Reporte Especial 301: Neocolonialismo vía propiedad intelectual

alt1040

La USTR, el mejor amigo del lobbying, ha publicado su edición 2012 del controvertido Reporte Especial 301:una lista negra de países, que en la opinión de Estados Unidos, fallan en implementar las absurdas y abusivas demandas de Hollywood y las grandes farmacéuticas y no han hecho lo suficiente para endurecer las leyes de propiedad intelectual y armonizarlas con su legislación.

Este año, los países en la lista de vigilancia prioritaria son: Algeria, Argentina, Canadá, Chile, China, India, Indonesia, Israel, Pakistán, Rusia, Thailandia, Ukrania y Venezuela.

Los países en la lista de vigilancia: Belarusia, Bolivia, Brasil, Brunei, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Egipto, Finlandia, Grecia, Guatemala, Italia, Jamaica, Kuwait, Líbano, México, Noruega, Perú, Filipinas, Rumania, Turquía, Turkmenistán, Uzbekistán y Vietnam.

El Reporte 301 considera como desarrollos positivos en materia de propiedad intelectual la controvertida e ilegítima Ley Sinde en España, así como la firma de los tratados de libre comercio con Corea del Sur y Colombia. Estos últimos, por cierto, firmados en medio de fuertes protestas que resultaron en movilizaciones de protesta en Corea del Sur y un movimiento de resistencia al maximalismo de las leyes de propiedad intelectual en Colombia, y el cual afortunadamente crece y se organiza cada día más.

Es decir, todo aquello que los ciudadanos de España, Colombia y Córea del Sur consideran abusivo e ilegítimo, es un logro para la USTR.

La USTR demuestra una falta de tacto y contacto con la realidad sin precedentes en su cada vez más ridículo Reporte 301. En cuanto a el ACTA, el reporte afirma que los países negociadores que ya firmaron están actualmente realizando los procedimientos necesarios para implementar el tratado. La realidad, sin embargo, es que la oposición en la red, las calles y los recintos legislativos — incluyendo los de Estados Unidos — en contra de ACTA crece cada día más y su futuro es más que incierto gracias a la fuerte resistencia que existe dentro del Parlamento Europeo.

Por otro lado, no tengo idea cual es el logro en cuanto a TPPA para la USTR, ya que incluso en Estados Unidos el Senador Ron Wyden ha pedido se deje a un lado la innecesaria opacidad en torno a su negociación. La atención al tratado crece cada día más, así como la acción académica y legislativa en torno a sus negociaciones,lo cual seguramente dará mucho de que hablar esta semana cuando inicie la nueva ronda de negociaciones en Dallas, Texas.

Por supuesto el Reporte 301, considera como acciones positivas la negociación de estos dos tratados, ambos envueltos en un halo secretismo y opacidad que solo ha provocado que la USTR se vuelva en un burla, al exponerse una sombra de Hollywood: un títere controlado por los monopolios del entretenimiento.

El Reporte 301 es un simple mecanismo de bullying, nada más. La USTR es un vil troll legislativo, sin argumentos pero que abusa de su poder para presionar a economías más pequeñas y poco soberanas como México y Colombia. A la USTR le tiene muy sin cuidado el raro ejercicio democrático que ACTA tuvo en México y en el cual el Senado decidió que este tratado no era conveniente para el país:

Los Estados Unidos esperán que México firme, ratifique e implemente el ACTA, que México negoció.

La opinión y voluntad de los ciudadanos mexicanos, a la USTR, le tiene sin cuidado y lo cual es digno de atención, debido a que esto no se acaba con ACTA y la entrada de México al grupo de negociador de TPPA, es muy factible.

Países que más o menos se mantienen al margen de la influencia política de Estados Unidos, como Venezuela y Argentina también se encuentran en el reporte. Otros como Chile y Perú, y quienes se encuentran negociando TPPA, sin embargo, ahí se encuentran. La formulación de los criterios son una caja negra a la cual solo tienen acceso e influencia los grandes lobbies y ONGs que son invitadas para no quedar tan mal,pero que influyen poco o nada en los resultados del Reporte 301.

Ya se ha explicado antes la naturaleza estilo catapulta de las leyes de propiedad intelectual. Cada ley, cada tratado, cada acuerdo sirve como incentivo para incrementar la protección y la vigilancia. Siempre es más nunca menos. Prueba de esto es el caso de Colombia: a pesar de que el país latinoamericano aprobó recientemente la Ley LLeritas, como parte de las demandas para cerrar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, aún así la USTR mantiene a Colombia en su lista de bullying.

Los legisladores que se niegan a entender las implicaciones de la propiedad intelectual para la gobernabilidad y la soberanía de economías emergentes, ricas en cultura y conocimiento, simplemente contribuyen a alimentar a una bestia insaciable. No estoy segura que este sea el trabajo para el cual han sido electos los legisladores…

Sin el más mínimo interés de guardar las apariencias, el lenguaje del Reporte 301 es idéntico a la de los lobbies de la industria. Y es que el Reporte 301 es la prueba anual del estado de descomposición y captura regulatoria en la cual se encuentra este debilitado régimen legal, y el cual, es imposible de implementar en su forma actual en un mundo donde existe algo llamado internet.

