“Arriba” de la cadena de mando…

mandoPor Yaroslav Ramírez
Poco a poco se sabrá cómo las masacres perpetradas por el ejército guatemalteco (para no discutir sobre genocidio) fueron el resultado directo del entrenamiento que militares guatemaltecos recibieron en Estados Unidos.
Veamos partes de un interesante artículo publicado en 2004 por Kurt Nimmo:
“En realidad, la CIA ha utilizado la tortura por persona interpuesta durante décadas.

Consideremos como ejemplo las actividades de la CIA en Guatemala. “En marzo de 1995, se reveló que los activos guatemaltecos de la CIA estuvieron implicados en los asesinatos del ciudadano estadounidense Michael Devine y de Efraín Bamaca Velásquez, un jefe guerrillero casado con una mujer estadounidense, Jennifer Harbury,” escribe Jon Elliston. Harbury y la hermana Diana Ortiz – una monja secuestrada, violada y torturada por las fuerzas de seguridad guatemaltecas en 1989 – lograron conseguir promesas de la Casa Blanca de Clinton de que se haría pública la participación de la CIA en Guatemala.

Pero, como descubrió el periodista investigativo Allan Nairn, la CIA tenía “vínculos sistemáticos con las operaciones de los escuadrones de la muerte del ejército guatemalteco que van mucho más allá de las revelaciones” hechas públicas por la administración Clinton. Nairn entrevistó a antiguos funcionarios de EE.UU. y de Guatemala que revelaron que “agentes de la CIA trabajan dentro de una unidad del ejército guatemalteco que mantiene una red de centros de tortura y que ha asesinado a miles de civiles guatemaltecos”.

Un ex funcionario de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EE.UU. en Guatemala, informó a Nairn que la participación fue tan amplia que “sería una situación embarazosa si jamás se tuviera una nómina de todos aquellos en el ejército guatemalteco que recibieron pagos de la CIA”.

Además de Honduras y Guatemala, la CIA ha instruido a torturadores y ayudado en el derrocamiento de gobiernos en Chile, Bolivia, Uruguay, Grecia, República Dominicana, Indonesia, El Salvador, Brasil, Ecuador, Congo, Haití, Laos, Irán, y en otros sitios. Noriega, Galtieri, Pinochet, Rodríguez, Fujimori y Alvarado – son sólo unos pocos de los dictadores asesinos capacitados por la CIA. Tanto los talibán como Al Qaeda son creaciones de la CIA. Según la Asociación por el Disenso Responsable, al llegar 1987, 6 millones de personas habían muerto como resultado de las operaciones clandestinas de la CIA. William Blum, un antiguo funcionario del Departamento de Estado e historiador, lo llama un “Holocausto Estadounidense”.”

El periodista Allan Nairn, lo ha estado diciendo durante años, y revela información muy importante sobre el curso que ha tomado el juicio contra Efraín Ríos Montt (www.allannairn.com) en la actual coyuntura. Ganar la Guerra Fría significó masacrar a miles de víctimas inocentes, cuyos familiares hoy están demostrando, que la resistencia ha sido una odisea de dimensiones inconmensurables.

Te gusto, quieres compartir