¿Partido de derecha popular? Jajaja.

patriotassPor: Mariano González, magopsi@yahoo.com.mx

Uno no espera que la tiesa dirigencia del Partido Patriota contara chistes. Pero sí lo hace, aunque sea inintencionalmente. Al menos así lo demostró la vicepresidenta al decir que el Partido Patriota es un “partido de derecha popular”.

En este chiste, hay por lo menos una confusión conceptual bastante grave y una inadvertida referencia histórica muy irónica.

En primer lugar, el PP no es un partido, por lo menos si se toma en serio la definición clásica de partido. En realidad es una maquinaria electoral que se activa especialmente en los torneos electorales y que, si sigue la tendencia existente en el país, desaparecerá en una década.

Claro, esta característica no es patrimonio exclusivo del PP, sino un problema de todos los “partidos” que tenemos. Lo que quiere decir que es un problema del sistema político que nos hemos dado y por el que, quiera que no, tenemos cierta responsabilidad.

En todo caso, el PP no es un partido.

En segundo lugar, en una red social alguien preguntaba si es posible que exista una “derecha popular”. La respuesta es clara: sí. Sólo que en el siglo pasado, esta derecha popular era llamada por otro nombre: fascismo.

No hay que abusar del término y decir que el PP sea un representante criollo del fascismo, por lo menos en su versión “clásica”. No es nacionalista (basta ver cómo venden el país a precio de baratillo), tampoco tienen líderes carismáticos ni tiene un fuerte apoyo popular, tres características usuales del fascismo, entre otras.

Sin embargo, hacen sus méritos. Como se ha visto, tienen un corazón autoritario y ya ha demostrado en su gobierno que puede reprimir los movimientos sociales y populares, así como actuar autoritaria e ilegalmente (dada la parálisis del congreso, entre otras causas). 

Además, existe un elemento en el ambiente social que se ha recreado a través del juicio por genocidio que nos coloca en un clima propicio para el fascismo: el anticomunismo.

Como señala el historiador Enzo Traverso, el fascismo se puede aliar con las estructuras económicas previas a su ascenso (que son capitalistas) y que contiene, como un elemento central, ser una reacción al comunismo (o, para adecuarlo a nuestro caso, a la izquierda crítica).

Aunque no lo reivindiquen, los representantes del PP (como el presidente y otros militares), fueron formados en el espíritu del anticomunismo de la Escuela de las Américas. Y el clima que se ha generado es propicio para que salgan “reflejos” que seguramente calaron hondo.

Así que ya se ve la ironía que puede contener la idea de una “derecha popular”.

Te gusto, quieres compartir