Audiencia a riosmontistas


Por Miguel Ángel Albizures

La aceptación de los argumentos de los defensores caen.

Hoy la Corte de Constitucionalidad (CC) escuchará los argumentos de los defensores de Efraín Ríos Montt, que siguen empecinados en tergiversar el contenido de la Ley de Reconciliación Nacional, para lograr una amnistía general por los crímenes del pasado. Ya hasta funcionarios se han pronunciado negando que se haya cometido genocidio en Guatemala y sobre la no aplicación del principio de continuidad de los hechos en los casos de desaparición forzada.

Ayer se pronunciaron los veteranos militares rechazando las acusaciones de que se haya cometido genocidio y las de desaparición forzada, porque, según ellos “ese delito fue tipificado hasta 1995”. Ya antes lo había hecho la Fundación contra el Terrorismo, pues una y otra están dirigidas por los que sienten que el peso de la ley les caerá encima y buscan argumentos y presiones para que los magistrados de la Corte, con fallo que sería a todas luces fuera de derecho, les favorezca y con ello fomenten la impunidad y los crímenes se queden sin castigo.

Los magistrados, si se apegan a derecho, deben tomar en cuenta que hay emitidas tres sentencias en casos de desaparición y que el Punto Resolutivo 19-04 del Congreso de la República señala que existen 45 mil personas desaparecidas durante el conflicto armado y que su búsqueda y localización es de urgencia nacional. La misma CC ya se pronunció sobre la imprescriptibilidad del delito de desaparición forzada, en el caso Cusanero, de Chimaltenango; de El Jute, en Chiquimula; y el de Fernando García, por lo que la aceptación de los argumentos de los defensores caen.

Solo es de recordarle a los defensores lo que resolvió la Corte en casos anteriores: “El carácter permanente con que aparece tipificada la desaparición forzada en el Código Penal, se encuentra en consonancia con el contenido de la Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas, ratificada por Guatemala el 25 de febrero de 2000”.

Atrás del amparo que presentaron y por lo que les escuchará la Corte, vendrá otro, pues con ello logran atrasar el proceso. Como lo señalaron familiares de víctimas en la audiencia de la Corte Suprema: “Hablar de olvido es hablar de impunidad. Los guatemaltecos no esperamos vivir en Estado de Derecho si se aplica esta amnistía”.

Fuente: www.elperiodico.com.gt

Te gusto, quieres compartir