Violencia, espacios públicos y cultura del hip hop

Silvia Magalì Morales

10:30 AM. Escuela Urbana Mixta Gerardo Gordillo Barrios, suena la campana del recreo y la caseta de doña Ana se llena. Las pelotas van de un lado a otro mientras que los chicos de sexto A, aun no salen al recreo, motivo, todos castigados porque en la clase de la Seño Mili algunos niños se pelearon, ¿por qué? la refacción. Muchas veces la violencia inicia en la casa y se transmite a los diferentes espacios en donde se encuentra el niño, adolescente o joven con otras personas. Sin embargo los factores que violentaron a la familia, son varios abonados a la falta de oportunidades, una cultura machista la cual ha sido heredada.

La ODHAG clasifica la violencia como: psicológica, verbal, intrafamiliar, sexual, cotidiana y estructural. Lissette Gordillo de área de Cultura de Paz de la ODHAG, resalta que la violencia inicia en la cotidianidad, el molestar con los compañeros, ponerles apodos, discriminarlos por cualquier forma, ya sea racial, económica o cualquier otro tipo de discriminación; un grito a los amigos o a la familia, el reírte y ridiculizar a los demás. Todas esas acciones son violencia cotidiana, de las cuales muchas veces no se percatan, pero es una forma inicial de la violencia.

También esta la violencia estructural, la cual se da desde el Estado, violentando los derechos elementales de la humanidad. Con respecto a la población joven, no se crean verdaderas leyes que velen y resguarden la vida, los derechos y el bienestar de los jóvenes. Así mismo no se abren espacios recreativos y de formación para los jóvenes, ni se les brindan apoyo legal, integral y de defensoría. La juventud es victima directa de la desigualdad social, por lo mismo es que tanto victima como victimarios de la violencia, son jóvenes.

Creación de Espacios.

Diferentes organizaciones buscan prevenir la violencia. De diferentes formas y con diversos programas instituciones no gubernamentales crean planes para que los jóvenes encuentren espacios de expresión y de discusión, que puedan proponer acciones en el beneficio y cumplimiento de sus derechos. El pasado 21 de septiembre del presente año, dos mil jóvenes realizaron una cadena por la paz, desde la plaza Italia frente a la Municipalidad Capitalina, hasta el Palacio Nacional de la Cultura. Jóvenes miembros de 14 entidades de la sociedad civil y con estudiantes, formaron una cadena por toda la sexta avenida del Centro Histórico, con el fin de manifestarse y protestar contra la violencia.

Instituciones como Alianza Joven cuentan con un programa estructurado de prevención de violencia, con Centros de Alcance, CdeA, ubicados en 19 puntos focales de violencia. Villa Nueva, Mixco, el Limón zona 18, Escuintla, Santa Fe zona 13, Santa Catarina Pínula, entre otros lugares o zonas rojas, se encuentran los Centros de Alcance. Brindando espacios de aprendizaje, recreación y ocio a los niños, adolescentes y jóvenes de las diferentes comunidades.

El CdeA imparte cursos de Arte, Música, Computación, Deporte, Manualidades, Ingles, Refuerzo Escolar y diversas actividades culturales y recreativas, como pretexto para acercarse a los jóvenes y de esta forma involucrarlos en acciones positivas. La ODHAG también tiene diversos grupos de trabajo en áreas vulnerables o en riesgo de violencia. Estos talleres consisten en Derechos Humanos, Cultura de Paz, Prevención de Violencia, Transformación de Conflictos, Valores, Memoria Histórica, Organización y Liderazgo.

Así como busca los espacios en mesas de dialogo conformando redes con instituciones y grupos sociales que trabajan el tema de políticas públicas, para incidir a nivel político nacional. Des esta misma forma trabaja la PDH con Casa Joven, creando la Defensoría de la Juventud, debido a las necesidades de velar por los derechos de la juventud. Actualmente se tiene la Política de la Juventud, sin embargo no se tiene una Ley de la juventud, que vele por los derechos de este sector de la población.

Pero también algunas instituciones han tomado esta problemática como moda. Y lamentablemente el Estado también lo ha tomado de la misma manera, pues a los jóvenes se les toma como un objeto y no como sujeto. Se les dan herramientas para que se vuelvan críticos, pero no para que tomen acciones, indica Jeanie Herrera.

Cultura HH
La cultura Hip Hop, hh, es vital para el empoderamiento de la juventud en la actualidad, ya que esta cultura se da como la necesidad de expresar y denunciar, así lo afirma Lovel 2, cantante de la Bacteria Soundsystem Crew. Quien también a través de su música denuncia la problemática, y motiva a los jóvenes a que tomen acción, que se organicen y que sean los actores principales del cambio y de sus vidas, exigiendo sus derechos y proponiendo actividades y espacios de expresión.

“Ni uno más, ni una más, ya basta” así termina la obra musical de Hip Hop, que fusiona lo ancestral, el momento histórico del conflicto armado, con la realidad actual del país. El director de la Obra, Kame, también miembro de la agrupación nacional, Bacteria Soundsystem Crew, encuentra esto como un espacio de expresión y de denuncia. Para Kame, es importante promover espacios de desarrollo y eliminar la represión por parte del estado.

Caterin González y Brayan Córdova son los protagonistas de “La Danza de la Vida”, en donde cada uno cuenta la historia que les ha tocado vivir. Caterin vive las secuelas de un conflicto armado, en donde asesinaron a familiar, siempre han vivido en el silencio, sin embargo es una joven dispuesta a denunciar las cosas que vive. En la colonia donde reside conoce a Brayan, quien por su parte también ha vivido esa violencia, pues su hermano fue asesinado por los policías que “cuidan” el sector. La obra muestra como la juventud actual es discriminada, marginada y violentada, por vestir diferente o ser diferentes son criminalizados como delincuentes. Esta obra se presenta en otros departamentos del país.

El hip hop ha abierto muchas puertas de expresión a la juventud que vive principalmente en áreas marginales. Convirtiéndose en una opción de vida para los jóvenes, que muchas veces no encuentran oportunidades, ni de empelo, ni de ecuación. Como lo indica Lovel 2, “el hip hop ha nacido de los barrios marginales, como una necesidad, como una expresión y tratando de denunciar las manifestaciones de violencia contra la juventud”.

Esta obra que con el apoyo de CALDH, denuncia la criminalización al sector joven de la población guatemalteca, también denuncia una población pasiva y silenciosa, de una historia violenta y de una realidad represiva. “No por ser Diferentes tienen que matarnos, tenemos derecho a la Vida”, eslogan de la campaña y dialogo de la obra.

Te gusto, quieres compartir