¿Deuda flotante(i) o enriquecimiento ilícito?

gbPor Edgar Juárez –

En los últimos días ha estado de moda el término “deuda flotante” y se ha convertido en un “estira y encoge” donde los interesados en pagarla, se les ve como los probos, honestos y honorables personajes que desean cumplir con un compromiso adquirido por el Estado de Guatemala, ¿será así?, y honrar la mentada deuda. Sin embargo la mencionada deuda se contrajo en forma obscura e ilegal. Cualquier obra a ser realizada por un gobierno a través de un Ministerio tiene, necesariamente, que estar presupuestada y contemplada dentro del Presupuesto General de Gastos de la Nación. Esto no fue así.

Es por eso que nos llama la atención que altos funcionarios, incluyendo a la Vicepresidenta de la República, aboguen y defiendan el pago de la misma, argumentando que no fue adquirida por ellos sino por “gobiernos irresponsables” y, que es mejor pagar la deuda y no que quiebren las pequeñas y medianas empresas. Me pregunto: ¿Una carretera o un proyecto de puentes o edificios gubernamentales, donde se invierten cientos de millones de quetzales, son desarrollados por una pequeña o mediana empresa?

Recuerdo que cuando la señora Baldetti formaba parte de la oposición, atacó duramente al gobierno de Álvaro Colom, por este tipo de gastos, y más de una vez expresó, que cuando estuvieran en el poder, llevaría a prisión a éste y su señora ex esposa. Y hora, ¿Qué pasó con estas promesas? Tanto el señor Ministro de Comunicaciones de ese período presidencial, como las empresas constructoras sabían que tales obras no estaban presupuestadas y no contaban con fondos para poder ejecutarlas. Y en contra de lo que establece la ley lo hicieron.

Lo correcto es, que a estas alturas, se procese a los ministros que realizaron este tipo de acciones ilegales, y se les obligue a pagar por las decisiones que tomaron y que las tales empresas paguen también por el error cometido. Los dos sectores en ningún momento, pueden manifestar “ignorancia de la ley”. Ya debieran estar en el Preventivo de la zona 18 o en Matamoros, ésta última, la cárcel de los influyentes.

También estimamos, que lo correcto es que la Contraloría General de Cuentas de la Nación, audite a cada una de las empresas y obras que se les pretende pagar la deuda, porque así como conocemos a los funcionarios guatemaltecos, ¿No será que este dinero pudiera ser para la campaña del ministro de Comunicaciones actual?

Esta deuda financiada a través de bonos del tesoro y los dos préstamos considerados dentro de las iniciativas de ley pendientes, nos elevarían a un déficit fiscal rebasando el 3% del Producto Interno Bruto, lo que implica un enorme sacrificio para la población en general, consideración ésta, que a los señores funcionarios les importa un bledo, mientras se están llenando los bolsillos. Y mientras esto no lo paremos, así seguiremos POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. ¡AMÉN!


(i) Deuda Flotante: Fin. Llámese así a la parte de la deuda pública contraída a muy corto plazo mediante bonos y letras del tesoro, y que se va renovando continuamente. http://www.gbmarketingcr.net/d3.html
Deuda Flotante: Es la deuda emitida, a través de Bonos, por el gobierno central dentro del ejercicio de cada presupuesto para atender a las diferencias de vencimiento entre los créditos activos y pasivos del mismo. http://www.santafevalores.com/content/d


Fuente: www.i-dem .org

Te gusto, quieres compartir