de 1,5 mil personas recibieron tratamiento para esa enfermedad desde 2007. Como la diálisis y el transplante de riñón son raros en esas regiones, probablemente la mayoría de los que padezcan la CKDu va a morir de esa enfermedad renal.

Estados Unidos no reconoce gravedad del caso

A pesar de las graves pérdidas impuestas a la salud de los agricultores alcanzados en varios países, pocos profesionales de la medicina son concientes de los riesgos de la CKDu. Catharina Wesseling, directora regional del Programa Salud, Trabajo y Ambiente (Saltra) en América Central, pionera en el estudio del brote, afirmó que los nefrólogos y otros profesionales de salud pública de países ricos no están familiarizados con el problema. “Dudan inclusive de que exista”, dijo. Durante la Cumbre de la Salud de 2011, realizada en la ciudad de México, Estados Unidos llegó a rechazar la propuesta de los países de América Central, que habrían listado la CKDu como una de las prioridades para las Américas.

Cómo es afectado el cuerpo humano

Patentado en 1964 por la Stauffer Chemical Company, industria estadounidense de herbicidas manufacturados, el glifosato fue introducido como un agente descamador, siendo usado, fundamentalmente, en la remoción de depósitos minerales de la tubuladura de las calderas y de otros sistemas de agua caliente.

El complejo glifosato-metal pesado puede entrar en el cuerpo humano de varias maneras: ingerido, inhalado o absorbido a través de la piel. La sustancia actúa como un Caballo de Troya, permitiendo que el metal pesado unido al glifosato evite su detección por parte del hígado. Así, ese complejo llega a los túbulos renales, donde la alta acidez permite que el metal se separe del glifosato. El cadmio o el arsénico causan, entonces, daños en los túbulos renales y en otras partes de los riñones, lo que al final genera la falencia renal y, con frecuencia, la muerte.

Monsanto patentó el glifosato como herbicida en la década de 1970 y lo ha usado bajo la marca “Roundup”, desde 1974. En 2005, los productos con glifosato de la Monsanto estaban registrados en más de 130 países, para usar en más de 100 tipos de cultivo. En 2013, el glifosato era el herbicida con mayor volumen de ventas en el mundo.
Con informaciones del portal estadounidense TrutHout (www.truth-out.org)
Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Te gusto, quieres compartir