La dimensión de la población

Omar Marroquín Pacheco

Para el mes de octubre de este año, el mundo tiene de 7,000 millones de personas.  De esta cifra el 77 por ciento es decir 5,390  millones, viven en los países denominados en desarrollo y el 23 por ciento o sea 1,610 millones en los países desarrollados.

Anualmente el mundo está creciendo a razón de 1.7 % (aproximadamente unos 93 millones de personas (equivalente  a un poco menos que la población de México), si se compara con el crecimiento del decenio anterior que fue de 79 millones de personas existe una diferencia de 14 millones de personas de más, de este crecimiento el 90% del mismo se registra en los países subdesarrollados.

Los países subdesarrollados, son los que se encuentran en peores condiciones para hacer frente a los acelerados crecimientos poblacionales, evidenciándose en los deterioros ambientales tan marcados, y en la baja calidad de vida que experimentan.

Las proyecciones de población más recientes indican que para el año 2025 la población mundial  llegará a 8,500 millones, antes de estabilizarse finalmente en un momento no determinado alrededor de 14,000 millones de personas. La proyección apuntada es la media, la proyección alta es de alrededor de 15,600 millones y la baja de menos de 8,000 millones, por lo que la diferencia entre la alta y la baja es del orden de 6,600 millones es decir más que el total mundial al final del siglo pasado.

Las cifras descritas con anterioridad, son un poco más altas que las que se manejaban antiguamente, debidos fundamentalmente a que el nivel de la fecundidad disminuyó muy lentamente en algunos países. De estos aumentos crecientes de población, al menos 3,000 millones de personas ocurrirán en los países subdesarrollados, que afrontando problemas de toda índole, son los que se encuentran en peores condiciones de absorber un crecimiento demográfico de esta magnitud en un intervalo de tiempo tan breve.

La rápida tasa de crecimiento observada en los últimos 40 años, no tiene precedentes, ya que es igual al incremento observado durante el medio millón de años transcurridos desde la aparición del Homo sapiens hasta 1950.

Es importante señalar que durante el 99% de la existencia del género humano, la población mundial máxima fue de alrededor de 10 millones de personas, cifra que tienen en estos momentos algunas ciudades grandes de Latinoamérica. El crecimiento poblacional fue del orden de 0.001 % por año, en tanto que la tasa actual de 1.7% anual es 1,700 veces mayor. La población mundial no llegó a los 1,000 millones hasta el rededor de 1830. Transcurrieron solamente 100 años para que se duplicara a 2,000 millones de personas en 1930; llegando a 3,000 millones en 1960 es decir 30 años más tarde, llegando a 4,000 millones en 1974 incrementando 1,000 millones en 14 años y a 5,000 millones en 1987 es decir 13 años después. Este aumento masivo que desde un punto de vista histórico, ocurrirá prácticamente en forma instantánea, afectará enormemente nuestra capacidad de planificar y de dar sustento a una población que crece cada vez más aceleradamente.

Culpar de todos los males de la sociedad a la población es muy simplista, no se puede negar que definitivamente ejercen presión diferenciada, pero existen otros factores que inciden de una forma más puntual que la misma población. Conviene distinguir entre superpoblación y crecimiento demográfico, explico: En África el crecimiento demográfico es hoy superior al de Europa, pero Europa está mucho más poblada que África, por lo tanto es Europa la que esta superpoblada, y es el mundo superpoblado, el que tiene un consumo per cápita superior al de los africanos y el que más contribuye, por tanto, al agotamiento de los recursos, a la lluvia ácida, al calentamiento global, a la crisis de los residuos etc.

La superpoblación de los países ricos, desde el punto de vista de la habitabilidad de la tierra, es una amenaza más seria que el rápido crecimiento de la población de los países pobres.

Arq. Omar Marroquín Pacheco

Te gusto, quieres compartir