Ronald Reagan, Ríos Montt y el Genocidio en Guatemala

rios-montt-asessinoPor Robert Parry –

Guatemala finalmente lleva al exdictador Efraín Ríos Montt a juicio por genocidio en el exterminio de cientos de pueblos mayas en la década de 1980, pero Ronald Reagan sigue siendo un icono americano a pesar de nuevas pruebas de su complicidad en este crimen histórico, informa Robert Parry

El primer mes del juicio por genocidio del exdictador guatemalteco, Efraín Ríos Montt ha suscitado escalofriante testimonio de los sobrevivientes mayas que – como los niños – vieron sus familiares asesinados por un militar de derecha que fue apoyado y suministrado por el presidente de EE.UU. Ronald Reagan.

Como lo informó el New York Times el lunes que “en la lógica torturada de los documentos de planificación militar concebidos bajo el gobierno de 17 meses del señor Ríos Montt durante 1982 y 1983, toda la población Ixil Maya era un objetivo militar, incluidos los niños. Funcionarios escribieron que las guerrillas izquierdistas que luchaban contra el gobierno habían logrado adoctrinar a los ixiles empobrecidos y alcanzó apoyo ‘100 por ciento’.

Por lo tanto, todo el mundo fue blanco de las campañas de tierra arrasada que erradicadas más de 600 pueblos indígenas de las tierras altas de Guatemala. Pero este genocidio no fue simplemente el resultado de una ideología anticomunista trenzado que dominó las élites políticas y militares guatemaltecos. Este genocidio también fue respaldada por el gobierno de Reagan.

Un documento que he descubierto recientemente en los archivos de la Biblioteca Reagan en Simi Valley, California, reveló que Reagan y su equipo de seguridad nacional en 1981 acordaron suministrar ayuda militar al régimen de derecha brutal en Guatemala para lograr el objetivo de no exterminar sólo “guerrillas marxistas”, pero la gente asocia con sus “mecanismos de apoyo a la población civil.”

Esta actitud de apoyo hacia la brutalidad del régimen guatemalteco se concretó en la primavera de 1981, el presidente Reagan trató de aliviar las restricciones a los derechos humanos en la ayuda militar a Guatemala que había sido impuesta por el presidente Jimmy Carter y el Congreso, controlado por los demócratas a finales de 1970.

Como parte de ese esfuerzo relajación, el Departamento de Estado de Reagan, “aconsejó nuestras embajadas centroamericanas que ha estado estudiando formas de restaurar una relación más estrecha y de cooperación con Guatemala”, según la Casa Blanca “Situación Checklist Room ‘de fecha 8 de abril de 1981, el documento añade:

“El Estado considera una serie de cambios que se han producido, lo que podría hacer que los líderes guatemaltecos más receptivos a una nueva iniciativa de EE.UU.: los guatemaltecos consideran que la nueva administración, más comprensivo con sus problemas [y] son ??menos sospechoso del papel de EE.UU. en El Salvador” cuando la administración Reagan estaba ampliando el apoyo a otro régimen de derecha infame para el sacrificio de sus opositores políticos, entre ellos el clero católico.

“El Estado ha llegado a la conclusión de que cualquier intento de restablecer un diálogo [con Guatemala] requeriría alguna manifestación inicial, la condición libre de nuestra buena voluntad. Sin embargo, esto no puede incluir las ventas militares que provoquen graves críticas del público y del Congreso de EE.UU.. El Estado llevará a cabo una serie de medidas de fomento de la confianza, sin condiciones previas, que reduzcan al mínimo los posibles conflictos con la legislación vigente”.

La “lista de control”, agregó que el Departamento de Estado “ha decidido también que el gobierno debe involucrar al gobierno de Guatemala en el nivel más alto en un diálogo sobre las relaciones bilaterales y las iniciativas que podemos tomar juntos para mejorarlas. Secretario [de Estado Alexander] Haig ha designado [retirado] El general Vernon Walters como su emisario personal para iniciar este proceso con el presidente [Fernando Romeo] Lucas [García].

