Denuncia pública: “No se le ofrece”

xelateatroPor los integrantes y directores de Artzénico y Asociación Armadillo –

Esta denuncia surge de una larga historia de corrupción y falta de colaboración de parte de la administración de Teatro Municipal de Quetzaltenango. En repetidas ocasiones hemos sido victimas de cobros ilegales para, entre otros, poder usar los baños para que el público tenga acceso a ellos, y sobre todo tiempos de ensayo y preparacion. Además siempre hemos sido recibido como si fuesemos una molestia, poniéndonos todo tipo de peros para desarrollar nuestro trabajo.

Urgen medidas para combatir la corrupción y el desinterés por el desarrollo del arte y la cultura de parte de autoridades de la ciudad de Quetzaltenango (mal llamada Cuna de la Cultura).

Los días 26 y 27 de Octubre, los grupos Artzénico y Armadillo teníamos planificadas y anunciadas dos presentaciones de la obra IRSE en el Teatro Municipal de Quetzaltenango, en el marco del proyecto “Soy Teatro”, incluido en el proceso de la Política Pública Cultural de Xela y gestionado por Ernesto Pacheco.

IRSE es un proyecto transnacional de teatro y migración que se ha presentado en numerosos lugares dentro de Guatemala, pero también en México, Estados Unidos y Holanda. En este mes de abril, representamos a Quetzaltenango en el VII Festival Nacional de Teatro en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, Ciudad de Guatemala, además en la Casa de la Cultura de Totonicapán. En todos los lugares, dentro y fuera del país, hemos sido recibidos con los brazos abiertos y hemos sido apoyados.

Lamentablemente, la situación en nuestra ciudad es contrastante:

El día 25 de abril, a las 17 hrs, llegamos al Teatro Municipal de Quetzaltenango. A esta hora, se había acordado la respectiva y obligatoria preparación de iluminación y sonido, con la finalidad de realizar el montaje de utilería en el escenario, planificada para la mañana del día 26 de abril, previo a nuestra primer presentación. Se nos avisó con un día de anticipación que la Municipalidad ya había autorizado otro evento durante la mañana del día de la presentación, lo cual nos impedía hacer las preparaciones necesarias que requiere nuestro trabajo y la obra teatral.

No podemos permitir arriesgar la calidad del trabajo por una cuestión de limitación de tiempo.

El día 25 de abril, a las 17 hrs, llegamos al teatro según lo acordado. Fuimos recibidos por el señor administrador del teatro Emilio Quijivix, quien se ha perpetuado en este puesto desde hace mucho, mucho tiempo. Nos recibió con un cortante: “No se les ofrece”

Le recordamos que habíamos acordado llegar a esta hora y que necesitábamos hacer las preparaciones pertinentes.

Y nuevamente nos contesta: “No se les ofrece”

Después de una “negociación” por parte del gestor y coordinador del proyecto “Soy Teatro”, nos enteramos que siempre “sí se nos ofrece”, pero pagando la cantidad de Q. 200 por hora para preparación del espacio.

Definitivamente no estábamos conformes con este pago improvisado y fuera de lugar, pero tomando en cuenta que las presentaciones ya estaban programadas, que absolutamente requeríamos el tiempo de preparación y que además no pretendíamos quedar mal con el público convocado, nos vimos obligados a acceder a esta exigencia absurda y aprovechada de parte del administrador del teatro.

Una vez dentro del teatro, los técnicos nos avisan de repente que la consola del teatro ya no funciona y que las luces solo se pueden prender “de un solo”, que no se pueden graduar. No se sabe si esto es nuevamente parte de las negaciones y limitantes de parte del administrador y técnicos del teatro municipal para seguir haciendo peticiones económicas extra. Lo que si sabemos es que otras ocasiones se ha ofrecido una consola más pequeña y otro juego de luces, siempre cobrando extra. Sabemos también que la actual consola, donada por Japón, no deberá haber llegado a la caducidad, mucho menos considerando la decepcionante cantidad de actividades culturales en este teatro. No estábamos dispuestos a seguir en este juego engañoso y corrupto que nos llevó a la decisión de cancelar las dos presentaciones, aunque represente problemas para los grupos y para el público convocado. Simplemente no podemos sumarnos a la cadena de corrupción que impera en este espacio, supuestamente público.

Es irónico que la imágen del teatro Municipal muchas veces representa orgullosamente a la ciudad de Quetzaltenango, a la Cuna de la Cultura. Realmente el espacio en su actual administración representa corrupción y el deterioro de la vida cultural de la ciudad.

Afortunadamente, después de realizar una llamada, se nos otorgó acceso al Centro Intercultural de Xela donde a las 19:30 hrs estaremos realizando la presentación del día Sábado 27 de Abril, para público en general.

NOSOTROS NOS PREGUNTAMOS:

– ¿Cómo es que grupos artísticos representantes de la ciudad de Quetzaltenango, que además exponen con éxito su trabajo en toda la república y diversos países del mundo, son recibidos con un “No se les ofrece” en el Teatro Municipal de Quetzaltenango?

– ¿Cómo es que permitimos cobros no autorizados y corruptos para poder compartir propuestas artísticas en espacios públicos “culturales” de la ciudad?. (Porque también hemos culpado al pagar estos cobros ilícitos)

– ¿Cómo es que los artistas que representamos a Quetzaltenango somos bien recibidos en todas partes menos en nuestra ciudad?

– ¿Como es que el Teatro Municipal de Quetzaltenango, segunda ciudad más importante de Guatemala y mal llamada “Cuna de la Cultura” no cuenta con equipo minimamente funcional de iluminación y sonido?

– ¿Cómo es que una sola persona tenga monopolizada la administración del teatro de Quetzaltenango desde hace tanto tiempo, actúe como si fuera el dueño del lugar y que además constantemente realice actos descarados de enriquecimiento ilícito y lucro personal con las actividades artísticas?

Como representantes del teatro de Quetzaltenango, EXIGIMOS:

– Se nos dé acceso a los espacios culturales públicos de la ciudad para compartir nuestro trabajo artístico. De una manera accesible, sin cobros no acordados, ni corrupción descarada.

– Los espacios culturales, y específicamente los espacios para teatro, cuenten con equipos por lo menos funcionales y adecuados, dignos de una ciudad que se hace llamar “Cuna de la Cultura”.

– Se reconozca nuestro trabajo y el de tantos otros artistas locales como se reconoce en otras partes del país y del mundo.

Desde hace tiempo los integrantes de Artzénico y Armadillo luchamos por espacios para ensayar, para dar talleres, para presentar y para difundir el arte.

¿No sería tiempo ya que se otorgue el Teatro Municipal o Casa de la Cultura a quienes generan propuestas artísticas en la ciudad?

Soñamos con espacios culturales que no aborden los límites de la mediocridad, que permitan realizar trabajos dignos, sin sentir que somos una presencia molesta. Nos vemos obligados a utilizar otros espacios que promueven la cultura, estamos agradecidos con todos los compañeros que nos apoyan y nos ofrecen sus espacios. Pero es frustrante saber que los espacios más adecuados y equipados no son aprovechados y son mal usados para eventos que incluso los han deteriorado.

Esperamos que esta situación termine muy pronto.

Artzénico y Asociación Armadillo

Te gusto, quieres compartir