Castigo colectivo israelí a Gaza

A dos meses de las elecciones legislativas israelíes, en el interregno electoral en EEUU, con intercambio de cohetes y artillería en los territorios sirios ocupados del Golán, la “extraña pareja” Netanhayu-Lieberman que gobierna Israel ha decidido un nuevo castigo colectivo contra la traumatizada población civil de Gaza por los periódicos ataques de las milicias islamistas con cohetes, en el repetitivo ciclo cotidiano de acciones y represalias mutuas sin sentido en Gaza. Hoy. quinto día de operaciones, se suman 22 muertos palestinos –siete de ellos niños- y tres israelíes.

El llamamiento a filas de 75.000 reservistas israelíes hace temer una invasión terrestre de Gaza, que multiplicaría los muertos y probablemente supondría una ruptura de las relaciones diplomáticas con el gobierno islamista egipcio. Publicamos una denuncia de varios reconocidos lingüistas sobre el tratamiento en la prensa occidental de esta nueva escalada de la tensión bélica en la zona y una carta de un miembro del kibutz Kfar Aza, vecino de Gaza.

Los medios de comunicación sobre Gaza: nosotros les acusamos

Una serie de reconocidos lingüistas, entre ellos Noam Chomsky, denuncian como han informado sobre el ataque israelí a Gaza los medios de comunicación. Hacen un llamamiento a los periodistas para que se nieguen a ser instrumentos de manipulación y a los ciudadanos a que se informen a través de los medios de comunicación independientes.

Mientras que en Europa y América del Norte el 11 de noviembre se conmemoraba a los caídos en las guerras pasadas y presentes, Israel atacaba civiles. El 12 de noviembre, cuando comenzaba una nueva semana, los lectores desayunaban con una riada de enternecedores artículos sobre la historia de los caídos en guerra. Sin embargo, poca o ninguna mención al hecho de que la mayoría de las víctimas en las guerras hoy en día son civiles. Tampoco hubo casi ninguna mención en la mañana del 12 de noviembre a los ataques militares israelíes contra Gaza, que continuaron durante todo el fin de semana. Así lo confirma un repaso superficial de la CBC de Canadá, The Globe and Mail, Gazette de Montreal, y el Toronto Star. Y lo mismo para el New York Times y la BBC.

Según el informe del domingo 11 de noviembre del Centro Palestino para los Derechos Humanos (CPDH), cinco civiles palestinos, incluyendo tres niños, fueron asesinados en la Franja de Gaza en las últimas 72 horas, además de dos miembros de la seguridad palestinas. Cuatro de las muertes se produjeron como resultado de disparos de artillería contra jóvenes que jugaban al fútbol. Por otra parte, 52 civiles resultaron heridos, de los cuales seis eran mujeres y 12 eran niños. (Desde que comenzamos a redactar este texto, el número de palestinos muertos ha aumentado y sigue aumentando).

Los artículos que si informan sobre los asesinatos suelen abrumadoramente centrarse en el asesinato de personal de seguridad palestino. Por ejemplo, un artículo de Associated Press publicado en la sección de internacional de la CBC el 13 de noviembre, titulado “Israel estudia la reanudación de asesinatos selectivos de militantes de Gaza”, no menciona para nada las muertes y lesiones de civiles. Describe los asesinatos como “asesinatos selectivos”. El hecho de que las víctimas hayan sido en su inmensa mayoría civiles demuestra hasta que punto Israel no está tan ocupado en “asesinatos selectivos”, como en “asesinatos colectivos”, es decir, una vez más violando el derecho internacional con castigos colectivos. Otro artículo de AP en las noticias de CBC del 12 de noviembre lleva por título “El lanzamiento de cohetes desde Gaza aumenta la presión sobre el gobierno de Israel”. Está ilustrado con una foto de una mujer israelí contemplando un agujero en el techo de su sala de estar. Una vez más, ni imágenes ni mención alguna a las numerosas victimas ensangrentadas o cadáveres de Gaza. En la misma línea, un titular de la BBC del 12 de noviembre titula: “Israel golpeado por una nueva oleada de cohetes desde Gaza”. Los principales diarios europeos son de la misma tónica.

