Hasta pronto Pep

Cuatro temporadas han sido suficientes para obtener la mayor cantidad de trofeos en la historia del club. Sus números avalan todo lo hecho: 3 ligas, 2 champions, 2 mundiales de clubs, 2 copas del rey, 3 supercopas de España y 2 de Europa. Pep Guardiola tuvo un promedio de 72.4% de victorias, y solamente perdió un 8.5%. Tuvo un 2.5 goles por partido.

Los números son muy superiores a los que estableció Johan Cruyff, el padre del ‘Dream Team’, en las ocho temporadas que se sentó en el Camp Nou. Ni Rijkaard ni Michels ni tampoco Van Gaal, los que le siguen en la tabla de honor, obtuvieron algo parecido. A Pep le han bastado cuatro años para colarse en lo más alto de todos los podios. Cada vez que se busque un precedente o un récord su nombre aparece indefectiblemente.

Su patrimonio incluye más méritos. El acierto en la elección de un sistema (4-3-3) y la recuperación y aplicación de una variante (3-4-3) que llevó de nuevo al Estadi aquel vértigo ofensivo de principios de los 90. Una obra maestra imposible sin la decidida apuesta por cracks como Pedro o Busquets, sin la confianza ciega en una columna de casa formada por Valdés, Xavi, Iniesta y Messi, al que dirigió con infinidad de goles a la gloria futbolística, y sin el excelente concierto de fichajes como Piqué, Villa, Alves o Mascherano, hoy curiosamente uno de los mejores centrales del mundo.

Una inversión en refuerzos de 349,5 millones de euros que supone menos de la mitad de los 700 que el Real Madrid ha utilizado para una Copa y una Liga. Y es que La Masia ha tenido mucho que ver. Pep ha cerrado su etapa con casi 7 canteranos por partido.

 

Te gusto, quieres compartir