La mentira como arma de la política sin escrúpulos

manuelManuel González Ávila

Ante las falsedades con que fui aludido por la “Fundación Contra el Terrorismo” en el suplemento de elPeriódico el domingo 21 de abril, veo la necesidad de aclarar ante la opinión pública lo que mentirosa e irresponsablemente afirma dicha publicación acerca de mí. En la nota que acompaña a la fotografía en que aparezco en la página 10, se me nombra como “ideólogo” de una organización política y militar a la que obviamente los autores del panfleto tratan de descalificar. Yo afirmo que las aseveraciones que se hacen abajo de dicha fotografía son falsas. No he pertenecido nunca a alguna organización o partido político.

Aunque creo que el trabajo político puede ser realizado dignamente, no me he dedicado a él por la sencilla razón de que, por opción personal, he encaminado toda mi vida a la academia universitaria. Mi motivación ha sido la convicción de que nuestro país necesita de dicho trabajo para generar propuestas de educación, investigación y acción en relación con las necesidades y condiciones de la sociedad y el país. Lo hice inicialmente sobre la base de la culminación de un doctorado en Fisiología y Biofísica en una universidad norteamericana, y progresivamente, en un sentido transdisciplinario que parece molestar a algunos, sobre aspectos relacionados con la epidemiología, la salud pública, la ciencia, la investigación social y la ética. He trabajado en esta última área desde hace unos 20 años.

Mis actividades han sido la docencia en programas de pregrado y postgrado, e investigación, sobre temas como la calidad académica, las bases de la democracia y los dilemas filosóficos de las relaciones de la ciencia, la ética y la política. Todo ello apunta a valorar el trabajo intelectual en Guatemala y la formación de jóvenes inteligentes, críticos y propositivos. He rechazado abiertamente, con publicaciones que fácilmente se encuentran en internet, el fundamentalismo, el dogmatismo, la avaricia y el cinismo, entre otros vicios que se relacionan con los grandes males de nuestro país. No creo en la política reñida con lo moral, como el caso del escrito aludido, ni en la que apela a la violencia, la falacia y la descalificación.

Finalmente quiero aclarar que la foto en la que aparezco al lado de distinguidas psicólogas guatemaltecas, fue tomada en la Universidad de Virginia cuando fuimos invitados, junto con personalidades de distintas partes del mundo, a participar en un evento académico. Yo considero que tal invitación fue una distinción y un honor.

Te gusto, quieres compartir