¿Volver al pasado?

Por Mario Rodríguez

Cuatro muertos y 29 heridos, según datos del Procurador de los Derechos Humanos. Ninguno de ellos es policía, según el reporte de De León. Otros medios de prensa dicen que hay helicópteros del ejército sobrevolando la zona, mientras efectivos antidisturbios se encuentran en el cruce de cuatro caminos. Todo inicio cuando pobladores provenientes de varios departamentos interrumpierón el tráfico en la carretera interamericana para protestar contra las políticas del gobierno. La reacción de las fuerzas de seguridad fue desproporcionada.

¿Volvimos al pasado?

Aplican la misma estrategia que conocen, criminalizar la protesta, asesinar sin contemplaciones, aplicar la mano dura contra quién se opongan a sus planes. Imponer sus visiones, recurrir a la fuerza antes que a los argumentos y a la negociación, es una forma de gobernar que ellos aplicaron antes y lo siguen haciendo ahora.

Una protesta justa y legítima no se resuelve de esa manera. El desalojo violento se ha convertido en una práctica común dentro de está administración. Y cuando un gobierno recurre a la violencia para imponer el orden, sólo muestra lo débil y desgastado que se encuentra.

La indignación crece y se extiende, dejando de ser una protesta sectorial, para convertirse cada vez más en una protesta nacional. Y eso porque las expectativas que creo el nuevo gobierno en una parte importante de la población se han desvanecido. Pérez Molina ha sido incapaz de conducir acertadamente el rumbo de la política.

En estos pocos meses de gestión, Pérez Molina se ha empeñado en acaparar titulares, crear temas globos que no resuelven nada y se desinflan pronto, sin dar solución a los verdaderos problemas de la gente. Sin pena ni gloria este gobierno se consume entre la corrupción rampante que flamea desde lo más alto de sus funcionarios, hasta el entreguismo a favor de los ricos y las transnacionales.

Una muestra más del desprecio que este gobierno tiene sobre las demandas de la gente, son los hechos acontecidos hoy, en donde se protestaba contra la pretensión de la empresa eléctrica de procesar a los líderes comunitarios que se oponen al alza de las tarifas, la protesta contra la imposición de la carrera magisterial y el entreguismo de los recursos naturales que muestra Pérez Molina.

Es inaceptable más muertes por protestas legitimas y justas.

 

 

Te gusto, quieres compartir