Una derrota convertida en victoria

Redacción Deportes / PúblicoGT

Sólo los jueces vieron ganar a Pacquiao, pues fue evidente que el mexicano Juan Manuel Márquez aventajo en toda la pelea al filipino. Quizás un empate hubiera sido menos bochornoso, pero según las tarjetas de los jueces, el ganador fue Pacquiao.

Antes del encuentro, Pacquiao había dicho que no quería dejar dudas contra Márquez. Quiero que todo quede claro, mencionó en la previa del combate, sin embargo las dudas se mantendrán presentes, pues el combate dejó como claro ganador a Márquez.

Eso se manifestó desde el comienzo. La firmeza de los golpes del mexicano hizo mella en el rostro del filipino. Este no pudo descifrar la férrea defensa que impuso su contrincante, que con golpe certeros llego a dominar durante todo el encuentro a su rival. En si, el décimo round fue el único en que el filipino se llevo la ventaja, al verse superado por su contrincante en toda la pelea.

La esquina de Márquez sentía el triunfo y el peleador salio a regular su accionar en los dos últimos round para evitar un golpe y consolidar así su ventaja. Pero los jueces vieron otra pelea y le dieron el triunfo, dividido, al boxeador filipino.

Al final quedo un mal sabor de boca. No solo en los contendientes, sino en general en el público. Se especula que la otra pelea, ya programada de Pacquiao, contra el estadounidense, influyó mucho en está determinación. En fin, el dinero puede estar detrás de estos fallos. El boxeo profesional y sus promotores, están cada vez más desacreditados, especialmente con fallos como los de ayer.

Te gusto, quieres compartir