Acciones y declaraciones de Pérez contra Legislativo se revierten

segeManoel Álvarez

manoel.alvarez@gmail.com

Los actos y declaraciones del presidente Otto Pérez, en contra del Organismo Legislativo llevados a cabo a lo largo de meses parecieran pasarle factura, debido a que su intención de aprobar bonos del tesoro se ve cada vez más cuesta arriba.

Para parlamentarios y analistas políticos las constantes faltas de respeto del mandatario hacía un poder del Estado son signos de su falta de comprensión del sistema republicano y autoritarismo.

Nineth Montenegro, diputada de Encuentro por Guatemala (EG), recordó que las acciones del mandatario han sido de una búsqueda innecesaria de confrontación y desgaste al Congreso de la República.

“Desde el principio anunció la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente y auguró el desgaste del Congreso en el Día de la Constitución. Más adelante no entregó su informe de Gobierno y dijo que prefería no entregarlo en el Congreso”, recordó Montenegro.

Críticas y desplantes

Durante el lapso de cinco meses que estuvo paralizada la labor legislativa del Congreso por la interpelación del ministro de Cultura, Carlos Batzín, fueron varias las ocasiones en que el mandatario tildó de haraganes a los diputados y los instó a trabajar.

Orlando Blanco, congresista de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), afirmó que lo único que el presidente debió hacer es respetar el Legislativo. “No toma en cuenta que es un poder del Estado. La independencia de poderes es fundamental para mantener la democracia vigente”, resaltó.

Con todo, el pasado 8 de julio, el gobernante anunció públicamente que en reunión de Gabinete prohibió a sus ministros asistir a citaciones en el Congreso y que mandarían a los viceministros en su lugar.

“Los ministros no deben dejar de atender el trabajo que tienen por estar sentados tres o  cuatro horas en el Congreso, en donde no sacan ningún provecho”, declaró en esa ocasión Pérez.

La decisión fue duramente criticada por diputados y analistas quienes la calificaron de autoritaria y de rozar la ilegalidad; el mandatario restó importancia a las declaraciones.

Acciones se revierten

En los últimos días todos los reproches y faltas de respeto que Pérez hizo al Legislativo parecen habérsele revertido, pues no encuentra eco para aprobar Q3500 millones en bonos del tesoro para pagar deuda flotante y construcción de infraestructura vecinal.

“El presidente va a tener que encontrar formulas para congraciarse con el Congreso y encontrar buena voluntad. Nosotros estamos abiertamente en contra de los bonos”, aseveró Carlos Fión, parlamentario de Compromiso Renovación y Orden (Creo).

Sin embargo, Pérez afirmó el martes que espera hacer los cabildeos necesarios con las bancadas del Congreso paral lograr la aprobación de los bonos.

“Esperamos que las bancadas puedan conocer la iniciativa y que se busquen los acuerdos necesarios”, dijo Pérez, sin precisar si ya alguna bancada que no sea la oficial lo respalda.

“Él (Pérez) lo que tendría que hacer es pedir disculpas por haber hecho todas esas declaraciones, que denotan que quiere intervenir en el Legislativo. Es como que nosotros le dijéramos que no envíe iniciativas de ley porque no se las vamos a aprobar”, sentenció Jorge Barrios, del bloque Todos.

Asimismo, Roberto Villate, del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), indicó que a su criterio las declaraciones de Pérez son contradictorias. “Si les dice a sus ministros que no vengan a rendir cuentas al Congreso, no debería pedir que se aprueben los bonos”, concluyó.

 

— Recuadro —

 

Asperezas no contribuyen al bien común

Cristhians Castillo, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (IPNUSAC), destacó que son evidentes las faltas de respeto del Ejecutivo hacia el Legislativo.

“Hay que puntualizar que un poder no está por encima del otro y no es función del presidente de la República andar, en alguna medida, descalificando a otro poder del Estado, antes bien, su figura es de unidad”, declaró Castillo.

Javier Brolo, investigador de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), coincidió con que a lo largo del año se ha intensificado la tención entre estos dos poderes del Estado.

“Esto dificulta que estas dos instituciones puedan contribuir a un objetivo común, que es atender las necesidades de los ciudadanos ya sea construyendo políticas públicas desde el Ejecutivo o fiscalizando a través del Legislativo”, indicó Brolo.

Castillo opinó que con el tema de aprobación de bonos existen dos escenarios el primero “uno transaccional”, donde los votos del Congreso tendrán precio y el segundo “una construcción de gobernabilidad”, es decir, acercamientos y consensos el cual según el analista tiene menos probabilidades de pasar que el primero.

Te gusto, quieres compartir