“Si Lucas está dispuesto a dar garantías de que se tomen medidas para poner fin a la participación del gobierno en el asesinato indiscriminado de los opositores políticos y para crear un clima favorable a un proceso electoral viable, los EE.UU. se prepara para aprobar algunas ventas militares de inmediato”.

Pero la palabra clave en ese párrafo era “indiscriminada”. La administración Reagan expresó no tener ningún problema con matar a civiles si se consideran simpatizantes de los guerrilleros que habían luchado contra los oligarcas y los generales que gobiernan el país desde 1950, cuando la CIA organizó el derrocamiento del presidente reformista Jacobo Arbenz de Guatemala.

Simpatía por los generales

La distinción se explica en “Temas de conversación “para Walters para entregar en una reunión cara a cara con el General Lucas. Como editado dentro de la Casa Blanca en abril de 1981, los “temas de conversación”, decía: “El Presidente y el Secretario Haig han designado a mí [Walters] como [su] emisario personal para discutir las relaciones bilaterales de manera urgente”.

“Tanto el Presidente como el Secretario reconocen que su país está comprometido en una guerra con las guerrillas marxistas. Estamos profundamente preocupados por la subversión marxista apoyado externamente en Guatemala y otros países de la región. Como ustedes saben, ya hemos tomado medidas para ayudar a Honduras y El Salvador se resisten a esta agresión.

“El secretario me ha enviado aquí a ver si podemos encontrar una manera de proporcionar ayuda material a su gobierno. … Hemos minimizado declaraciones públicas negativas por parte de funcionarios estadounidenses sobre la situación en Guatemala. … Tenemos un acuerdo con el Departamento de Comercio a tomar medidas que permitan la venta de valor 3.000.000 dólares de los camiones militares y jeeps del ejército de Guatemala. …

“Con su consentimiento, nos proponemos brindarle a usted y a cualquier funcionario podría designar a un informe de inteligencia sobre los acontecimientos regionales desde nuestra perspectiva. Nuestro deseo, sin embargo, es ir mucho más allá de los pasos que acabo de señalar. Queremos restablecer nuestro suministro militar tradicional y la relación de entrenamiento tan pronto como sea posible.

“Como los dos somos conscientes, esto no ha sido todavía posible, debido a nuestras limitaciones políticas y jurídicas internas relativas a la utilización por parte de algunos elementos de las fuerzas de seguridad y deliberada matanza indiscriminada de personas que no participan con la guerrilla o sus mecanismos de apoyo civil. No me refiero aquí a la lamentable pero inevitable, la muerte de inocentes, aunque error en situaciones de combate, sino de lo que nos parece un uso calculado de terror para inmovilizar a personas no politizadas o adversarios potenciales. …

“Si me das tu garantía de que va a tomar medidas para poner fin a la participación oficial en el asesinato de personas no involucradas con la guerrilla o su mecanismo de apoyo civil … estaríamos en una posición mucho más fuerte para defender con éxito con el Congreso una decisión para comenzar a reanudar nuestra relación de suministro militar con su gobierno”.

En otras palabras, a pesar de los “temas de conversación” fue constituido como un recurso para reducir la masacre “indiscriminada” de las “personas no politizadas”, que ascienden a la aceptación de las tácticas de tierra arrasada contra las personas involucradas con la guerrilla y “el apoyo civil mecanismos de “la forma en que juega en Guatemala -como en las inmediaciones – En El Salvador masacraron a campesinos en regiones consideradas simpatizantes de los insurgentes de izquierda.

Los documentos recién descubiertos – y otros documentos desclasificados a finales de 1990 – dejan claro que Reagan y su gobierno eran muy conscientes de la carnicería en curso en Guatemala y en otras partes de Centroamérica.

De acuerdo con un cable “secreto”, también a partir de abril 1981 – y desclasificado en la década de 1990 – que la CIA estaba confirmando masacres del gobierno de Guatemala aun cuando Reagan se estaba moviendo para aflojar la prohibición de ayuda militar. El 17 de abril de 1981, un cable de la CIA describió una masacre del ejército en Cocob, cerca de Nebaj en el territorio indígena Ixil, ya que la población se cree que apoyar a las guerrillas izquierdistas.

