Depresión post-coital

depreJohanna Barrios

La depresión post coito o disforia por sexo es más común de lo que se piensa si es que alguna vez han pensado en eso.

En la sociedad, sobre todo a las mujeres por la educación recibida en casa o en el ámbito escolar así como en la religión, se nos ha enseñado a concebir el coito o tener sexo, como una manifestación de amor; difícilmente se piensa que las mujeres podemos tener una relación sexual por placer. No es de extrañarse que al día siguiente un “sentimiento de culpa” invada uno que otro corazón, que sientan una leve depresión o un bajo estado de ánimo… las causas: son infinitas… algunas pensarán todo el día si él las llamará, si hicieron lo correcto, si las invitará a salir; qué pensará de ella; seguramente llamarán a una que otra amiga para revivir el escenario y que ellas den su opinión. El consejo seguido es: ¡no lo llames! Si ese hombre vale la pena te llamará nuevamente si no lo hace es porque es un hombre ¡igual que todos los hombres!. Eso implica pensarse y sentirse a partir de la reacción del otro y no del cómo nos sentimos.

El no tener las cosas claras previo al sexo es una de las razones principales de que las expectativas se generen luego de “haber terminado”, tanto en el caso de las mujeres como en los hombres. Esto claro, es un aspecto cultural, el coqueteo, los comentarios lindos, el seducir al otro no lleva implícito la mayor parte de las veces el ser claros y sinceros desde el principio; ambos podrían disfrutar mucho más su sexualidad.

Te gusto, quieres compartir