Rostros de la exclusión

Una serie de fotografías publicadas recientemente por Yves Marchant y Romain Meffre sobre Las ruinas de la ciudad de Detroit, en los Estados Unidos, otrora insignia de la industria del automóvil norteamericana y, por otra parte, de Michael Wolf sobre las fábricas de juguetes en China, ilustra un fenómeno que lejos de ser abstracto, se materializa en la vida de millones de obreras y obreros en todo el mundo.

Detroit, la ruina de la industria del automóvil

Según cuentan en su página Web, Yves Marchant y Romain Meffre comenzaron a colaborar en 2005 en un proyecto fotográfico sobre Detroit. Durante cinco años se dedicaron a retratar los restos de la ciudad que en los años 50 fue cuna de la industria del automóvil y uno de los principales centros de la economía norteamericana.

Son fotografías que muestran la decadencia de un imperio: empresas, oficinas, apartamentos, centros públicos o escuelas abandonadas. Son paisajes desolados, de edificios en ruinas, pero sobre todo son imágenes marcadas por la ausencia, por la desaparición de la clase obrera.

¿Dónde están ahora los miles y miles de trabajadores que ocupaban esas fábricas?

Su ausencia en esas fotografías no oculta un trágico destino: excluidos del mundo laboral, los trabajadores de Detroit, como en muchos otros lugares, son condenados a la miseria, la marginación y la exclusión social(1).

Fábricas chinas,
la nueva clase obrera

En contraste con la situación de Detroit, la serie de fotografías de Michael Wolf sobre las fábricas de juguetes chinas publicadas en su página Web Life in cities, muestra cómo son las nuevas grandes concentraciones de la clase obrera. Dentro de la colección “The real toy story”, Wolf incluye dos series de fotografías impresionantes.

Una incluye un conjunto de retratos de trabajadoras en sus puestos de trabajo en la cadena de montaje mientras miran a cámara. Pueden verse completa aquí: Factory worker’s portraits.

La otra serie, Factories, retrata el ambiente de las fábricas: largas cadenas de montaje, trabajadoras durmiendo bajo sus mesas de trabajo, el trabajo rutinario,… Son fotografías que ponen en evidencia la masificación de la producción industrial en China, que gracias a costes laborales bajísimos logran vender en los mercados de todo el mundo(2).

Son imágenes de la emergencia de la nueva clase obrera internacional.

Te gusto, quieres compartir