Los nuevos Mayas desmienten la teoría del fin del Mundo

FERNANDO RAVSBERG Cuba
Tres sabios mayas llegaron a Cuba a encender uno de los últimos fuegos sagrados para despedir esta era y saludar la que nace el próximo 22 de diciembre. Lo hicieron en una playa de La Habana ante la presencia de cientos de cubanos que participaron con ofrendas para agradecer a la Madre Tierra, al Sol, al río y al mar.

María Faviana Cuchoy, Pedro Yac y Rosalina Tuyuc fueron los primeros mayas que encendieron un fuego sagrado en Cuba porque “es una fortuna tal vez venir a compartir aquí con los hermanos cubanos a través de esos conocimientos y valores que también ellos han irradiado para muchos pueblos en América y en otros continentes”, dijo a Público Rosalina, cuya familia fue masacrada en los años 80.

P: ¿Por qué se dice que ustedes son sabios mayas?
R: Bueno, así nos puso la gente, nosotros no somos los que nos ponemos esos títulos o categorías, simplemente nosotros somos hijos e hijas de la Madre Tierra y responsables también para poder cuidar todo el entorno que tenemos principalmente en estos tiempos de crisis, crisis de valores, crisis económica, crisis política, la crisis también del calentamiento global. En la Tierra todos somos corresponsables y los pueblos indígenas en mayor cantidad en todas partes del mundo hemos dicho que la tierra pertenece a los pueblos indígenas, pertenece a la humanidad y que por lo tanto necesitamos cuidarlo, protegerlo, no ponerlo todos los recursos para el mercado.

P: Se ha vulgarizado un poco internacionalmente el tema del año 2012, realmente, ¿qué es lo que anuncian los mayas?
R: Bueno, los abuelos mayas siempre tuvieron en manos el calendario maya y en este calendario maya se trabajó con el conteo del tiempo, a través de toda la astronomía, a través del movimiento también de la Tierra, el movimiento del Sol, de la Luna, de las estrellas. En base a esos movimientos los mayas pudieron contar miles y miles de años para adelante. Entonces, el conteo del tiempo comienza con un día, luego con 20 días, luego con un año.

“Tenemos que sentirnos privilegiados, un nuevo sol comenzará el 22 de diciembre.” El tiempo que vamos a finalizar el 21 de diciembre es una era de 400 años, y obviamente las personas actuales, ya no manejamos todo ese conteo, porque no vivimos 500 años o mil años, si viviéramos más años yo estoy segura de que manejaríamos todos los seres todo ese conteo. Pero los abuelos mayas iluminados a través de los distintos movimientos del universo pudieron descifrar esos tiempos.

Al finalizar esta etapa, vimos tantas cosas y somos testigos de muchas atrocidades, pero también de grandes valores que la vida y las, enseñanzas que vamos a adquirir. En ese nuevo tiempo vamos a comenzar, esperamos nuevos cambios, nuevas transformaciones por ejemplo, va a haber cambios políticos. Muchos gobiernos predijeron que en 20 años iba a haber cero pobreza y se equivocaron, muchos dijeron que las crisis no iban a afectar a los países bien desarrollados y afectó, que no iban a haber guerras y hubo guerras.
Creo que ahora en todo ese sistema que los mayas contaron y que estuvieron juntos, caminaron junto al tiempo solos, nosotros tenemos que sentirnos felices, orgullosos y privilegiados de poder observar la venida de un nuevo Sol, y este nuevo Sol exactamente comenzaría el 22 de diciembre.

P: ¿Por qué encender uno de los últimos fuegos sagrados en Cuba?
R: Bueno yo diría que son… tal vez son pasos escritos por los antepasados porque nosotros consideramos pues de que los tainos (indígenas cubanos) de aquí fueron los primeros, y bueno lamentablemente se desconoce su existencia. Sin embargo, yo estoy completamente segura de que nos queda un gran legado que nos dejaron en las plantas, en su utilización, en sus costumbres, en sus tierras. Yo creo que hay mucha conexión con el agua, mucha conexión con estas sagradas tierras.

“Lamentablemente, muchos pueblos indígenas fueron exterminados por las leyes y las políticas.”

Lamentablemente, muchos pueblos indígenas fueron exterminados por las leyes y por las políticas también y eso invisibilizó su existencia, al igual que nos pasa a nosotros los mayas en Guatemala. Nuestra sociedad dice, los mayas fueron, eran o estuvieron allí, pero no reconocen que nosotros somos parte de ese legado.

Tenemos y estamos todavía en el conteo del tiempo, por eso es una fortuna tal vez venir a compartir aquí con los hermanos cubanos a través de esos conocimientos y valores que también ellos han irradiado para muchos pueblos en América y en otros continentes.

P: ¿Qué valores, por ejemplo?

R: Los valores de la solidaridad, los valores de todos los aprendizajes en la educación, en la salud. Que sería la otra manera de ver el desarrollo, en muchos de nuestros países, para mi es impresionante ver que aquí el grado de preparación académico es muy alto. Si acaso en Guatemala, los pueblos indígenas tal vez hay un 4 o 5 % que acceden a la universidad. Allá si queremos entrar a un ciclo educativo tenemos que pagar, si no tenemos nos quedamos fuera.
P: ¿Pero ustedes tienen aquí a jóvenes estudiando?
R: Yo creo que eso es una enorme fortuna que tengamos gente nuestra aquí, aunque allá no se valora esos conocimientos que llevan, pero son grandes aprendizajes.
P: Muchas gracias.

Tomado de público.es

Te gusto, quieres compartir