Una fuente de la CIA informó que “la población social, apareció para apoyar plenamente la guerrilla” y “los soldados se vieron obligados a disparar a todo lo que se movía”. El cable de la CIA añadió que “las autoridades guatemaltecas admitieron que perdieron la vida de muchos civiles” en Cocob, muchos de los cuales, sin duda, eran no combatientes. “[Muchos de los documentos desclasificados de Guatemala en la década de 1990 se puede encontrar en el Archivo de Seguridad Nacional de sitio Web ‘s.]”.

Despacho Walters

En mayo de 1981, a pesar de las atrocidades en curso, Reagan envió a Walters a decir a los líderes guatemaltecos de que el nuevo gobierno de EE.UU. quiso levantar los embargos de los derechos humanos en el equipo militar que Carter y el Congreso habían impuesto.

Los “temas de conversación”, también pusieron la administración Reagan en línea con los regímenes ferozmente anticomunistas en otros países latinoamericanos, en los que de derecha “escuadrones de la muerte” operaban con impunidad liquidar no sólo las guerrillas armadas sino civiles que fueron juzgados simpatizantes de causas de izquierda como exigiendo una mayor igualdad económica y la justicia social.

A pesar de su estilo aw cáscaras, Reagan encontró prácticamente en cada acción anticomunista justificada, no importa cuán brutal. De sus ocho años en la Casa Blanca, no hay indicios históricos de que estaba moralmente preocupado por el baño de sangre e incluso el genocidio que tuvo lugar en Centroamérica, mientras que él estaba enviando cientos de millones de dólares en ayuda militar a las fuerzas implicadas.

La cifra de muertos fue asombroso – un estimado de 70 mil o más asesinatos políticos en El Salvador, posiblemente 20.000 muertos de la guerra de la Contra en Nicaragua, unas 200 “desapariciones” de políticos en Honduras y unas 100.000 personas a las diferencias de un resurgimiento de la violencia política en Guatemala. El único elemento constante en estas matanzas fue el general racionalización Guerra Fría, que emana en gran parte de la Casa Blanca de Ronald Reagan.

A pesar de las afirmaciones en contrario, la evidencia es ahora abrumadora de que Reagan y sus asesores sabían la extraordinaria brutalidad pasando en Guatemala y otros países, con base en sus propios documentos internos.

Según un cable del Departamento de Estado el 5 de octubre de 1981, cuando los líderes guatemaltecos se reunieron de nuevo con Walters, que no dejaban lugar a dudas sobre sus planes. El cable, dijo el general Lucas “dejó claro que su gobierno continuará como antes – que la represión va a continuar. Reiteró su convicción de que la represión está funcionando y que la amenaza de la guerrilla se dirigirá con éxito”.

Grupos de derechos humanos vieron la misma imagen. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos publicó un informe el 15 de octubre de 1981, culpando al gobierno de Guatemala por “miles de ejecuciones ilegales”. [Washington Post, 16 de octubre 1981]

Pero el gobierno de Reagan se encuentra en encubrir la escena fea. Un departamento “libro blanco”, Estado lanzado en diciembre de 1981, culpó de la violencia a “grupos extremistas” de izquierda y sus “métodos terroristas” solicite y con el apoyo de la Cuba de Fidel Castro.

En los documentos de la Biblioteca Reagan deja claro que el gobierno no estaba simplemente luchando ineficaz para frenar estas masacres – como el cuerpo de prensa de EE.UU. típicamente informó -, pero fue totalmente integrada con la masacre de personas que formaban parte de “civiles de la guerrilla apoyo a los mecanismos”.

Las agencias de inteligencia estadounidenses siguieron para recoger evidencia de estas matanzas patrocinadas por el gobierno. Un informe de la CIA en febrero de 1982 describe una redada del ejército a través del llamado Triángulo Ixil, en la provincia central de El Quiché.

