Guatemala lejos de los ODM

odmOrganizaciones sociales de Guatemala emitieron un comunicado sobre el grado de cumplimiento por parte del Estado de Guatemala de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Entre las conclusiones destacan que el racismo, la discriminación, la exclusión y la desigualdad son las causas centrales de que el país no este avanzando en dirección de cumplir con los ODM y con los derechos económicos, sociales y ambientales. La pobreza se deriva de la alta concentración de los ingresos, el 20% de la población acapara el 80% de los ingresos. Esta desigualdad e ignominia provocan exclusión.

GUATEMALA LEJOS DE LOS ODM

Declaración de las Organizaciones sociales sobre el grado de cumplimiento por parte del Estado de Guatemala de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

Reunidos para analizar los índices de desarrollo humano de los guatemaltecos: hombres y mujeres; utilizando para ello el marco de la Declaración del Milenio, emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2000, la cual recoge los Objetivos de Desarrollo del Milenio, al finalizar nuestros debates declaramos:

1º. Concebimos los ODM, como parte integrante de otras declaraciones, mecanismos y tratados, pactados bajo el impulso del Sistema de Naciones Unidas, particularmente: el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales –PIDESC-, la Declaración Universal de los Derechos de los Derechos Humanos, la Declaración de la Organización de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, los Acuerdos de Paz suscritos en 1996 en Guatemala, La Constitución Política de la República y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, entre otros instrumentos garantes del Derecho a una Vida Digna para los Pueblos.

2º. ODM 1. Sobre la Erradicación del Hambre y la Pobreza: En Guatemala la pobreza crece de día en día: la pobreza general llega al 53% de la población, la pobreza no extrema afecta al 40% y la pobreza extrema al 13.33% de nuestra población. Es obvio, que con la mitad de los guatemaltecos, hombres y mujeres, en estado de pobreza el país se dirige aceleradamente a una debacle social. En relación con el hambre más de tres millones de guatemaltecos padecen hambre recurrente no logran más que un tiempo de comida por día. Es decir, el Estado nacional no cumple con el derecho humano elemental de erradicar hambre y pobreza. Esta situación ha derivado en que el 49% de los niños/niñas sufran desnutrición.

3º ODM 2. En educación primaria la cobertura ha decrecido durante el presente gobierno situándose en 85% para educación primaria; la educación secundaria llega al 44% de los jóvenes en edad de recibirla, esta última con el agravante de haberse privatizado. De hecho, el Estado no atiende a más del 20% de la demanda, el restante 80% corresponde a colegios privados; un claro retroceso en las posibilidades de los pobres, de acceder a educación. En salud el grado de abandono por parte del Estado de este servicio público es evidente, solo se tiene cobertura para el 11% de la población, recargando sobre las espaldas de los pobres sus propios gastos en salud; en términos prácticos, la salud pública no existe.

4º ODM 7. Sostenibilidad ambiental: el Estado guatemalteco es responsable de nuestra tragedia ambiental al actuar históricamente en connivencia con empresarios nacionales y extranjeros, responsables de mantener un ritmo de depredación boscosa que alcanza las 70,000 hectáreas anuales. Este mismo Estado permite la quema anual de la caña -cuya emisión de gases tóxicos contribuye a la destrucción de la capa de ozono y afecta gravemente la salud de la población-, el envenenamiento de nuestros ríos con agro tóxicos, el desvío de estos –los ríos- hacia los fundos cañeros y de palma aceitera y el envenenamiento de nuestra agua subterránea con productos altamente tóxicos provenientes de la actividad minera, particularmente cianuro. Ese mismo Estado promueve el uso de los ríos como vertederos de desechos de las ciudades. El Estado de Guatemala opera contra el ambiente sustentable planetario y facilita la sustracción de nuestra bio diversidad. A esto hay que sumar que pese a nuestra fragilidad territorial frente a los fenómenos ambientales sintetizados en el Cambio Climático, el Estado no ha generado políticas que prevengan la agudización de su impacto y efectos en la población pobre.

5º ODM 8. La alianza mundial y el financiamiento al desarrollo: El país no puede vivir a expensas de la caridad pública. La Cooperación Internacional no puede suplir el esfuerzo nacional y el endeudamiento no es más que “pan para hoy y hambre para mañana”, que nos está llevando hacia una crisis de consecuencias aún insospechadas producto de una probable quiebra del Estado, que dentro de otros efectos negativos elevaría el hambre y falta de servicios a la población. Un cuarto del presupuesto nacional lo utilizamos –ahora- para pagar deuda y cada vez requerimos hacer más préstamos para pagar créditos anteriores. Frente a esto el país necesita de una profunda reforma fiscal, es hora que los que tienen mayores ingresos paguen más y que el costo de la crisis no se reparta entre los pobres. Guatemala está en una situación regresiva particularmente peligrosa, en relación con sus finanzas públicas.

CONCLUSIONES

a. El racismo, la discriminación, la exclusión y la desigualdad son las causas centrales de que el país no este avanzando en dirección de cumplir con los ODM y con los derechos económicos, sociales y ambientales; en consecuencia, nuestra contribución al mundo es negativa, somos un país paria, pese a contar con una población altamente creativa y muchas posibilidades de generar riqueza. La pobreza se deriva de la alta concentración de los ingresos, el 20% de la población acapara el 80% de los ingresos. Esta desigualdad e ignominia provocan exclusión.
b. Nuestra agenda de desarrollo más allá del 2015, en el plano nacional requiere retomar el contenido de los Acuerdos de Paz en tanto agenda nacional. En el marco internacional proponemos a la ONU que reoriente la atención al desarrollo, en tanto dirigirla en la superación de las viejas condiciones estructurales que generan las atrofias de nuestro desarrollo; es decir, las Naciones Unidas deben dirigir sus esfuerzos, YA NO A PALIAR LOS EFECTOS, DEBE DIRIGIRSE A LOS ORÍGNES DE LOS PROBLEMAS, de esa cuenta alentar a los Estados a implementar POLÍTICAS REDISTRIBUTIVAS PROFUNDAS que doten a los más pobres de activos productivos, generadores de auto desarrollo.
c. La ONU debe fomentar un cambio de paradigma del desarrollo, revirtiendo el actual esquema excluyente e históricamente generador de pobreza, hacia un esquema incluyente y garante del uso sustentable de los bienes naturales, sobre la base de la libre determinación de los pueblos sobre territorios y recursos.
d. El actual sistema financiero, de comercio y de inversión mundial está dedicado a expoliar nuestros recursos naturales, genera pobreza, despojo y exclusión de nuestros países y al interno de estos; esta situación debe revertirse. La ONU debe promover el surgimiento de un sistema financiero, de comercio y de inversiones que deje los alimentos fuera de las transacciones bursátiles y los tratados comerciales. El papel de la ONU más allá del 2015 deberá centrarse en generar un nuevo orden económico mundial, que garantice reglas claras y justas, basadas en la promoción del desarrollo humano y la independencia de nuestros países.

COORDINACION DE ONG Y COOPERATIVAAS –CONGCOOP-
COMITÉ CAMPESINO DEL ALTIPLANO –CCDA-
CENTRAL CAMPESINA CHORTÍ “NUEVO DÍA”

Te gusto, quieres compartir