Las noticias se centran mayoritariamente en los cohetes que han sido disparados desde Gaza, ninguno de los cuales ha causado pérdidas de vidas humanas [si habían causado tres victimas mortales al cerrar esta edición de SP- NdT]. Lo que no está en el foco son los continuos bombardeos sobre Gaza, que han causado numerosas víctimas graves y mortales. No hace falta ser un experto científico en los medios para entender que nos enfrentamos en el mejor de los casos a informes de mala calidad y sesgados, y en el peor, a una manipulación deliberadamente deshonesta de los lectores.

Además, los artículos que hacen mención a las bajas palestinas en Gaza informan consistentemente que las operaciones israelíes son una respuesta a los cohetes lanzados desde Gaza y las heridas sufridas por los soldados israelíes. Sin embargo, la cronología de los recientes acontecimientos se remonta al 5 de noviembre, cuando un inocente joven de 20 años, al parecer mentalmente incapacitado, de nombre Ahmad al-Nabaheen, recibió un disparo cuando deambulaba cerca de la frontera. Los médicos tuvieron que esperar seis horas para poder recogerlo y sospechan que pudo haber muerto a causa de este retraso. Más tarde, el 8 de noviembre, un niño de 13 años fue muerto jugando al fútbol delante de su casa por los disparos del ejercito israelí, que había entrado en territorio de Gaza con tanques y helicópteros. La heridas sufridas por cuatro soldados israelíes en la frontera el 10 de noviembre ya son parte de una cadena de acontecimientos, en los que población civil de Gaza había muerto, y no el hecho desencadenante de las represalias israelíes.

Nosotros, los firmantes, hemos vuelto hace poco de una visita a la Franja de Gaza. Algunos seguimos en contacto con palestinos que viven en Gaza a través de las redes sociales. Durante dos noches seguidas el sobrevuelo continuo de aviones no tripulados, F16, y los bombardeos indiscriminados de diversos objetivos dentro de la franja de Gaza, densamente poblada, han impedido dormir a los palestinos en Gaza. El objetivo de todo ello es claramente aterrorizar a la población, con éxito, como se puede ver a partir de los informes de nuestros amigos. Si no fuera por las notas en Facebook, no seríamos conscientes del grado de terror que sienten los civiles palestinos en Gaza. Lo que no deja de ser un contraste con la conciencia mundial existente sobre el shock y el terror que sufren los ciudadanos israelíes.

Un extracto de un informe de un médico canadiense, que se encontraba en Gaza y ayudó en emergencias en el hospital de Shifa durante el fin de semana, cuenta: “los heridos eran civiles con heridas penetrantes múltiples de metralla: lesiones cerebrales, lesiones de cuello, hemo-pneumo tórax, taponamiento pericárdico, rotura esplénica, perforaciones intestinales, miembros desgarrados, amputaciones traumáticas. Todo esto, sin monitores, pocos estetoscopios, una máquina de ultrasonido. …. Muchas personas con lesiones vitales graves pero no mortales fueron enviadas a casa para ser re-evaluado por la mañana debido a la gran cantidad de bajas. Las heridas de metralla penetrantes eran espeluznante. Pequeñas heridas con lesiones internas masivas. … Había muy poca morfina para la analgesia”.

Al parecer, este tipo de escenas no son noticia para el New York Times, el CBC, o la BBC.

Los prejuicios y la deshonestidad no son nada nuevo cuando se trata de la opresión de los palestinos en los medios occidentales y se ha documentado ampliamente. Sin embargo, Israel continúa sus crímenes contra la humanidad con la aquiescencia y el apoyo financiero, militar y moral de nuestros gobiernos, el de Estados Unidos, Canadá y la UE. Netanyahu quiere obtener el apoyo diplomático de Occidente para nuevas operaciones en Gaza: nos preocupa que otra operación “Plomo Fundido” pueda estar en el horizonte. De hecho, acontecimientos muy recientes están confirmando que esa escalada ya ha comenzado, y hoy el recuento de muertos aumenta. La falta de indignación pública generalizada ante estos delitos es una consecuencia directa de la forma sistemática en que los hechos son informados y / o de la forma sesgada en la que estos crímenes son narrados.

