Israel no debe albergar los campeonatos de la UEFA

Alí Abunimah
The Electronic Intifada

En medio de la destrucción generalizada y del horror de los 162 asesinatos, en su gran mayoría civiles desarmados, cometida por Israel en Gaza entre el 14 y el 22 de noviembre, la noticia de que también había destruido la sede del Comité Paralímpico Nacional de Palestina y otras infraestructuras deportivas en Gaza ha pasado casi desapercibida.

El 21 de noviembre, el sitio web oficial del Comité Paralímpico Internacional informó:
El lunes por la mañana (19 de noviembre) la oficina del Comité Paralímpico Palestino en Gaza fue sometida a un duro bombardeo que destruyó el edificio y las otras infraestructuras de la sede paralímpica de la nación.

El Estadio Palestino y las instalaciones deportivas sin barreras fueron completamente destruidos. Estas infraestructuras eran las utilizadas por los atletas que entrenaron para los Juegos Paraolímpicos de Londres 2012 y por otros deportistas con discapacidades que viven cerca de la Franja de Gaza.

Una portavoz del ejército israelí afirmó por Twitter, sin aportar prueba alguna de su testimonio, que tres días antes de que Israel bombardeara el edificio se habían lanzado desde allí algunos cohetes. Si así fuera, el ataque israelí no habría sido defensivo bajo ningún concepto, sino un castigo en revancha. Sin embargo, Israel no ha realizado ninguna declaración para intentar justificar la destrucción de la sede paralímpica y sistemáticamente escoge como blanco de ataque infraestructuras civiles.

Durante los ocho días de bombardeos, los ministros israelíes y otras figuras públicas afirmaron en numerosas declaraciones que la intención del ataque sobre Gaza era castigar a la población civil. El ministro del interior Eli Yishai, por ejemplo, afirmó que “el objetivo de la operación es hacer retroceder Gaza hasta la Edad Media”. La destrucción de comisarías de policía, edificios públicos, carreteras, puentes e instalaciones deportivas es una buena manera de conseguirlo.

La destrucción de las instalaciones deportivas palestinas causada por Israel, no por primera vez, y sus ataques deliberados a atletas, pone de manifiesto la urgencia de los llamamientos palestinos para que no se celebren importantes campeonatos internacionales en Israel.

Los palestinos solicitan la retirada de los campeonatos de la UEFA previstos en Israel en 2013 y 2015

En una carta fechada en junio dirigida a Michel Platini, presidente de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol, la UEFA, decenas de clubes, directores y jugadores de fútbol, junto a otras figuras del deporte palestino residentes en Gaza, instaban a la UEFA a “no recompensar a Israel por su violenta represión de los derechos de los palestinos”.
En octubre pasado, el futbolista y antiguo preso en lás cárceles de Israel Mahmud Sarsak solicitó a la UEFA la retirada de los Campeonatos Europeos sub-21 y femenino que prevén celebrarse en Israel 2013 y 2015 respectivamente.

En su carta, Sarsak afirmaba: “Israel trabaja sin descanso para reprimir el fútbol palestino, al igual que otras manifestaciones de la cultura palestina”, añadiendo que “no se comporta como un Estado normal en donde los ciudadanos pueden practicar deporte con libertad. En ese caso, ¿por que se le permite el honor de alojar el Campeonato sub-21 de la UEFA en 2013 y el femenino sub-19 en 2015?

Sarsak reprendió asimismo al presidente de la UEFA:

Platini ha afirmado cruelmente que el campeonato de 2013 sería “una hermosa celebración del fútbol que, una vez más, uniría a las personas”. Pero al permitir que Israel sea la sede del campeonato, la UEFA está legitimando la ocupación permanente, la opresión y las políticas de apartheid de Israel. El fútbol no puede tolerar la segregación o la opresión, por lo que no debe permitirse que campeonatos prestigiosos se celebren en Israel.

Hago un llamamiento a todos aquellos que se manifestaron en su día por mi liberación y la liberación de los palestinos en huelga de hambre, para que una vez más muestren su compromiso con la justicia y la igualdad insistiendo para que la UEFA traslade sus competiciones fuera de Israel.

Mientras Sarsak se sometía a la agotadora huelga de hambre de tres meses, este mismo año, que finalmente forzó a Israel a liberarle, obtuvo un apoyo significativo de figuras internacionales del fútbol y del deporte en general, así como de organismos como la Federación Internacional de futbolistas profesionales, FIFpro, y de figuras destacadas del fútbol, como Eric Cantona y Frédérick Kanouté, e incluso del actual presidente de la FIFA, Sepp Blatter.

La respuesta adecuada es un boicot deportivo Sarsak está en lo cierto. ¿Qué “Estado normal” bombardearía y destruiría la sede central y las instalaciones deportivas paraolímpicas de cualquier nación? Dada la escala de la destrucción y el hecho de que Israel insista en que todos sus ataques son “de precisión quirúrgica”, debemos suponer que esta destrucción de instalaciones deportivas fue deliberada.

Y dado el enorme número de palestinos que viven con discapacidades por efecto directo de la violencia israelí (decenas de miles a lo largo de los años), es evidente la importancia del desarrollo de infraestructuras paraolímpicas en Palestina.

Ahora, más que nunca, es tiempo de que Israel pague por estos crímenes y de redoblar los esfuerzos para que exigirle responsabilidades. El boicot deportivo, como parte de la campaña de boicot, desinversiones y sanciones (BDS) es una manera de hacerlo y nunca ha habido un momento tan adecuado para ponerlo en práctica como éste.

El presidente de la UEFA, Michel Platini, ha ignorado hasta ahora los ruegos y llamamientos de los atletas palestinos y de la sociedad civil palestina.
Hágale saber lo que piensa.

Alí Abunimah es confundador de The Electronic Intifada, and autor de One Country: A Bold-Proposal to End the Israeli-Palestinian Impasse .
Fuente: http://electronicintifada.net/blogs/ali-abunimah/after-destroying-paralympic-hq-and-stadium-gaza-israel-must-not-host-uefa?utm_source=EI+readers&utm_campaign=7832bd158e-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email

Te gusto, quieres compartir