Competitividad y presos políticos: Barillas nuevamente en el ojo del huracán

ruben
Por: Gustavo Illescas/El Observador

La competitividad forma parte del discurso de la teología del mercado, en la que cualquier esfuerzo es válido para aprovechar los “recursos humanos, económicos y naturales con los que cuenta un país”.
El mensaje central es que con la competitividad cualquiera puede prosperar. No Todas y Todos, solo cualquiera que tenga soporte financiero de la banca mundial -ni vos ni yo- solo cualquiera que tenga grandes capitales para invertir a largo plazo en los valores más especulados del sistema.

En Guatemala desde aproximadamente 15 años se han revalorizado las materias brutas y primas para la exportación, sin que esto signifique romper con las relaciones internacionales de servidumbre neocolonial para Todas y Todos. Ya no vienen en carabelas, viajan en avión o a través de los portales de internet; el dinero ya no se mueve en costales, basta darle un click a la transferencia y listo.

Es más, como parte de la Agenda Nacional de Competitividad son los funcionarios de gobierno apadrinados por las cúpulas –no cualquiera- los que organizan las giras, lobbies, cabildeos y foros internacionales para ofrecer al país como una “plataforma logística” que posee el valor agregado de tener grandes reservas de oro, plata, petróleo, gas y ríos caudalosos para la construcción de hidroeléctricas, así como de tierras cultivables para la producción de agrocombustibles. Estos son los nuevos valores del paquete de leyes de competitividad que se están negociando en el Congreso para cualquiera en Guatemala, no para Todas y Todos.

La maldición de los recursos naturales le llaman los pueblos indígenas que sufren el 4to. Gran despojo desde la invasión española ¿acaso una frase fatalista que se opone a un nuevo reordenamiento territorial? Seguramente para cualquiera sí lo es. De hecho, cualquiera cree que defender los bienes naturales es el signo del “anti-desarrollo”, “ecologista radical”, “la personificación del chamuco”.

Pero Todas y Todos somos Barillas piensan lo contrario porque no quieren que una empresa cualquiera de capital español (Ecoener Hidralia), privatice sus cuencas hídricas. Por eso Todas y Todos son acusados de terroristas, instigadores del delito, de realizar actividades contra la seguridad interior de la nación.
Por ello no extraña que luego del viajecito de negocios que realizó el presidente, Gral. Otto Pérez Molina, recientemente a España para tranquilizar a los inversionistas y ofrecerles un “clima de negocios estable”, se agudice la represión; ya no a través de un Estado de Sitio como sucedió en mayo de 2012, porque competitivamente los costos económicos y políticos son altos para cualquiera que desea prosperar.
Por ello tampoco extraña que hoy 15 de marzo de 2013 a las 7:30 a.m., el luchador social Rubén Herrera, miembro de la Asamblea de Pueblos de Huehuetenango por la Defensa del Territorio (ADH), haya sido apresado en un operativo policial que lleva dedicatoria internacional para cualquiera. ¡Ahora Sí! Sentencia el slogan del partido de gobierno.

A diferencia de los competitivos, Rubén Herrera no es cualquiera, ha caminado junto a Todas y Todos quienes defendemos la red de la vida, el agua, tierra y bosques para los pueblos, no para las empresas.
¡Todas y Todos exigimos libertad al preso político Rubén Herrera!

Tomado CMI.

Te gusto, quieres compartir