Apoyen las celebraciones de navidad como agentes de cambio

La Red de Agentes de Cambio Guatemala realizó el 1 de diciembre una carta para las familias guatemaltecas, cuyo objetivo fue hacerlos pensar por un momento el significado de estas fiestas. Ya que muchos y muchas no pueden desear una feliz navidad, no porque no quieran, sino porque les es imposible. Además tratar de aclarar ¿Por qué en la actualidad es tan difícil hacer pensamiento crítico?[1]

Es imposible desear una feliz navidad cuando el país es mucho más inseguro y el futuro cercano es incierto. Además no es posible cuando hay más personas sin trabajo y más publicidad para oprimir en su pensamiento que no podrán comprar nada a su familia. Y sus vidas están entre el dinero y la vida.

 

Estas fechas deben ser especiales y no por sus superficiales ofertas, sino porque es necesario mirar dentro de nosotros y nosotras para meditar sobre la vida personal y cómo vamos en el rumbo de la Humanidad para mejorar el próximo año. Pero nos es imposible entre mares de personas apuradas y preocupadas por qué dar y qué recibir en los centros comerciales.

 

Los medios de comunicación y empresas han secuestrado nuestra atención para introducirlas a juguetes más modernos, moños más elegantes, árboles más grandes, esferas más caras, luces más incandescentes, y más excesos de todo. Olvidamos lo que está entremedio, por ejemplo nuestros paisajes verdes, que se llenan de plástico por los convivios, papel de regalo y más plástico imposible de deshacer en la tierra.

 

Hay que celebrar sin fanatismo. Si piensan bien Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo no recibirán comisión por los regalos que compren, ni la comida extra, ni la ropa nueva que adquieran a las empresas.

 

Sino celebra la navidad como los demás. No se es “débil”, “feo”, “perdedor”, “pobre” o “tonto” si uno decide hacer con su dinero celebraciones totalmente distintas a las de las personas que se hacen pasar por “ostentosas”. Recuerde que sus hijos e hijas quizás necesiten útiles, mejor salud e incluso mejor educación en todo el año.

 

Por último, las sonrisas, los abrazos, las visitas a personas, el uso de la imaginación junto a productos reciclables son gratuitos. Y sobre todo la felicidad es gratis. Sean agentes de cambio para encontrar alternativas de celebración que no los lleve a la quiebra, a peleas y accidentes. De lo contrario limitarnos a desear una feliz navidad.

 

 

 



[1]
                        [1] Frase de Boaventura de Sousa Santos

 

Te gusto, quieres compartir