Quien muere de hambre, muere asesinado

Este Día Mundial de la Alimentación fue proclamado en 1979 por la Conferencia de la FAO, tiene por objeto despertar en el público conciencia acerca del problema que aflige al mundo en relación con la alimentación y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza.

Partimos que El derecho a la alimentación es un derecho universal. Implica que toda persona (mujer, hombre niña o niño) debe tener acceso a alimentos en todo momento, o medios para procurárselos, que sean suficientes en términos de calidad, cantidad y variedad para satisfacer sus necesidades, que estén libres de sustancias nocivas y sean aceptables para su cultura.

La población Guatemalteca tienen un acceso limitado a los alimentos, a la tierra para producir su propia comida y a salarios dignos que cubran sus necesidades básicas, hay  incumplimiento de las leyes laborales, inseguridad laboral  y del pago del salario mínimo.

Esta situación  ha provocado todo tipo de deformidades en la estructura social siendo una de las más lacerantes, la desnutrición y sus formas más extremas como las hambrunas

La situación de desnutrición de gran parte de la población guatemalteca que queda evidenciada  en el retraso de talla afectando durante toda la vida a la persona se enmarca en un contexto estructural caracterizado por la desigualdad económica y social, producto de un Estado que priorizo su política pública hacia los sectores concentradores de capital, excluyendo y marginando a la mayor parte de la sociedad, la cual solo recibió migajas, salarios de hambre, precios bajos para la producción campesina, niveles bajos de escolaridad y  baja tecnificación de la mano de obra.

Se considera que la población infantil guatemalteca tiene el tercer lugar mundial en cuanto a desnutrición crónica. Prácticamente, la mitad de la niñez guatemalteca tiene baja estatura para la edad, mientras que en cuanto a desnutrición aguda, este dato estaría en niveles bajo el 2%, aunque se considera que el haber superado el 1% es ya una situación de gravedad.

Según reportes del Centro Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS), durante el año 2010 fallecieron 185 niños menores de 5 años, lo que implica una tasa de 8.54 por cada 10,000, y un avance importante en tanto que esta tasa bajo de 14.54 en 2008 y 11.62 en 2009.

Lo que tenemos son políticas reactivas, coyunturales y asistencialistas de gobierno, que por sí solas no resuelven el problema, se necesitan propuestas de Estado que tengan capacidad de responder frente a la crisis alimentaria.

BASTA YA DE  MEDIDAS QUE SOLO ARRASTRAN MÁS POBREZA.

Te gusto, quieres compartir