“Soy un pivot de la NBA. Soy gay”

Jason-Collins_EDIIMA20130429_0601_1Jason Collins era conocido hasta ahora por ser un pivot de la NBA de esos no muy dotados para atacar el aro contrario, pero sí para defender el suyo. Ha estado en seis equipos diferentes en 12 temporadas. Los primeros siete años en los New Jersey Nets. Desde 2008, ha pasado por otros cinco: Memphis Grizzlies, Minnesota TimberwolvesAtlanta Hawks , Boston Celtics y Washington Wizards (su último equipo). Como detalle anecdótico, coincidió en la NBA con su hermano gemelo, Jarron (ocho minutos más joven).
Ahora, Collins cuenta con otro rasgo de identidad. Es el primer jugador en activo que ha anunciado que es homosexual. Lo ha hecho en un artículo en la revista Sport Illustrated, que empieza de forma simple y rotunda: “Soy un pivot de la NBA de 34 años. Soy negro. Y soy gay”.

Collins dice que esuvo cerca de dar la noticia en 2011 cuando la NBA se vio paralizada durante unos meses a causa de un conflicto laboral entre clubes y jugadores. Eso le dio tiempo a pensar sobre su identidad. Volvió a reflexionar sobre ello en marzo cuando el Tribunal Supremo discutió sobre el matrimonio gay muy cerca de su domicilio (estaba ya jugando en Washington). No había llegado el momento. Ahora que la temporada ya está terminada para su equipo, ha decidido dar un paso hacia lo desconocido.

“Me han preguntado cómo reaccionarán otros jugadores. La respuesta más simple es que no tengo ni idea. Soy alguien pragmático. Espero lo mejor, pero me preparo para lo peor. La mayor preocupación parece ser que haya jugadores gays que se comporten de forma no profesional en el vestuario. Créanme, me he tomado muchas duchas en 12 temporadas jugando. Mi conducta nunca fue un problema antes, y no lo será ahora. No cambiará. Me atengo al viejo dicho ‘lo que ocurre en el vestuario se queda en el vestuario”.
Collins ya ha recibido un apoyo de primer nivel (además del de la Casa Blanca) el de uno de los mejores jugadores de la Liga, Kobe Bryant.

Jason Collins es ahora agente libre en la NBA, es decir, no está bajo contrato de ningún equipo. Ya es muy veterano, aunque los jugadores de su altura (2.13) y peso siempre reciben otra oportunidad para fortalecer a algún equipo necesitado de centímetros. Quizá no para jugar muchos minutos y siempre saliendo desde el banquillo. Su aportación al juego en los últimos cuatro o cinco años ha sido algo escasa.

Nate Silver cree por eso que Collins ha demostrado bastante valentía. Los datos revelan que no lo tenía muy difícil para conseguir un nuevo contrato. Ahora si no puede firmar por otro equipo de la NBA, quedará la duda de si es por discriminación. Pero el jugador –nacido en Northridge, California en 1978– sabrá a buen seguro que con o sin equipo ya está en paz con su conciencia y su identidad.

Publico.es

Te gusto, quieres compartir