Este gobierno ya fracasó

prerezPor Américo Cifuentes Rivas – Guatemala, 18 de julio de 2013

“El país se hunde cada vez más en una maraña de ingobernabilidad, corrupción, pobreza y violencia que afectan a las capas medias, a medianos empresarios, trabajadores, amas de casa, obreros, estudiantes, campesinos, etc…”

Con Preocupa y deben rechazarse las órdenes inconstitucionales del presidente de la República general Otto Pérez Molina dadas a sus ministros, prohibiéndoles asistir al Congreso desatendiendo los artículos 166, 167 y 168 de la Constitución de la República. El partido gobernante no tiene la solvencia moral para esgrimir el argumento de que las interpelaciones son maliciosas, demuestra una doble moral, ya que “los patriotas” hicieron lo mismo en el pasado.

De esta manera las órdenes del Presidente no pueden ser vistas más que como un intento de acallar y eliminar toda forma de oposición y fiscalización legislativa; y específicamente construir una cortina de humo para ocultar las maniobras de corrupción, el mal uso de los recursos públicos, ocultar la profunda corrupción que compromete a nuestros hijos, nietos con la emisión de bonos por un monto de tres mil quinientos millones de quetzales, deuda que se endosara finalmente a todo el pueblo por generaciones.

La gobernanza autoritaria es inútil, no dio buenos resultados. La inseguridad continúa siendo un azote para la población. A lo anterior se suman los actos de corrupción que son denunciados a diario. Muy frescos en la conciencia social está el caso de la portuaria y el de Fonapaz y las diversos “negocios” que se esconden en las licitaciones, expresados en la decisión de hacer compras directas o por excepción, como en el caso de los casi 300 millones de quetzales en armas para la Policía Nacional Civil; la ley de compras no sirve de nada a este gobierno. Sólo una auténtica gobernabilidad democrática que involucre en un diálogo nacional e intersectorial a la población y sus organizaciones representativas, puede permitir y producir los cambios urgentes que demanda la nación; de ahí que la gobernanza autoritaria y excluyente que desarrolla el general Pérez Molina, servidora de intereses privados, oligárquicos y de las exigencias de las mineras internacionales, agudizan la situación de precariedad social, política y económica de la población.

Es necesario un diálogo y acciones verdaderas y transparentes en un marco político donde la Constitución se respete sin tergiversaciones, y no sean fetichizadas ni mucho menos criminalizadas las auténticas demandas sociales como está ocurriendo. El combate efectivo a la pobreza urge. Es necesaria una responsabilidad con la inseguridad alimentaria descuidada por el gobierno y encubierta con la retórica insubstancial de “Hambre Cero”.

Recordamos hoy a nuestros líderes históricos: Manuel Colom Argueta, cuando certeramente afirmara que: “Mientras exista la miseria y el atropello a la dignidad humana, el régimen de legalidad es inexistente. Presupuesto para alcanzarlo es transformar las estructuras económicas y sociales del país”. Y, al doctor Adolfo Mijangos López que entregó su vida por su lucha en defensa de la dignidad, la soberanía y el resguardo de los recursos naturales del país ante la explotación de estos por intereses extranjeros.

Fuente: www.lahora.com.gt

PUEDES AYUDARNOS AHORA!!! Esto se hace sin fines de lucro y la ayuda de tod@s es importante para  mantener el sitio y la inspiración de generar ideas para promover el cambio social. Colabora dando un click (una sola vez) en los banners publicitarios que se encuentran en está página. No cuesta nada, pero vale mucho!!! GRACIAS
Te gusto, quieres compartir