Emilio Mateo : “Guatemala es el paradigma de todos los males”

autovusPor Joaquín Carbonell –

-¿Qué le impulsa a ejercer este tipo de periodismo tan peligroso?

–La necesidad de contarlo. Se está viviendo algo en esos países y quieres darlo a conocer. Hay gente que está luchando por su dignidad y piensas que vale la pena contarlo.

–Guatemala es uno de los países más peligrosos…

–Es cierto. Se palpa en la calle, a la hora de coger un taxi: a ciertas partes ni te llevan. Y en algunas tiendas, como una panadería o un restaurante, siempre tienes un tipo armado en la puerta… El problema es que hay mucha impunidad.

–¿Es por dejadez o porque el gobierno no puede hacer nada?

–Mi teoría es que es una violencia aceptada y permitida: Perenco, que es una multinacional petrolífera quiere expropiar tierras, los indígenas se manifiestan y van apareciendo hasta 28 campesinos decapitados… Las manifestaciones se acaban y Perenco expropia.

–Cielos…

–Es una violencia cotidiana, donde te asaltan en los autobuses… Está muy asumido.

–Y la juventud sin salida.

–El problema es dónde te toca vivir. A partir de seis años, ya se produce abandono escolar.

–Hubo algo que le llamó mucho la atención.

–Sí, la desnutrición infantil. Guatemala es el primer país de Latinoamérica en tasas de mortandad infantil y el tercero del mundo por desnutrición. En Guatemala hay niños que mueren de hambre a 30 km de un super. Es el paradigma de todos los males; ahí conviven la pobreza total con una superabundancia.

–¿Cómo se puede llevar eso visto desde Europa?

–De todos los lugares que he visitado es el que más me ha impresionado. Porque es un punto de inflexión: es pasar de la juventud idealista de que un mundo mejor es posible, a la madurez excéptica de que todo está perdido.

–Es muy desolador…

–Claro, pero es que no hay una visión de pensar en las generaciones futuras por parte de los líderes. Uno llega a pensar que esta crisis podría servir para llevarnos hacia un mundo más humano y te das cuenta de que se instalan las política neoliberales más salvajes.

–¿Nota que sirven sus fotografías?

–Estoy muy contento de esta exposición. Me ha escrito gente diciendo que les ha tocado. Es una forma de difundir estas injusticias, es un pequeño grano. Puede servir para que se entienda, cuando llega alguien de estos países huyendo de la miseria y del horror.

Fuente: www.elperiodicodearagon.com

Te gusto, quieres compartir