Poemas cortos para noches largas

h_1299514103_Untitled-67Dialéctica

No es negro, no es blanco es semi gris. Evolución permanente, latente, susceptible, pleno e infinitamente vulnerable. Amnesia  y recuerdo ineludible, todo y nada a la vez; soliloquio que trastoca  mi conciencia. Casualidad predestinada, caricia implacable y total…Avalancha de nieve en el verano, travesura, polvo de ángeles humanamente divino…tan mío como el respiro, el agua y el amanecer…

Penumbra

Y al apagar la luz, se encendían nuestras miradas; navegaban la ilusión y la fantasía hasta desembarcar en la mesita de noche…

Soledades

Vos solo; yo sola; cada cual con tanta historia por compartir. Juntemos pues nuestras soledades para que se acompañen mutuamente.

Un abrazo

Fue el detonante de millones de emociones aflorando desde la intimidad, hasta brotar por mis poros abiertos, permeados por el calor de su humanidad. Aquel abrazo entrañable  recorrió  en un instante el territorio de mi cuerpo, derribando todas las fronteras de norte a sur.

Sus manos grandes sobre mi espalda, presagiaban el inminente comienzo de una sinfonía de abrazos nuevos, cada vez más estrechos  y desbordantes de sensaciones, hormonas y palabras dulces gravitando entre su cuello y mi cabeza, como una ráfaga de viento, como hierba acariciando el rostro al cruzar una montaña.

Por Lorena Medina Patzán

Te gusto, quieres compartir