Algo falta en el Continente

hugo-chavezCrosby Giron
La mañana del miércoles 6 de marzo de este año amaneció particularmente fría. Desde mi ventana el ruido de los primeros automotores infundía la cadencia de una nueva rutina de humo negro. En los diarios una nota hablaba de complicaciones respiratorias de Hugo Chávez, que hoy no necesita presentación.

Cuando leí que la infección respiratoria ocurría simultáneamente al tratamiento de quimioterapia pensé que el cuadro era muy grave. Se lo comenté a mi querida compañera y pronto nos invadió una sensación extraña. Horas más tarde Chávez nos precedía en el camino final, ese en el que todos andamos a tientas.

La noticia rodó por el mundo como infinitesimales piezas de luz. Inmediatamente se desató una parafernalia de comunicados y notas y demás. Hay algunas palabras que vale la pena reseñar:

Atilio Borón, el sociólogo argentino escribió:

“Este hombre extraordinario, que me honró con su entrañable amistad, ha partido para siempre. Pero nos dejó un legado inmenso, imborrable, y los pueblos de Nuestra América inspirados por su ejemplo seguirán transitando por la senda que conduce hacia nuestra segunda y definitiva independencia. Ocurrirá con él lo que con el Che: su muerte, lejos de borrarlo de la escena política agigantará su presencia y su gravitación en las luchas de nuestros pueblos. Por una de esas paradojas que la historia reserva sólo para los grandes, su muerte lo convierte en un personaje inmortal.”

El rebelde periodista español Pascual Serrano, apuntó:

“En la historia de Venezuela, de toda América Latina, y en el recuerdo de todos los hombres y mujeres del mundo que hayan buscado la verdad entre las tinieblas desinformativas de los grandes medios, Hugo Chávez quedará como el líder que mejoró como nadie las condiciones de vida de los venezolanos más desfavorecidos, que impulsó de un modo ya irreversible la unidad latinoamericana y que dio ánimos y esperanzas a la humanidad de que un mundo más justo, fuera del capitalismo, es posible. Por eso los venezolanos le seguían votando y su revolución seguirá adelante. Muchos españoles se habrán quedado sin saber todo eso. Ese es el crimen mediático del que la historia no nos absolverá.”

De parte del Gobierno cubano, se expresó:

“Con hondo y lacerante dolor, nuestro pueblo y el Gobierno Revolucionario han conocido del deceso del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y se aprestan a rendirle sentido y patriótico homenaje en su entrada en la Historia como Prócer de Nuestra América.”

Ahora hay que tomar entonces un poco de ese espíritu que el líder venezolano quiso infundir en estos años. Esa sería la mejor manera de que los venezolanos no caigan nuevamente en manos de la rapiña neoliberal. Y todos los latinoamericanos, naturalmente.

Te gusto, quieres compartir