“Piratería Digital” La sección dedicada a “Piratería a través del Internet y Piratería Digital” del reporte 301 nos da unas pistas de las batallas que vienen. El desolador panorama incluye la lucha contra dispositivos móviles y tabletas, es decir, el mercado más vibrante para la distribución de bienes digitales:

La retransmisión no autorizada de eventos deportivos en vivo a través del internet continúa siendo un gran problema par amuchos socios comerciales, particularmente China, y los “sitios de enlaces” amplifican el problema. En adición a esto, la piratería utilizando nuevas tecnologías es un problema emergente internacionalmente. Las industrias del copyright de EUA reportan problemas crecientes de piratería utilizando teléfonos tabletas, flash-drives, y otras tecnologías móviles. En algunos países, estos dispositivos son pre-cargados con contenido ilegal antes de ser vendidos. En adición a la piratería de música y películas, la piratería de **tonos, apps, juegos y libros escaneados esta sucediendo. Nuevas plataformas incluyen la creación de sitios “híbridos” que ofrecen bienes falsificados y bienes protegidos con copyright pirateados, en un esfuerzo por crear una one-stop-shop para los usuarios que buscan bienes baratos y contenido gratis.

Lo que vemos aquí es que la retórica de Hollywood ha capturado por completo a la USTR, quienes prácticamente condenan todo: la copia, la distribución de bienes y los dispositivos que lo hacen posible. Todo. Lo único que me viene a la mente es la ponencia de Cory Doctorow acerca de que las Guerras de Copyright son solo el principio de lo que está por venir.

La USTR afirma que trabajará con países como México, Chile y Colombia para que endurezcan sus leyes de aplicación y vigilancia de propiedad intelectual en el entorno digital. Qué descaro. La sección de “Esfuerzos para construir capacidades”, afirma que la USTR entrena jueces, oficiales, policías y agentes de migración, legisladores y titulares de derechos para “construír un sistema global más eficiente de protección y vigilancia de la propiedad intelectual”, así como también “colabora con el sector privado para realizar campañas acerca de los peligros de los bienes falsificados y el valor de la propiedad intelectual para las economías”. Sin comentarios.

El grupo de investigación de piratería del Social Science Research Council ha descrito al Reporte 301 como una poderosa arma y a la USTR como una organización nada transparente. La combinación de poder y opacidad simplemente no es sostenible para una sociedad con ciertas expectativas democráticas y que ya esta harta de la red de colusión entre gobierno y empresas que mantiene vivo al salvajismo neoliberal.

El capítulo dedicado a la USTR de “Piratería de Medios en Economías Emergentes” PDF, señala:

Es imposible soslayar la importancia de la USTR en el proceso de “shopping” de foros y de escalar el nivel de las normas internacionales. Los informes anuales llamados Reporte Especial 301 de la USTR cumplen el papel del palo en el enfoque “zanahoria y garrote” utilizado por Estados Unidos en la política internacional de PI. Estos informes evalúan el cumplimiento que hacen los países de las normas de control de la PI, tanto las que existen en los tratados como las que Estados Unidos quisiera que adopten. Comunican recomendaciones de cambios en las leyes nacionales y señalan las condiciones necesarias para que Estados Unidos adhiera a acuerdos internacionales, como la OMC. Amenazan a los países con incluirlos en la “Lista de vigilancia” o “Lista de vigilancia prioritaria” y los recompensan retirándolos de allí. Señalan, además, la intención de Estados Unidos de decidir sanciones u otras medidas cuando las demandas no son satisfechas.

El Reporte 301 de la USTR no refleja ni la realidad ni las normas sociales, es pura propaganda barata con un solo un objetivo: la protección de los monopolios intelectuales.

Desgraciadamente no hay mucho que hacer mientras la USTR marque la pauta a través de presiones de este tipo. Sí los países a los que Estados Unidos oprime comercialmente por medio de tratados no reclaman su poder para decidir sus propias leyes de acuerdo a sus necesidades y contexto social, cultural y economómico, los sistemas legales se seguirán deteriorando y las leyes de propiedad intelectual continuarán convirtiéndose en leyes de represión que fomentan la corrupción institucional, los monopolios y el abuso de los derechos humanos para proteger anti-mercados culturales que funcionan como mecanismos neocolonialización.

Lo único bueno de todo esto, es que hoy como todos los días y gracias al Reporte 301, el régimen de propiedad intelectual es un poco más ilegítimo. Y sin legitimidad, la ley no es nada.

Fuente: http://alt1040.com/2012/05/reporte-especial-301-neocolonialismo-via-propiedad-intelectual

Te gusto, quieres compartir