Simbiosis y dominación Urbana Parte 1

urbansOmar Marroquín Pacheco

 En la antigua Mesopotamia será la primera explosión demográfica, donde las relaciones simbiótica se mantenían en un origen entre la aldea y su entorno, en donde no se vieron apenas alteradas.  Childe describe a la ciudad en sus primeras manifestaciones, era un recinto definido por una muralla de ladrillo y un foso, dentro del cual sus habitantes encontraron por primera vez un mundo de su propiedad, relativamente seguro frente a las amenazas provenientes de la naturaleza del exterior.

Regularmente se encontraba ubicada al medio de un paisaje artificial de huertas, campos cultivados y pastos, regularmente en áreas pantanosas y desérticas gracias a los diques y los sistemas de irrigación que habían desarrollado de generación en generación.

A pesar de que las nuevas ciudades constituían una nueva magnitud en los asentamientos humanos con cierta seguridad sus poblaciones se estimaban entre 12 y 19 mil habitantes, con extensiones según se desprenden de las excavaciones realizadas de 9 hectáreas, con terrenos reservados exclusivamente para pastos que hacían en total una superficie de 120 hectáreas.

Unos 4000 años después en una época tan tardía como el siglo XVI, el tamaño característico de una ciudad europea era de entre 2,000 y 20,000 habitantes; es a partir del siglo XVII donde empiezan a multiplicarse las ciudades de más de 100,000 habitantes.

Tanto las ciudades asiáticas como europeas, reservaban dentro del recinto amurallado lugares exclusivos para huertas y establos de ganado, para garantizarse el alimento en caso de que ocurriera una guerra.  En 1985 Arthur Schneider dibujó un plano de Babilonia en el cual se muestra que cubría un área bastante grande como para contener a Roma, Talento, Siracusa, Atenas, Éfeso, Tebas, Jerusalén, Cartago, Esparta, Alejandría y Tiro, todas juntas y con casi el mismo espacio libre entre ellas como el que ocupaban en tiempos de Herodoto, Babilonia tenía el aspecto de una aldea híperdesarrollada.

Al parecer la economía neolítica parece haber sido del tipo cooperativo, la concentración de los campos de cultivo alrededor de pequeñas comunidades de vecinos, los cuales no tenían el suficiente excedente de alimentos, lo que establece un equilibrio natural entre los asentamientos y el territorio.  Las ciudades tendían a expandirse en la medida que la topografía lo permitía, hasta la distancia que podía recorrerse en una jornada andando.

Fue con el desarrollo de la metalurgia y en paralelo el éxito de la urbanización, llegó la especialización técnica, la diferenciación entre las casas, generando la desatención al bienestar general de la comunidad en su conjunto y, en particular, una tendencia a ignorar la dependencia de la ciudad de los recursos locales.

Con el desarrollo del armamento y, artefactos ofensivos y defensivos que permitieron a minorías guerreras, tener control de ciudades y sus leyes. Se empieza a desarrollar el comercio a larga distancia, el cálculo numérico y la acuñación de la moneda, esta civilización urbana empieza a perder el sentido original de sus límites y al considerar que todas las formas de riqueza podrían ser asequibles ya sea por el comercio o por su poder militar.

Con el tiempo, esta civilización urbana entre comillas, comete un grave error al aplicar este pragmatismo mercantil a su propio entorno natural: comenzando el proceso de eliminación de los espacios libres del interior de la ciudad y el crecimiento a costa de los campos circundantes.

En tiempos modernos, la extensión de la ciudad estaba definida por el perímetro amurallado, que condicionaba su crecimiento de forma similar a los anillos del tronco de un árbol. Y seguido algunos estudiosos apuntan que la muralla posiblemente tenía un papel definitorio de la transformación de aldea en Ciudad.

El significado primigenio de Ciudad se refiere a un recinto fortificado o amurallado, muchas aldeas se vuelven ciudades al recibir o dar refugio a personas desplazadas que corrían peligro, este aumento de población se fue dando a lo largo del tiempo convirtiéndose al final en Ciudad, un buen ejemplo es Grecia, la ciudad hace su aparición histórica a través de una ría agrupación de poblaciones rurales al interior de un recinto amurallado.

Te gusto, quieres compartir