“Los oficiales al mando de las unidades involucradas han sido instruidos para destruir todas las ciudades y pueblos que están cooperando con el Ejército Guerrillero de los Pobres [EGP] y eliminar todas las fuentes de resistencia”, dijo el informe. “Desde que comenzó la operación, varios pueblos han sido quemados a la tierra, y han matado a un gran número de guerrilleros y colaboradores”.

El informe de la CIA explicó el modus operandi del ejército: “Cuando una patrulla del ejército encuentra resistencia y toma fuego de una ciudad o pueblo, se supone que toda la ciudad es hostil y que se destruye posteriormente. “Cuando el ejército se encontró con un pueblo vacío, se “supone que han estado apoyando al EGP, y se destruye. Hay cientos, posiblemente miles de refugiados en las colinas sin hogares a regresar. …

“El alto mando del ejército está muy satisfecho con los resultados iniciales de la operación de barrido, y cree que va a tener éxito en la destrucción de la mayor área de soporte EGP y será capaz de conducir el EGP fuera del Triángulo Ixil. … La creencia bien documentada por el ejército que toda la población indígena Ixil es pro-EGP ha creado una situación en la que se puede esperar que el ejército no da cuartel a los combatientes y no combatientes por igual”.

El 2 de febrero de 1982, Richard Childress, uno de los asesores de seguridad nacional de Reagan, escribió un memo “secreto” a sus colegas que resumen la realidad sobre el terreno:

“A medida que avanzamos en nuestro acercamiento a América Latina, tenemos que abordar conscientemente los problemas específicos planteados por Guatemala. Poseído de algunos de los peores historiales de derechos humanos en la región, … presenta un dilema político para nosotros. El pésimo historial de derechos humanos hace que, en su forma actual, indigno de USG [gobierno de EE.UU.] apoyó”. …

“Acosado por una insurgencia continúa durante al menos 15 años, los actuales dirigentes están completamente comprometidos con un programa despiadado e inflexible de la supresión. Apenas un soldado se puede conocer que no ha matado a un “guerrillero”.

El ascenso de Ríos Montt

Sin embargo, Reagan mantuvo comprometido con el suministro de material militar al régimen brutal de Guatemala. Por lo tanto, la administración recibió tres derrocamientos -1982- del fondo manchado de sangre, del general Lucas y del general Efraín Ríos Montt.

Un fundamentalista cristiano confesó, Ríos Montt impresionado Oficial Washington que la administración Reagan inmediatamente aceleró su maquinaria de propaganda para dar bombo a la situación de la nueva dictadura “nacidos de nuevo” como prueba de su profundo respeto por la vida humana. Reagan elogió Ríos Montt como “un hombre de gran integridad personal”.

En julio de 1982, sin embargo, Ríos Montt había comenzado una nueva campaña de tierra arrasada llamado sus “fusiles y frijoles” política. El eslogan significaba que los indios pacificados obtendrían “beans”, mientras que todos los demás podían esperar a ser el blanco de ejército “rifles”. En octubre Ríos Montt en secreto dio carta blanca a la unidad de inteligencia temido “Archivos” para ampliar “escuadrón de la muerte” operaciones en las ciudades. Con base en el Palacio Presidencial, el “Archivos” planeó muchos de los asesinatos más notorios de Guatemala.

La embajada de EE.UU. pronto se oye más cuentas del ejército realización de masacres indias, pero ideológicamente conducidos diplomáticos estadounidenses alimenta la administración Reagan el giro propaganda que sería lo mejor para sus carreras. El 22 de octubre de 1982, personal de la embajada desestimó los informes de masacres como la de inspiración comunista “campaña de desinformación”, concluyendo que “que una campaña de desinformación concertada se está librando en los EE.UU. contra el gobierno de Guatemala por parte de grupos de apoyo a la insurgencia comunista en Guatemala”.

Reagan personalmente se unió a esta campaña de relaciones públicas que buscan desacreditar a los investigadores de derechos humanos y otras personas que se informan con exactitud sobre las masacres que la administración sabía, muy bien, era cierto.

