Construcciones bioclimáticas

www.bospas.org

www.bospas.org

Omar Marroquín Pacheco

 Dado el creciente déficit habitacional de Guatemala, se hace necesario el estudio de materiales alternativos por medio de los cuales se pueda empezar a satisfacer la demanda insatisfecha y, a la vez grandes grupos de población marginada puedan tener acceso a una vivienda digna, como producto de la utilización de materiales vernáculos que por sus precios los haga sujetos de crédito o puedan pagar una vivienda digna.

 En el presente artículo nos vamos a referir a una de las primeras herramientas de construcción que se ha utilizado desde hace mucho tiempo, en muchas partes del mundo “EL BAMBÚ  y constituye una tecnología tradicional, económica sostenible, flexibles y sobre todo resistente, desde el año 2002 cuando presidí la Comisión de vivienda del colegio de arquitectos de Guatemala, tuvimos acercamientos con la asociación guatemalteca del bambú, con CONRED, a dicha institución se le solicitó un dictamen de carácter técnico (CONRED ya había construido una vivienda totalmente de bambú), en dicho dictamen se emitió opinión favorable en cuanto a la sismo resistencia de la vivienda, concluyendo en que es un material que por su flexibilidad resiste adecuadamente los sismos que ocurre recurrentemente en el país.

En el área de la costa de San Marcos, en un proyecto conjunto Embajada de Taiwán, gobierno de la República de Guatemala en la administración del ingeniero Álvaro Colom, se construyeron 600 viviendas de bambú, mismas que soportaron sin sufrir ningún daño el terremoto de octubre del año 2012 que tuvo lugar en ese mismo departamento de San Marcos, afectando grandemente esta cabecera departamental. Esta situación vino a confirmar lo que ya CONRED había dictaminado en cuanto a su sismo resistencia.

En la actualidad donde los materiales tradicionales de construcción son cada vez más caros, para grandes grupos de población en pobreza, el bambú representa una alternativa excelente (estimaciones preliminares de comparación de costos entre construir en un sistema tradicional versus el bambú, edificar con este material representa un ahorro aproximado del 40% del valor de una construcción), y que en otras palabras levantar, con bambú es un 40% más barato que construir con materiales tradicionales. Tomando en cuenta otro tipo de consideraciones de orden técnico, al sustituir el piedrín por chipa (cáscara del bambú triturada) a la hora de fabricar concreto (arena, cemento y piedrín, este último sustituido por chipa), obtendremos un concreto que pesa un 47% menos, con lo que se obtienen economías estructurales, dado que al diseñar la estructura y sus áreas de acero requeridas, tendremos que asumir que los pesos muertos del concreto son del orden del 47% menos, lo que hace que necesitemos menos acero para mantener en equilibrio la edificación.

Aunado a esto el bambú resulta una fuente de absorción de dióxido de carbono y un  excelente sustituto de la madera de árboles, desde la plantación del bambú a su uso en la construcción tienen que mediar solamente cuatro años, mientras que para un pino lleva un promedio de 25 años, es decir un poco más de cuatro veces lo que le lleva al bambú.

Es tiempo que en Guatemala, se empiece la edificación de viviendas con bambú, rompiendo el paradigma de que este tipo de construcción es solamente para viviendas pobres o de baja calidad, en la hermana República de Colombia el arquitecto Simón Vélez considera al padre de la arquitectura moderna en bambú, edifica con este material viviendas de gama alta, con acabados de primerísima calidad. El bambú es un material resistente, ecológico, muy noble y sobre todo barato.

Existen estudios internacionales sobre el bambú, uno de los cuales se titula el bambú como material de construcciónelaborado por Juan Carlos Rodríguez Romo, del Instituto tecnológico de Aguascalientes, México, consigna que en Bangladesh el 73% de  los habitantes tienen este tipo de vivienda., seguidos por Guayaquil con un 50% de las viviendas construidas con este material dadas sus excelentes características y propiedades: antisísmicas, su alta resistencia y flexibilidad.

La arquitecta Nelly Belinda Fallk de la Universidad autónoma de Guadalajara, en su estudio “el bambú usado como material de construcción” manifiesta que el bambú de la variedad Guadua,  es de las mejores especies para la construcción, por su alta resistencia, la buena noticia para Guatemala lo constituye las más de 700 hectáreas de bambú que se encuentran sembradas en nuestro país con las cuales se pueden fabricar más de 50,000 viviendas anualmente. Un gobierno comprometido en enfrentar seria y frontalmente el problema del déficit habitacional de Guatemala, debe de considerar la utilización del bambú para afrontar el reto expuesto con antelación.

Estudios realizados en el contexto latinoamericano específicamente en Colombia y Costa Rica indican que el bambú se puede utilizar en la construcción de muchas maneras: en los techos, paredes, muros; también en la mezcla de otros materiales (como el concreto, ya analizado anteriormente en este mismo artículo), resultando positiva su utilización para reforzar paredes o losas.

Simón Vélez, pionero en el uso moderno del bambú  en la construcción describe al bambú como “el acero vegetal de la construcción” , indica el arquitecto Vélez que al incorporar la utilización de tornillos o varas para la unión de las estructuras de bambú, se pueden volver tan resistentes para construir espacios inter columnares de hasta 9 metros de ancho y pesos arriba de 10 toneladas; en Guatemala se han logrado separación entre columnas que superan los 20 metros en bodegas para almacenar sal y de 18 metros de distancia entre columnas en un colegio construido en San Lucas Sacatepéquez.

Otro aporte importante de la utilización del bambú es su gran capacidad de aislar el frío, el calor que hace ruido; lo que lo hace apto para utilizarse en cualquier tipo de clima es decir puede utilizarse en el oriente, el occidente el sur  y el norte del país.

Es tiempo de empezar a implementar la utilización del bambú como “una alternativa constructiva efectiva, diferente y económica”.

 

Te gusto, quieres compartir