La visión que el congreso de la república debería de tener sobre la problemática ambiental

Omar Marroquín Pacheco

El uso racional e integral de los recursos naturales de Guatemala, podrían permitir el mejoramiento sustancial de la calidad de vida de la población guatemalteca, en el corto plazo.  Si no se hace, permanecerán las amenazas a la estabilidad política y social, poniendo en peligro los procesos democráticos del país.

El Congreso Nacional debiera abordar la problemática ambiental con visión política, evaluando las implicaciones de la misma, enfocando los aspectos éticos, jurídicos, políticos y humanos.

El Congreso debería de contar con un marco global que oriente los debates en lo relativo a la problemática ambiental, en la búsqueda de consensos, unificación de criterios, identificación de posturas comunes y la implementación de acciones específicas.

En materia ambiental, el Congreso debe legislar a favor del aprovechamiento de los beneficios económicos de la biodiversidad del país, velar porque los tratados que se suscriban sobre conservación de biodiversidad, se garanticen explícitamente que los beneficios del uso del potencial genético con fines científicos, comerciales o de otra índole, sean recibidos directamente por la población de Guatemala.

Velar porque los tratados que se suscriban prevean, sin condiciones restrictivas, los recursos suficientes y necesarios para la administración de las áreas protegidas, áreas de reserva u otra modalidad bajo la que se asuma la protección de la biodiversidad.

 

Está suficientemente demostrado que no es posible que la población alcance salud integral en un ambiente desequilibrado y sujeto a la degradación.  La salud de la población debe de considerarse como la meta del desarrollo social; la salud constituye el bien más preciado del hombre y la mujer y, además un requisito para la realización de cualquier otra tarea que tenga como fin último el bienestar humano.

Desde el punto de vista político, para Guatemala es de suma importancia reducir la dependencia tecnológica y al  mismo tiempo acceder a mejor forma de información y posibilitar la capacidad de desarrollar recursos humanos.

El Congreso de la República debe formular una política nacional sobre educación, ciencia y tecnología, que permitan en el corto plazo, el desarrollo de tecnologías apropiadas, el establecimiento de nuevas redes de comunicación ambiental, el fortalecimiento de la investigación, crear una red regional para la formación de recursos humanos, que demanda el desarrollo sostenible.

 

 

Te gusto, quieres compartir