Mejorar la atención de la SAT

Lic Mynor Francisco González Ixcolin /PúblicoGT

Debido a la profesión que ejerzo tuve la necesidad de realizar algunos trámites en la SAT, específicamente el traspaso de unos vehículos que sus propietarios aportaron en la constitución de una Sociedad Anónima, de inicio me tope con el problema que a medio tramite, la SAT tuvo la brillante idea de limitar los trámites solo a Gestores Autorizados de un día para otro, sin siquiera dar la oportunidad de finalizar cualquier trámite iniciado antes de la entrada en vigencia de dicho reglamento, para las personas que no somos gestores autorizados pero que tenemos “legalmente” la capacidad para ejercer todos nuestros derechos civiles y para terminar de acabar sin percatarse que uno de los requisitos para ser gestor, -aprobar un examen sobre el marco jurídico tributario- necesariamente lleva un proceso que dura más de treinta días.

Luego de ello y gracias a la ayuda de un amigo abogado, pude continuar con el trámite de traspaso y nuevo título de los vehículos mencionados, con la sorpresa de que veinte días después de iniciado el proceso se me devolvieron porque tenía varios errores que se debían subsanar, sin embargo allí no está el problema.

Resulta ser que los expedientes fueron revisados por diferentes colaboradores de la SAT, emitiendo diferentes criterios sobre un mismo trámite y poniendo en evidencia, que no tienen razonamientos uniformes en cuanto al proceso de calificación, autorización, rechazo y por si fuera poco, en la imposición de multas, pues en mi propio trámite un colaborado hizo correcciones a situaciones o datos,  que otro dio por válidas, he impuso sanciones por omisión de datos en un formulario “gratuito”, para esto último si hubo una agilidad impresionante, al extremo de entregarme el formulario para pagar la multa ya lleno (es un robo en descampado).

.

Ejemplifico esto para analizar una situación aun más delicada, no es un secreto el hecho de que a nadie le gusta que le toquen el bolsillo, más cuando no se tiene certeza sobre el fin o la utilización que tendrá el dinero que se está tributando,  si a esto sumamos que la SAT, en lugar de agilizar y dinamizar sus procesos, crear ambientes agradables y amigables para el contribuyente, y brindar la asesoría necesaria y suficiente a los contribuyentes que nos acercamos a nuestros SERVIDORES PUBLICOS lo que hacen es implementar más burocracia, más requisitos, incoherencia e inconsistencias en sus criterios, lo que logra en el contribuyente, es desestimularlo para que cumpla sus obligaciones tributarias.

Con acciones como estas el ente recaudador nunca va a lograr cumplir con el objetivo de implementar un  cultura tributaria, pareciera que en lugar de ir para adelante,  hacemos las del Cangrejo.

Es imperante que las autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria, analicen las consecuencias que pueden darse, si no ponen atención a situaciones como éstas que pueden ser catalogadas de muy ínfimas, pero que de una u otra forma tienen incidencia y afectan, se puede crear todo un catalogo de leyes y normas, pero sino implementan medidas en la atención al contribuyente y agilización de los servicios, siempre  existirá una actitud negativa hacia esa institución.

Te gusto, quieres compartir