La interminable “Fiebre de Oro” de Goldcorp en Guatemala

goldcorp

Por Grahame Russell –

Provocando Divisiones y Daños Interminables

Al mismo tiempo que se difunde la película documental “La Fiebre del Oro” en diferentes partes del mundo (ver abajo para mayor información), tuve la oportunidad de visitar algunas de las comunidades Maya-Mam en San Miguel Ixtahuacan (San Marcos, Guatemala)que vienen padeciendo los daños y las violaciones de la mina a tajo abierto que filtra cianuro, la mina Marlin, que pertenece a Goldcorp.

El 16 de setiembre de 2013, Diodora Hernández (protagonista de la Fiebre del Oro) y su hija María nos dan la bienvenida en el camino a cuestas que llega hasta su terreno cerca de la mina.

En julio de 2010, dos hombres que trabajaban en la mina intentaron asesinar a Diodora por negarse a vender su terreno a la empresa subsidiaria de Goldcorp en Guatemala. La bala entró por su ojo derecho y salió cerca de su oreja derecha. Sobrevivió de milagro, y ¡aún se niega a vender su terreno hoy!

Aunque se conoce de las personas que intentaron matarla y Goldcorp reconoció que los dos hombres trabajaban (¿trabajarán aún?) en su mina, no se ha hecho justicia por este caso de represión vinculada directamente a la mina, que es uno de muchos casos.

Recientemente, Santos Ruiz, el presidente del COCODE (Consejo Comunitario de Desarrollo) de la comunidad donde vive Diodora, se apersonó en la escuela local donde acaba de ingresar su nieta Olga para estudiar en primer grado, y presionó a la escuela para que no le dejen estudiar. Santos Ruiz ha trabajado en la mina durante años ya. Y aunque ya no han vuelto a atentar contra su vida, hay personas que trabajan en la mina que continúan buscando hacer que la vida de Diodora sea un infierno.

minas

En un extremo de su propiedad, se ve a Diodora con Carmen Mejía y Javier de Leon de ADISMI, la Asociación para el Desarrollo Integral de Sam Miguel de Itaxhacán. (Carmen y Javier también participan en La Fiebre del Oro). Goldcorp compró el terreno del vecino y ya comenzó el proceso de deforestación. Por su pie de Javier está el tronco de uno de los muchos árboles grandes que ya cortaron.

Excavaciones a Tajo Abierto y Túneles Interminables ¿Siguen Expandiendo?

En el año 2008, Lisa Wade, la directora ambiental de Goldcorp para Guatemala expresó en conversación con Nate Einbinder (quien visitara la mina con estudiantes de un curso de la Universidad de Colombia Británica del Norte): “Nuestra esperanza es tener una mina interminable” (http://upsidedownworld.org/main/guatemala-archives-33/1421-guatemala-the-hope-for-an-endless-mine).

En 2013, las palabras de Lisa Wade parecen ser certeras. Aunque se supone que la licencia actual de Goldcorp termina en el 2018, no hay indicación alguna que dejen de minar. Goldcorp sigue comprando toda la tierra que logre que le venda (bajo presiónes, todavia, y muchos casos). Después arrasa con los bosques y utiliza la dinamita para destruir las crestas de la montaña. Simultáneamente va expandiendo sus redes de túneles.

minas

Hace unos años Goldcorp taló todo el bosque en este pozo de “Los Coches” y luego utilizó explosivos para hacer estallar y sacar la montaña, capa por capa. Por lo general se utiliza esta técnica de usar explosivos para sacar la montaña capa por capa cuando el oro se encuentra disperso por entre la tierra y las rocas. La montaña entera de rocas y tierra, dinamitada y aplastada, se procesa en la planta de Goldcorp que se encuentra a un kilómetro (media milla) montaña abajo, donde emplean cianuro y otros productos químicos para separar el oro de los otros minerals.

Aquí se ve una entrada a uno de los túneles. Por lo general, las empresas utilizan la técnica de túneles cuando siguen una vena concentrada del mineral que buscan.

minas

Carmen y Javier están de pie al filo del pozo Los Coches, mientras que un camión volquete está a punto de entrar al túnel. El largo tubo color anaranjado ventila el sistema de túneles.

minas

De la cresta de la montaña hacia abajo, por la entrada hasta el túnel Los Coches, pasamos por una de las “respiradoras” – una especie de chimenea inmensa para los gases de escape, de 6 pies de diámetro (2 metros) que libra los aires contaminados del túnel en la profundidad de la tierra.

Desde que empezaron las operaciones de la Mina Marlin en el año 2005, los daños a la salud y al ambiente y las violaciones de derechos humanos que sufre la población Maya-Mam son interminables. A la vez, tienen que ver cómo se destruye las crestas de la montaña alrededor suyo, mientras sienten los movimientos de la tierra y de sus casas debido al uso de explosivos para abrir los tajos y los túneles.

Siguiendo el filo del pozo de Los Coches y la entrada al túnel, fuimos a visitar a Modesta en su casa. Cada uno de sus vecinos vendió su terreno a Goldcorp. Pero aunque está acorralada por todas las direcciones se niega a vender su terreno. “¿Adónde iríamos?”

Modesta y su esposo Rudolfo comentan de vecinos y primos que sí vendieron, y ahora viven en las casas de otras personas, trabajando como jornaleros porque no les alcanza el dinero para comprar un terreno y comenzar de nuevo a labrar la tierra en otro lugar.