El 4 de diciembre de 1982, después de reunirse con Ríos Montt, Reagan elogió al general como “totalmente dedicado a la democracia” y ha añadido que el gobierno de Ríos Montt había sido “conseguir un rap del vago” en materia de derechos humanos. Reagan descontados los informes de montaje de cientos de aldeas mayas está erradicada.

En febrero de 1983, sin embargo, un cable secreto de la CIA observó un aumento de la “violencia de derecha sospechoso” con los secuestros de estudiantes y profesores. Cuerpos de las víctimas fueron apareciendo en las cunetas y barrancos. Fuentes de la CIA rastrear estos asesinatos políticos a fin de Ríos Montt a los “Archivos” en octubre y “aprehender, retener, interrogar y deshacerse de presuntos guerrilleros a su antojo”.

A pesar de estos hechos espeluznantes sobre el terreno, la encuesta sobre derechos humanos del Departamento de Estado anual elogió la situación supuestamente mejorar los derechos humanos en Guatemala. “El desarrollo general de las fuerzas armadas había mejorado a finales de año” 1982, según el informe.

Un panorama diferente – mucho más cerca de la información secreta en poder del gobierno de los EE.UU. – venía de investigadores independientes de derechos humanos. El 17 de marzo de 1983, Americas Watch condenó el ejército de Guatemala por las atrocidades de derechos humanos contra la población indígena.

En Nueva York, el abogado Stephen L. Kass dijo que estos hallazgos incluyen una prueba de que el gobierno lleva a cabo “prácticamente indiscriminado asesinato de hombres, mujeres y niños de cualquier granja considerada por el ejército como posible apoyo de los insurgentes guerrilleros”.

Las mujeres rurales sospechosas de simpatizar con la guerrilla fueron violadas antes de la ejecución, dijo Kass, quien agregó que los niños fueron “arrojados a casas ardiendo. Se lanzan en el aire y alanceado con las bayonetas. Hemos escuchado muchas, muchas historias de niños que son recogidos por los tobillos y lanzó contra los postes para que sus cabezas están destruidas”. [AP, 17 de marzo 1983]

Poner una cara feliz

Públicamente, los altos funcionarios de Reagan continuaron poniendo una cara feliz. En junio de 1983, el enviado especial Richard B. Stone elogió “cambios positivos” en el gobierno de Ríos Montt, y Ríos Montt presionó a Estados Unidos por 10 helicópteros UH-1H y seis lanchas patrulleras navales, tanto mejor para cazar guerrilleros y sus simpatizantes.

Desde Guatemala carecía de los créditos de ventas militares de Estados Unidos o el dinero en efectivo para comprar los helicópteros, equipo de seguridad nacional de Reagan buscó maneras poco convencionales para organizar la entrega de los equipos que le daría al Ejército de Guatemala un mayor acceso a las zonas montañosas, donde se encontraban guerrilleros y sus simpatizantes civiles ocultando.

El 1 de agosto de 1983, el Consejo de Seguridad Nacional, los ayudantes Oliver North y Alfonso Sapia-Bosch informaron al asesor de Seguridad Nacional William P. Clark que su adjunto Robert “Bud” McFarlane tenía la intención de explotar sus canales israelíes para asegurar los helicópteros de Guatemala. [Para más información sobre los canales israelíes de McFarlanes, ver Consortiumnews.com ‘s ” Cómo neoconservadores mal estado del Medio Oriente . “]

“En lo que respecta al préstamo de diez helicópteros, es [nuestro] entendimiento de que Bud se llevará esto con los israelíes”, escribieron Norte y Sapia-Bosch. “Hay expectativas de que serían próximamente. Otra posibilidad es tener un ejercicio con los guatemaltecos. Entonces usaríamos EE.UU. mecánica y partes de Guatemala para que sus helicópteros hasta el tabaco”.

Sin embargo, los cambios más políticos estaban en marcha en Guatemala. Vengativo fundamentalismo cristiano de Ríos Montt precipitó fuera de control, incluso para los estándares de Guatemala, que el general Oscar Mejía Víctores, tomó el poder en otro golpe de Estado el 8 de agosto de 1983.

