Ayuda mutua y esfuerzo propio en la construcción de viviendas con sustentabilidad integral

Omar Marroquín Pacheco

El concepto de una vivienda digna debe de atender diferentes aspectos: diseño, ubicación, el ser saludables (en términos de sanidad, ventilación, iluminación, espacio), tener áreas diferenciadas y estructurales en cuanto a su construcción y un elemento innovador en Guatemala, que la misma vivienda genera los servicios de infraestructura básica.

Por ayuda mutua se entiende el aporte de mano de obra d los interesados, trabajando colectivamente organizados por grupos, donde se emplea mano de obra especializada que definitivamente se tiene que contratar, pero estrictamente lo necesario (tareas de especialización).

La Ayuda mutua y el esfuerzo propio se constituye casi en la única vía posible de acceso a una vivienda decorosa para los segmentos más desfavorecidos de población regularmente empobrecida.

La ayuda mutua es en primer lugar un recurso económico, pero no es solo ni principalmente eso, la presencia de los beneficiarios en la obra, refuerza las posibilidades de gestión, desarrollando el espíritu colectivo y el sentimiento de pertenencia.

Esta forma de participación colectiva, tiene profundas repercusiones sociales por el hecho de que sean las propias familias (con el apoyo técnico correspondiente) quienes levanten las viviendas con sus propias manos, eso genera cohesión muy importante en el colectivo y al mismo tiempo genera valores de solidaridad, unión y esfuerzo conjunto.

Es importante mencionar la autogestión íntimamente ligada con la organización, esta es una herramienta que permite el uso más adecuado de los recursos, el hecho de que el mismo grupo tome las decisiones, refuerza el concepto de pertenencia y el compromiso del grupo con el proyecto que se esté desarrollando.

Por medio de la autogestión lo que se persigue es bajar los costos de construcción, teniendo como resultado una vivienda más barata, en un aproximado de un 30%, ya que se eliminan los costos de intermediación, lo que permite que una franja más amplia de las familias pueda transformar su calidad de vida.

La vivienda se debe de concebir como un bien social y no como mercancía.  En la ayuda mutua, se da la organización grupal voluntaria, con el fin de satisfacer necesidades comunes recíprocamente, en pro de la resolución de aquellos problemas que afectan a la colectividad, como lo es la vivienda digna, que llene los estándares mínimos de habitabilidad.

El esfuerzo propio de construcción en grupo, en donde todos los vecinos de una comunidad unen sus esfuerzos ayudando a la construcción de una vivienda, recibiendo a cambio una ayuda reciproca en la construcción de la suya, logrando de esa manera una mayor eficiencia técnica, económica y social.  Este sistema no es nuevo en Guatemala, se ha aplicado hace más de 50 años, en varios proyectos: Colonia Centroamérica,  Las Victorias, Los Proyectos 4-3, 4-4, 4-10 etc.

La comunidad aporta la mano de obra no calificada y realiza acciones bajo la supervisión calificada de profesionales de la construcción.  La ayuda mutua y el esfuerzo propio no se puede aplicar como una receta de cocina, definitivamente no pretende ser una regla general, más bien se deben estudiar las distintas economías, capacidades y posibilidades, este es un sistema complementario, no se sustitución.  Más se persigue romper esquemas, es decir abrir el pensamiento y acción hacia otras posibilidades.

El problema de vivienda no se podrá solucionar sin la participación social en su conjunto.  La construcción de vivienda con la incorporación de nuevas tecnologías, es una parte de la problemática, se tiene solucionado lo técnico por medio de una arquitectura adecuada, pero por ser un problema social, la vivienda con sustentabilidad integral pretende también aumentar el ingreso de los habitantes de las lotificaciones que desarrolle por medio del aumento del ingreso, alimentación adecuada y educación.

La vivienda con sustentabilidad integral  se concibe como una parte circunstancial total, viéndola integralmente la vivienda con sus servicios generados por la vivienda misma, se piensa como una mercancía insuficiente, costosa, aislada de las típicas maniombras especulativas como típicamente tiende a serlo.

1 respuesta for “Ayuda mutua y esfuerzo propio en la construcción de viviendas con sustentabilidad integral”

  1. Gustavo A. Abril says:

    Me acordé de lo que me contaba mi padre sobre la construcción de “los proyectos” y la colonia “Centro américa” Muy buen articulo, Omar!!!

Deja una respuesta

anuncios google

Publicidad

Log in