Rumaldo explica que desde hace 3 meses ellos escuchan y sienten el uso de explosivos subterráneos, dos veces al día, – alrededor de las 6am y 6pm. Es casi seguro que se producen estas explosiones en algún lugar del túnel de Los Coches, que pasa por debajo de su terreno en algún lugar, ….. aunque nunca la Goldcorp nunca hace pública esta informacion.

Sin Justicia, Sin Reparación Integral, Sin Vislumbrar un Final

Desde el año 2004, las organizaciones locales – ADISMI and FREDEMI, la Parroquia, entre otras – además de otras organizaciones nacionales e internacionales de solidaridad y derechos humanos, vienen documentando y denunciando una larga lista de daños al ambiente y a la salud y otras violaciones a los derechos humanos. (Para conocer más sobre las violaciones: info@rightsaction.org; para ver la película “La Fiebre del Oro” – información más abajo.)

Goldcorp – con el apoyo de los gobiernos de Guatemala y Canadá – niega todo como si no sucediera, mientras goza de ganancias casi diez veces mayores que lo pronosticado en los estudios de factibilidad económica de fines de los 1990, debido al alto precio del oro.

No hay manera de responsabilizar a Goldcorp ante un tribunal guatemalteco o canadiense. Ellos lo saben, y también lo saben los gobiernos de Canadá y Guatemala, y las víctimas de los danos y violaciones. Todos los saben. Actúan con casi total impunidad.

El único (y muy importante) dictamen de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) en 2010, que ordenó que el gobierno de Guatemala suspenda las operaciones mineras de Goldcorp fue socavado cuando la CIDH (y la Organización de Estados Americanos a la que pertenece) se sometió a las influencias políticas y económicas de los gobiernos de Guatemala y Canadá y del mismo Goldcorp, y anularon su propia orden de suspensión en 2011.

minas

En la comunidad de Siete Platos, Miguel Angel está delante de su casa, señalando con el dedo un lugar en que impactaron las balas de alto calibre cuando se produjo un atentado contra su vida en el año 2010. Miguel Angel y la comunidad de Siete Platos vienen luchando para presionar al gobierno de Guatemala y a Goldcorp para que cumplan con traer agua potable a la comunidad, tal como ordenó la CIDH ya que la operación minera ha contaminado y agotado sus fuentes de agua. Goldcorp y el gobierno se nieguen a hacerlo.

Se lee en un afiche: “Yo soy Mam y cuido mi territorio porque donde hay minas, hay ríos contaminados. Los estudios científicos realizados por COPAE (Comisión Paz y Ecología) han mostrado que los ríos Quivichil y Tzala están contaminados con altos niveles de metales pesados y usar el agua hace daño.”

Se lee en el siguiente afiche: “Cuando el oro habla, la verdad calla. Los políticos responden a los intereses de las mineras. Nadie habla de los riesgos a la salud ni de los conflictos por el agua. El gobierno no acato la resolucion de la CIDH. La verdad no se puede seguir calando.”

No sólo le dispararon a Miguel Angel en el 2010. En el 2011, Miguel Angel, junto con otras docenas de comuneros que participaban en una protesta pacífica, fueron golpeados por hombres armados que están a favor de la mina. Protestaban para exigir que el gobierno de Guatemala cumpla con el dictamen de la CIDH y suspenda la operación minera, lo cual nunca sucedió.

Organice la proyección en estreno de “La Fiebre del Oro”

Ganador del reconocimiento “Rigoberta Menchú Grand Prix” del Festival en Montreal de los Primeros Pueblos, el documental “La Fiebre del Oro” aborda la situación de la destrucción del medio ambiente, los daños a la salud, las violaciones de derechos humanos y la represión que se comete contra las comunidades indígenas Maya-Mam ubicadas cerca de la mina a tajo abierto que filtra cianuro, propiedad de Goldcorp.

17 de Octubre de 2013 ~ Es el día para la proyección de “La Fiebre del Oro” a nivel internacional

Esta es una oportunidad para que cines, ONGs, organizaciones comunitarias, organizaciones estudiantiles, iglesias y otros, todos juntos, puedan mostrar la película y realizar debates y discusiones acerca de los impactos de la minería industrial a nivel global.

· Avance: www.goldfevermovie.com

· Para organizer una proyección en estreno, comuníquese con Andrew Sherburne: andrew@northlandfilms.com

Invite a sus representantes politicos, así como también a los medios de comunicación para que vean el documental. Los gobiernos de EE.UU. y Canadá y las empresas que extraen recursos y sus inversores mantienen relaciones económicas y militares beneficiosas con las élites Guatemaltecas, y casi siempre ignoren los daños y las violaciones relacionadas con la minería. Los políticos necesitan conocer películas como “La Fiebre del Oro”.

Una Lucha Digna e Interminable

Aunque esta operación minera parece interminable – demasiadas personas e inversionistas, principalmente en Norte América, están ganando demasiado dinero –, es igualmente interminable la lucha valiente y digna de las comunidades locales indígenas para poner fin a los daños y violaciones que vienen sufriendo y para reconstruir sus vidas y sus comunidades.

(Grahame Russell, canadiense, es abogado de profesión, autor, Profesor Adjunto de la Universidad de Columbia Británica del Norte, y co-director de Derechos en Acción desde 1995)

www.albedrio.org

Te gusto, quieres compartir