Libro de relatos de Crosby

 

Las metempsicosis de Crosby

 Crosby no escribe, araña las viejas vestiduras de una realidad hostil y siempre somnolienta. Pero también sueña. En sus sueños va desvelando, una a una, antiguas historias de hechos futuros y sin tiempo. En sus momentos de lucidez, platica con Borges. No hay mejor aliado para las transmutaciones que el maestro argentino.

 En estos relatos, Crosby no escribe: empieza bebiendo algunas botellas de buen vino mientras Borges le susurra sueños imposibles. Pero, cuando se acaba el vino, Crosby comienza a beber un ron que le hace vomitar restos indigeridos de realidad sofocante y maloliente. Borges todavía lo acompaña, pero puede más la violenta imagen de un mundo putrefacto. Así, empieza a caminar solo.

Embebido en calles de los sueños rotos, Crosby no escribe: refracta las imágenes que percibe de nuestra realidad compartida. Aunque usa diferentes espejos, siempre logra captarnos. Siempre provoca en nosotros esas ganas de salir corriendo y desagarrarnos las hilachas de conciencia falsa e ideologizada.

 Estos cuentos fueron escritos con la delirante lucidez de quien puede transitar de un sueño pálido a la pesadilla; de un mundo onírico a la sangrante realidad; de Borges y Kundera a Zola. Y en todos hay un delicado aroma de palabras; una orgiástica combinación de frases lúdicas; y una implacable intolerancia al eufemismo.

 Si la literatura debe conmover para serlo, nadie podría negar la capacidad de Crosby para conmovernos con sus relatos; o para hacer sentirnos sospechosos y cómplices. Hay siempre un golpe de efecto bien logrado que provoca, indudablemente, el placer de sentir que vale la pena seguir leyendo y que vale la pena seguir escribiendo.

Prólogo del libro escrito por Carlos Velásquez.

El primer libro de relatos escrito por Crosby Girón, el cual fue publicado por la Escuela de Ciencias de la Comunicación, se puede solicitar más información a través del siguiente contacto:   crosbycrosby@gmail.com

 

Te gusto, quieres compartir