A pesar del cambio de poder, las fuerzas de seguridad de Guatemala siguieron al asesinato con impunidad, finalmente llegando al extremo de que incluso la Embajada de EE.UU. se opuso. Cuando tres guatemaltecos que trabajan para la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional fueron asesinados en noviembre de 1983, EE.UU. Embajador Frederic Chapin sospecha que “que Archivos” escuadrones de la muerte estaban enviando un mensaje a los Estados Unidos a retroceder incluso una leve presión de los derechos humanos.

A finales de noviembre, en una breve muestra de descontento, el gobierno pospuso la venta de $ 2 millones de los recambios del helicóptero. El próximo mes, sin embargo, Reagan envió las piezas de repuesto de todos modos. En 1984, Reagan tuvo éxito, también, para presionar al Congreso a aprobar 300.000 dólares en entrenamiento militar para el ejército guatemalteco.

A mediados de 1984, Chapin, que había crecido amargado por la brutalidad obstinada del ejército, había desaparecido, reemplazado por un funcionario político de extrema derecha llamado Alberto Piedra, que favoreció una mayor asistencia militar a Guatemala. En enero de 1985, Americas Watch publicó un informe observaba que el Departamento de Estado de Reagan “es aparentemente más preocupado por mejorar la imagen de Guatemala que en la mejora de sus derechos humanos”.

No fue sino hasta 1999, una década después de que Ronald Reagan dejó el cargo, que el alcance impactante de las atrocidades en Guatemala fue revelado públicamente por una comisión de la verdad que se basó en los documentos del gobierno de Estados Unidos que el presidente Bill Clinton ordenó desclasificados.

El 25 de febrero de 1999, la Comisión de Esclarecimiento Histórico estima que la guerra civil de 34 años ha cobrado la vida de unas 200.000 personas con el derramamiento de sangre más salvaje que ocurre en la década de 1980. El grupo estima que el ejército fue responsable de 93 por ciento de los asesinatos y las guerrillas izquierdistas de tres por ciento. El cuatro por ciento, fueron listadas como no resueltos.

El informe documenta que en la década de 1980, el ejército cometió 626 masacres contra pueblos mayas. “Las masacres que eliminaron pueblos mayas enteras … no son ni denuncias pérfidas ni producto de la imaginación, sino un auténtico capítulo en la historia de Guatemala”, la Comisión concluyó.

El ejército “exterminó por completo comunidades mayas, destruye su ganado y cultivos”, dijo el informe. En la sierra norte, el informe denomina “genocidio”. Masacre [Washington Post, 26 de febrero 1999]

Además de llevar a cabo asesinatos y “desapariciones”, el ejército habitualmente dedica a la tortura y la violación. “La violación de las mujeres, durante la tortura o antes de ser asesinado, era una práctica común” por las fuerzas militares y paramilitares, según el informe.

El informe agrega que “el gobierno de los Estados Unidos, a través de diversos organismos, entre ellos la CIA, dio apoyo directo e indirecto a algunos [de estos] Las operaciones del Estado”. El informe llegó a la conclusión de que el gobierno de EE.UU. también dio dinero y formación a un ejército de Guatemala que cometieron “actos de genocidio” contra los mayas. [NYT, 26 feb, 1999]

Durante una visita a Centroamérica, el 10 de marzo de 1999, el presidente Clinton pidió disculpas por el pasado, el apoyo de los regímenes de derecha en Guatemala se remonta a 1954 EE.UU.. “Para los Estados Unidos, es importante que establecer claramente que el apoyo a las fuerzas militares y unidades de inteligencia que se dedican a la violencia y la represión generalizada que estaba mal, y Estados Unidos no debe repetir ese error”, dijo Clinton. [Washington Post, 11 de marzo de 1999]

Impunidad para el equipo de Reagan
Sin embargo, de vuelta en Washington, no había interés en la celebración de cualquier responsabilidad por complicidad en genocidio. La historia de la matanza de Guatemala y la complicidad del gobierno de Reagan rápidamente desapareció en el gran agujero de la memoria americana.

