Es posible llegar más lejos

Redacción Deportes PúblicoGT

Quizás la actuación de la selección de fútbol sub 20 haya sido una ilusión pasajera. Quizás nuestro futuro sea apostarle a ese tipo de selecciones, para construir un desarrollo menos incierto. O quizás, debamos conformarnos con los triunfos de la selección femenina y los de futsala. Porqué, la selección mayor, a pesar que gana, no tiene futuro. Así de simple.

Guatemala clasifico para la siguiente ronda, y eso es un mérito, pero el balance, cuál es?. Se puede seguir soñando? Claro que se puede, pero la realidad es más oscura que la noche gris que despliega el combinado azul y blanco.

No hay juego de conjunto. El equipo no tiene idea de la táctica de juego propuesta por el entrenador. Y no es que Ever Hugo Almeida sea el culpable de la poca capacidad de juego del seleccionado bicolor. Son las deficiencias de los jugadores. Es la poca capacidad que tienen.

La defensa no corre, una tortuga le gana a cualquiera. El medio campo desordena el juego, y adelante jugamos al pelotazo y a la suerte, quizás sale. El equipo guatemalteco despliega un fútbol acorde a lo poco que aspiramos: pasar a la siguiente ronda. Así de contundente puede ser el balance hasta hoy, en está eliminatoria pasamos, pero ahí nos quedamos si seguimos jugando como lo hicimos hasta ahora. Con ese juego, sólo nos alcanza para ganarles a los débiles equipos del caribe.

Sin embargo, las victorias obtenidas hasta hoy, puede generar una sensación distinta. Basta escuchar los comentarios en la radio y la televisión para comprobar que se narran partidos distintos. Por ejemplo, algunos comentarios que escuche son: “la selección despliega su jerarquía”.  “El juego brillante del ataque nacional”. O “en conjunto, la selección hizo el fútbol”.  Claro, contra quién?.

Si uno se deja llevar por los comentarios que escucha en radio y televisión, pensará que el equipo guatemalteco despliega un gran fútbol, suficiente para estar en el Mundial de Brasil, pero viendo el juego, la realidad muestra que con eso no llegamos más allá de donde hemos llegado siempre, la segunda ronda. Ojalá que nos equivoquemos. Ojalá.

Te gusto, quieres compartir