Cuba regresa al boxeo profesional luego de 50 años de ausencia

Tomado de Ria Novosti

Tomado de Ria Novosti

Cuba debutará en la Serie Mundial de Boxeo (WSB) tras cinco décadas de prohibición del pugilismo profesional, según un anuncio que hizo el viernes el presidente de la Federación cubana de esta disciplina, Alberto Puig.

Puig, citado por Prensa Latina, dijo que el contrato de participación cubana en este torneo se oficializará sobre el 10 de mayo y que en la WSB podrán competir pugilistas profesionales con menos de 15 peleas a sus espaldas. El principal objetivo es preparar mejor a los boxeadores, para que tengan un mayor conocimiento de sus rivales y puedan vencerles en los certámenes más importantes, dijo.

Por su parte el presidente de la Federación Internacional de Boxeo (AIBA), el taiwanés Ching-Kuo Wu, se mostró hoy contento por la entrada de Cuba a la Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés).

Le damos una calurosa bienvenida a Cuba, ahora tenemos unidas a todas las naciones líderes del boxeo en la WSB, dijo el dirigente en un comunicado desde la sede de la AIBA, en la ciudad suiza de Lausana.

La víspera, la Federación cubana de la disciplina hizo el anuncio histórico, el cual pone a los caribeños por primera vez frente a boxeadores que pueden tener hasta 15 peleas como profesionales.

El titular de la entidad local, Alberto Puig, adelantó que Cuba inscribió a sus mejores 20 boxeadores para tomar parte en la lid, en este caso como una franquicia totalmente nacional.

Dijo que la versión venidera acogerá a otras potencias, como Rusia, Ucrania, Kazajstán, Italia y Azerbaiján, cita ajustada a un formato que permite insertar -en los elencos nacionales- concursantes destacados de otros países, variante desechada por Cuba.

Argentina, México, Estados Unidos, Polonia, Argelia y Alemania completan la relación difundida hasta ahora por los organizadores de la lid, que vivirá su sorteo en junio y se extenderá durante siete meses.

Puig sostuvo que el evento se rige por reglas muy parecidas a las vigentes en el pugilismo olímpico y parece destinado a incrementar sus divisiones, ahora fijadas en 54, 61, 73, 85 y más de 91 kilogramos.

Aseguró que en la Isla existe suficiente conocimiento técnico para adecuar a los atletas, en dependencia de sus características, sin que ello les impida brillar en compromisos ajenos a ese esquema.

Lo mismo sucede en cuanto a pelear durante cinco asaltos, una de las pocas diferencias que encontraremos, enfatizó, antes de comentar la satisfacción generada en la AIBA por la decisión cubana.
Con información de Ria Novisti, Cubadebate y Prensa Latina

Te gusto, quieres compartir