Asalto en semana santa: la entrega del Puerto Quetzal por los patriotas

perutoqPor Mario Rodríguez
Los negocios del clan Pérez Molina-Baldeti, no se detienen ni en semana santa. Emulando a las temidas clicas que operan en la ciudad cobrando las extorsiones con total impunidad, el funcionario concretó el “negocio” de otorgar en concesión por 25 años la empresa Portuaria Quetzal. Los beneficiarios son el grupo español Terminal de Contenedores de Barcelona.

Es más de lo mismo. Privatizar lo que es un patrimonio público, para beneficiar a empresarios extranjeros y socios locales. En donde seguro estará representada la clica que hoy nos gobierna.

¿Cómo explica usted que se otorgue una concesión a una empresa que se ha formado localmente con un capital de 5 mil quetzales, cuando la empresa portuaria obtuvo en utilidades el año pasado más de 150 millones de dólares?. Entreguismo, contubernio, corrupción. Póngale los apelativos que quiera, seguro acierta.

Pérez Molina lo quiso justificar así;

“Estábamos corriendo un riesgo de ser declarado un puerto lento, y esto sería resultado de las horas que les toca estar esperando a los barcos para poder descargar. Estábamos cerca de las siete mil horas por año de espera en promedio, lo cual nos representa Q70 millones de pérdidas”.

Qué descaro. No tienen vergüenza. Si fuera cierto, bastaría con mejorar las condiciones del puerto para agilizar el proceso y no regalar la empresa ¡no cree?. Pero con los datos utilizados para justificar el robo, lo que demuestra es el cinismo con que actúan. Un año tiene 8760 horas. Si hay una perdida de 7000 horas, eso indica que el puerto sólo se aprovechan el resto de horas/año, eso significa que se ha funcionado 74 días por año. Y eso no es posible. Entonces, ¿qué ha hecho el interventor?. Ah… es cierto, hizo el negocio.

El Puerto Santo Tomas, en Izabal, es uno de los más eficientes de Centroamérica. Basta con copiar el método de trabajo, tal como hace el resto de puertos de la región, para igualar los tiempos que obtienen.

Pero eso no importa. Este es un gobierno que hace de la corrupción su principal fortaleza y al mismo tiempo, se convierte en el brazo armado para defender los intereses privados. Basta el ejemplo de Barillas y la empresa Hidro Santa Cruz para comprobar el nivel de corrupción y entreguismo existente.

No se debe olvidar que la empresa española TCB (termina de contenedores de Barcelona) esta vinculada con el proyecto del corredor interoceánico (canal seco), que impulsa el grupo de militares vinculados a Pérez Molina. No sería extraño que el cambio en el IGSS responda al plan de financiamiento que requieren ambos proyectos. Porqué con 5 mil quetzales de capital, la empresa no podría ni funcionar.

Hay que tener en cuenta que todo esto tiene una dudosa legalidad. Pero a pesar de ello, el plan marcha contra viento y marea. Luego decimos que la política es corrupta. Y no es cierto. Los corruptos tienen nombre y apellido. Y por ahora ocupan altos cargos en nuestro sistema político.

Tomado del Blog Reflexión www.ciidgt.org/boletin

Te gusto, quieres compartir