Por delitos contra los derechos humanos en los Balcanes y en África, los Estados Unidos han exigido los tribunales internacionales para detener y tratar los infractores y sus patrocinadores políticos por crímenes de guerra. En Irak, el presidente George W. Bush celebró el juicio y la ejecución de dictador iraquí Saddam Hussein por los homicidios de motivación política.

Incluso Ríos Montt, ahora 86, después de años de evadir la justicia en diversas amnistías, finalmente fue acusado en Guatemala en 2012 por genocidio y crímenes contra la humanidad. El primer mes de su juicio ha añadido testigo testimonio de las atrocidades que el ejército guatemalteco infligió y que Ronald Reagan ayudó y encubrió.

El lunes, el New York Times informó sobre algunos de estos testimonios dolorosos, pero – como es casi siempre el caso – el Times no mencionó el papel de Reagan y su gobierno. Sin embargo, lo que el Times incluía era escalofriante, incluyendo relatos de testigos que como hijos huyeron a los bosques de montaña para escapar de las masacres:

“Pedro Chávez Brito dijo al tribunal que sólo tenía seis o siete años de edad cuando los soldados mataron a su madre. Se escondió en el gallinero con su hermana mayor, su hijo recién nacido y su hermano menor, pero los soldados los encontró y los arrastró, lo que obligó de nuevo en su casa y le prendieron fuego.

“Mr. Chávez dice que él fue el único que escapó. “Tengo menos de un tronco de árbol y yo estaba como un animal”, Chávez dijo a la corte. “Después de ocho días me fui a vivir a las montañas. En la montaña nos tomamos sólo las raíces y la hierba”.

Los abogados de Ríos Montt y el otro acusado, el exjefe de inteligencia, José Mauricio Rodríguez Sánchez, han mantenido que la pareja no ordenó los asesinatos, que en vez atribuidos a los comandantes de campo exceso de celo.

Sin embargo, el Times informó que “testigos de la fiscalía dijo que los civiles ixiles considerados militares, incluidos los niños, como objetivos legítimos. “El objetivo del ejército con los niños era eliminar el germen de futuras guerrillas”, Marco Tulio Alvarez, exdirector de los Archivos de la Paz de Guatemala, testificó la semana pasada. “Ellos los usan para obtener información y extraer sus padres a los centros militares donde los detuvieron.

“En un estudio de 420 cuerpos exhumados de la región Ixil y presume datan del periodo Ríos Montt, los expertos encontraron que casi el 36 por ciento de los que murieron eran menores de 18 años, incluyendo algunos recién nacidos.

“Jacinto Lupamac Gómez dijo que tenía ocho años cuando los soldados mataron a sus padres y hermanos mayores, y él y sus dos hermanos pequeños empujones en un helicóptero. Al igual que algunos de los niños cuyas vidas se salvaron, fueron adoptados por familias que hablan español y se olvidó cómo hablar Ixil. “

Aunque un poco de justicia tardía puede ser posible en Guatemala, no se habla en los Estados Unidos sobre la búsqueda de cualquier responsabilidad por parte de los funcionarios de la administración Reagan que organizaron la ayuda militar a este genocidio moderno o que ayudaron a ocultar las atrocidades mientras estaban en marcha.

No ha habido ninguna atención prestada por los principales medios de comunicación de Estados Unidos a los nuevos documentos que revelan cómo la administración Reagan dio luz verde a la masacre de los guatemaltecos que fueron considerados parte de los “mecanismos de apoyo civil” para la guerrilla mayas resistir la derecha la represión.

Ronald Reagan, el funcionario de EE.UU. más culpables por complicidad en el genocidio de Guatemala, sigue siendo un héroe para gran parte de América con su nombre asignado al Aeropuerto Nacional de Washington y decenas de otras instalaciones del gobierno. Funcionarios estadounidenses y muchos estadounidenses aparentemente no quieren alterar sus recuerdos del Gipper.

Fuente: www.rnv.gov.ve

Te gusto, quieres compartir