Traigan más balones de oro, que hay Messi de sobra

Una costumbre del fútbol europeo es regalarle la pelota del partido al autor de tres goles en un encuentro. En las últimas temporadas, Lionel Messi estaría en condiciones de abrir una tienda deportiva por su racha en la Liga de España, la Champions League y hasta por dos veces con la Selección Argentina. Claro que en esa hipotética vidriera tendría cuatro pelotas especiales: por cuarta vez consecutiva, el crack argentino se quedó con el Balón de Oro de la FIFA, el premio reservado al mejor jugador del año que acaba de terminar, en un logro inédito en la historia del premio.

Con un llamativo saco negro a lunares, el astro de Barcelona llegó al Palacio de Congresos de Zurich para su sexta gala seguida entre los ternados para el máximo premio. En 2007 quedó tercero detrás del brasileño Kaká y de Cristiano Ronaldo, en 2008 ya fue segundo sólo superado por el portugués, y a partir de 2009 encadenó su poker, con el trofeo en 2010, 2011 y ahora 2012. Esta vez venció de nuevo a Cristiano Ronaldo y a su compañero Andrés Iniesta, con lo que superó a grandes leyendas como los holandeses Johan Cruyff y Marco van Basten y el francés Michel Platini, quienes lo ganaron en tres oportunidades. Además, también formó parte del equipo ideal de la FIFA, en el que compartió delantera con Cristiano Ronaldo y el colombiano Radamel Falcao. En esa alineación también estuvieron sus compañeros en Barcelona Gerard Piqué, Dani Alves, Xavi Hernández e Iniesta.

A través de una votación de la que participaron los entrenadores, los capitanes y periodistas representantes de todos los países asociados a la FIFA, el rosarino se alzó con el 41,60 por ciento de los sufragios, lo siguió Ronaldo con 23,68 por ciento y cerró la terna Iniesta con 10,91 por ciento. “Es increíble ganar este premio por cuarta vez y encima seguidos. Es impresionante”, fue lo primero que dijo Messi tras recibir el trofeo de manos del ex defensor italiano Fabio Cannavaro, ganador del mismo premio en 2006. “Quiero agradecerles a mis compañeros del Barcelona, especialmente a Andrés. Es un orgullo estar al lado tuyo, entrenar y jugar con vos”, agregó en su discurso Messi, que tampoco se olvidó de nombrar a los integrantes “de la Selección Argentina” y a “los entrenadores y capitanes” que lo votaron.

Visiblemente emocionado, a pesar de que era considerado el gran favorito al premio luego de sus 91 goles en 2012, a Messi le costaba articular las palabras. “Estoy muy nervioso”, se sinceró el astro, que para cerrar su discurso le mandó un emotivo mensaje a sus seres queridos: “También les quiero agradecer a mi familia, a mis amigos y especialmente a mi mujer y a mi hijo, que es lo más lindo que me dio Dios”.

Messi viajó a la entrega del galardón acompañado por su padre Jorge y sus hermanos Rodrigo y Matías; el presidente de Barcelona, Sandro Rosell, y otros dirigentes de la institución catalana. Tras las palabras oficiales en la ceremonia, más tranquilo, el delantero argentino aclaró que nunca se acostumbra a ganar este tipo de premios, aunque valora más los logros de su equipo. “Son todos especiales. Es un premio importante. Lo pude ganar otra vez, por cuarta vez seguida, es increíble. Estoy feliz, muy contento. Uno cuando llega no piensa en que va a ganar, no te acostumbras”, indicó Messi. “Igual, como digo siempre, mido mis años por los títulos que se consiguen y por eso este año no fue el mejor de mi carrera”, sentenció, a pesar de los impresionantes registros goleadores que consiguió. Y, como en la ceremonia, se lo dedicó a su mujer Antonella y a su hijo Thiago. “Va para ellos, aunque Thiago todavía no se entere de nada”, señaló con una sonrisa.

Tomado de Página 12


Te gusto, quieres compartir