Las iniciativas emprendedoras del presidente del Barça, la multinacional SQA (Senyera-Qatar-Airways)

rossell

 

Todo por supuesto… Por supuesto.

A manera de preámbulo: en marzo de 2013 don Rosell, el president por excelencia, fue denunciado por la fiscalía brasileña por beneficiarse de un contrato sin licitación para organizar un partido amistoso entre Brasil y Portugal. Don Rosell parece haber recibido unos 3,9 millones de dólares por haber organizado este partido en Brasilia en 2008 sin que la contratista, la gobernación del Distrito Federal, hubiese abierto una licitación para escoger el organizador del evento. Desde que las autoridades brasileñas comenzaron a investigar el caso en 2009, don Rosell ha negado las acusaciones, incluso que esté encausado por supuestas irregularidades de alguna de sus empresas en Brasil. De eso nada. El es un president com cal.

 

Hay que añadir además, por si faltara algo, la falsificación de documentos. Una tontería sin importancia.

 

Hay otro nudo complementario:

 

La información es de agencias y tiene su raíz última en el diario Estadio [1].

 

Una parte del dinero recaudado por la CBF, la Confederación brasileña (CBF), por la disputa de 24 partidos amistosos de la selección brasileña ha ido a parar a una empresa registrada en Estados Unidos. Todo, como ven, muy pero que muy globalizador.

 

La empresa en cuestión está registrada a nombre de… don Sandro Rosell, ¡bingo!, han acertado, elegido president con mayoría absolutísima, el mismo senyor de Barcelona de tota la vida que ha intentado –con éxito- que el asunto Messi-defraudador-de-Hacienda quedase ubicado en la nota 22.345 del tomo CCCLXXII de las obras completas de don Jordi Pujol i Soley. Entre 2006 y 2012, hasta ahora mismo vamos, Uptrend Development LLC, con sede en Nueva Jersey, ha recibido 338.000 euros por cada partido amistoso de la selección brasileña. En total, 8.112.000 de euros. Una propina generosa ciertamente.

 

La cosa funcionaba del siguiente modo: ISE, una empresa árabe, compró los derechos para organizar los amistosos de la selección de Brasil. CBF cobraba 1,6 millones de dólares por cada partido y un tercio de lo que debía cobrar iba a parar a la cuenta secreta de alta tensión del siempre admirado empresario y emprendedor president català-molt-català. ¡La pela és la pela! Un contrato entre ISE y Uptrend Development LLC recogía el acuerdo. Estadio, con el que desde luego hay que tener también todas las reservas pertinentes, señala en su información: “La firma que aparece como representante de la empresa en EEUU es la de Alexandre R. Feliu, nombre oficial de Sandro Rosell Feliu”.

 

Según Estadio, la empresa que realizaba realmente las tareas de publicidad y promoción de los amistosos no era la empresa estadounidense, la de don Rosell, sino la suiza Kentaro. Me repito: todo muy globalizador.

 

El diario recuerda la amistad que don Rosell tenía con el entonces presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, con quien tenía diferentes “acuerdos comerciales, principalmente cuando el catalán era el director de la firma Nike para Brasil”.

 

¿Comentario del portavoz azulgrana-Qatar a preguntas de los periodistas? Cara de palo, tono de profundidades óntico-epistémicas y el “Nada que comentar”. Another question? Todo muy elegante.

 

¿A qué mola mucho este Barça-més-que-un club, buque insignia de esta Catalunya neoliberal e “independiente” en proceso de transición hacia el estatus de servicial protectorado alemán?

 

Nota:

 

[1] Tomo pie en una información de agencias reproducida en el global- imperial-sionista-antichavista del viernes 16 de agosto, página 46, y en http://www.elcorreo.com/vizcaya/20130816/deportes/mas-futbol/rosell-empresa-comisiones-201308160926.html

 

Salvador López Arnal es miembro del Front Cívic Somos Mayoría y del CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra, director Jordi Mir Garcia)

Te gusto, quieres compartir