Queremos expresar nuestra indignación por la cobertura de estos actos reprobables en los principal medios de comunicación. Hacemos un llamamiento a los periodistas de todo el mundo que trabajan para los grandes medios de comunicación a negarse a ser instrumentos de esta política sistemática de encubrimiento. Hacemos un llamamiento a los ciudadanos a informarse a través de los medios de comunicación independientes, y dar voz a su conciencia por todos los medios que puedan.

Hagit Borer, lingüista, Queen Mary University of London (Reino Unido); Antoine Bustros, compositor y escritor, Montreal (Canadá); Noam Chomsky, lingüista, Massachussetts Institute of Technology, EE.UU.; David Heap, lingüista de la Universidad de Western Ontario (Canadá); Stephanie Kelly, lingüista de la Universidad de Western Ontario (Canadá); Máire Noonan, lingüista de la Universidad McGill (Canadá); Philippe Prévost, lingüista de la Universidad de Tours (Francia); Verena Stresing, bioquímico de la Universidad de Nantes (Francia); Laurie Tuller, lingüista de la Universidad de Tours (Francia).

Israel: “no me defiendan, por favor, así no”

Michal Vasser

Lo primero que quiero decir es: por favor, no me defiendan. No así.

Estoy sentado en mi bunker de seguridad en el kibutz Kfar Aza y escucho fuera los bombardeos de una guerra sin cuartel. Ya no soy capaz de distinguir entre “nuestros” bombardeos y “sus” bombardeos. La verdad es que los niños del kibutz son capaces de hacerlo mejor que yo, ya que su “oído musical” se ha desarrollado desde la más tierna infancia, y son capaces de diferenciar entre un proyectil de artillería y un misil disparado desde un helicóptero y entre una bomba de mortero y un cohete Qassam. Bien por ellos.

¿Es esto a lo que se refieren con “defender nuestro hogar”? No lo entiendo: ¿todos nuestros líderes dormían durante sus clases de historia? O ¿tal vez han estudiado con los programas escolares del Mapai (Partido Laborista) o del actual ministro de educación, Gideon Sa´ar (a mi pesar, la diferencia no es tan grande), y han interpretado erróneamente el verbo “defender”? ¿Defender el bienestar de los ciudadanos significa una guerra de Armagedón cada pocos años? ¿Ningún político ha escuchado nunca la expresión “planificación a largo plazo”?

Si quieren defenderme, por favor: no envíe las Fuerzas de Defensa de Israel por nosotros con el fin de “ganar”. Empiecen a pensar en el largo plazo y no sólo las próximas elecciones. Traten de negociar hasta que salga el humo blanco por la chimenea. Tiendan la mano al presidente palestino Mahmoud Abbas. Pongan fin a los “asesinatos selectivos” y miren también a los ojos de los civiles del otro lado.

Sé que la mayoría de los lectores me acusaran de ser un “blando”. Pero yo soy el que está aquí sentado mientras las bombas de mortero caen en mi patio, no Sa’ar no el primer Ministro Benjamin Netanyahu, ni la diputada laborista Shelly Yacimovich ni tampoco Yair Lapid , jefe del partido Yesh Atid. Soy yo el que ha elegido criar a sus hijos aquí, aunque tenía y todavía tengo otras opciones.

Es posible que me acusan de poco sionista, es posible que me acusan de flojo y de débil mental, pero es imposible que me acusan de hipócrita. Mis hijos han servido en unidades de combate, además de su “año de servicio” voluntario al país. Vivimos aquí y nos encanta este país.

Nuestra guerra es una guerra por el color del Estado, no de sus fronteras. Por su carácter democrático y por la dignidad humana. Por la cordura. Así que, por favor, dejen de matar civiles en el otro lado de la cerca para defenderme.

Si están interesado en detener las acciones hostiles desde el otro lado: abran tus oídos y empiecen a escuchar. Si les importamos, por favor, dejen de defendernos con misiles , “asesinatos selectivos” y “medios aeronáuticos”. En vez de lanzar la Operación Pilar de Defensa, embárquense en la Operación Esperanza para el Futuro. Es más complicado, requiere más paciencia y es menos popular. Pero es la única salida.

Haarezt, 15 de noviembre 2012

Te gusto, quieres compartir