Latinoamérica necesita una estrategia de desarrollo

 

latinoamerica-1Omar Marroquín Pacheco

Los grandes desequilibrios macroeconómicos de la década de los años 80-90´s agudizaron las precarias condiciones de los latinoamericanos, castigando duramente a los más pobres y contribuyendo a agudizar las causas de la violencia política, creando inestabilidad social de repercusiones insospechadas.

El modelo de desarrollo adoptado en Latinoamérica ha demostrado que no es auto sostenible, además es inequitativo, lo que ha conllevado ampliar la brecha entre los ricos y los pobres, situación que tiene repercusiones inmediatas sobre la cohesión social al interior de las sociedades latinoamericanas en su conjunto.

Ante la presión de los organismos internacionales, los países latinoamericanos están impulsando programas para alcanzar un equilibrio macroeconómico que se ha denominado de diferentes maneras, pero constituyen variantes de programas de ajuste estructural con efectos negativos sobre la calidad de vida de la población más pobre. Asimismo, es necesario enfatizar que la cooperación para el desarrollo casi ya desaparecido y los recursos financieros que en otras décadas estuvieron disponibles para este propósito, se han reorientado para otras regiones y para otros ámbitos.

Un modelo de desarrollo basado solamente en el crecimiento económico podría conllevar a costos sociales y políticos muy altos. Desde el punto de vista productivo, los países latinoamericanos buscan insertarse en la economía mundial. Por consiguiente, los países de América Latina, como un bloque, con raíces históricamente comunes, deberían redefinir una estrategia de desarrollo de la región.

Esta nueva estrategia de desarrollo de la región incluye la utilización del potencial de sus recursos naturales, renovables y no renovables, en ese sentido el desarrollo sostenible y el medio ambiente se convierten en dos elementos indisolubles. El desarrollo debe concebirse en función de las necesidades de los individuos y la protección del equilibrio ecológico, evitando el agotamiento de los recursos. El desarrollo se refiere a personas y no a cosas se sigue el bienestar de los seres humanos que depende de las posibilidades de satisfacer las necesidades humanas básicas, la más elemental de las cuales es la subsistencia.

Derivado de esta idea parece fundamental considerar a la salud como meta del desarrollo social; la salud es el bien más preciado y además un requisito para la realización de cualquier otra tarea que tenga como fin último el bienestar humano. Difícilmente existe mejor indicador para medir el grado de desarrollo de los pueblos, el estado de salud alcanzado.

Este es un reto que plantea a los gobiernos la modificación de sus planes y políticas en el campo del desarrollo.

Te gusto, quieres compartir