Oferta electoral de muerte

Por Crosby Giron /PúblicoGT

En un anuncio propagandístico del político de moda, Otto Pérez, se lanza la pregunta: ¿Cuántas muertes más se necesitan para terminar con la inseguridad y la violencia? En las imágenes que se utilizan aparece un hombre alistando su arma de fuego para, supuestamente, asaltar o matar a alguien. Inmediatamente después aparece el candidato, ya disfrazado de presidente, asegurando que él y sólo él, puede ofrecer esa seguridad.

Curioso porque pocas semanas antes de la primera ronda electoral el general de la mano de acero inoxidable, perdón, del puño duro; decía en una entrevista con un medio impreso capitalino, que si ganaba la presidencia, ofrecía “por lo menos” disminuir en un 20 por ciento las muertes en el país. Si hacemos algunos números, vemos que, si actualmente ocurren más de 6 mil asesinatos anuales, Otto Pérez está diciendo que anualmente habrá, aún con él en el poder, poco más de 4 mil asesinatos. ¿Qué tal?

Pero según Alberto Fuentes Knight, ex ministro de Finanzas, el general está muy interesado en que no se hable de su participación en la muerte de Efraín Bámaca y con los dineros que obtuvo de la financiera MDF. Esta empresa (de cartón) recibió dinero del Congreso y parte de esas ganancias (más de Q600 mil) terminaron en manos duras.

Pero eso no es todo. En aparente contrapartida tenemos a Manuel Baldizón, un sujeto que empieza a aparecer en sus vallas en un fondo pulcramente blanco. Muy astuto de su parte o de sus publicistas. El problema con Baldizón es que realmente no tiene un historial muy conocido. Hoy empiezan a aparecer algunas cosas de su pasado como el tema de las piezas mayas ligadas a la fortuna familiar, su enorme capacidad de organizar negocios a la sombra del Estado y utilizar su fortuna para comprarse una bancada y luego todo un partido político que le llaman.

Y digo que es una aparente contrapartida porque si bien el mismo Baldizón se vende a sí mismo como el “futuro” o sea, la contrapartida del “pasado” (Otto Pérez); en realidad los dos son la misma mica pero en diferente columpio, como diría mi abuelita linda (y que dicho sea de paso es una fan absoluta de este señor). Baldizón lo único que quiere es ser presidente y lo intentará a cualquier precio. Está ofreciendo aplicar la pena de muerte.

Pero veamos esta oferta en detalle. Dice que aplicará la pena de muerte pero no dice nada de lo que tiene que ocurrir antes, es decir, los procesos judiciales que empujen un caso hasta el límite de la pena de muerte. O sea, estamos fritos. Con solo ver la fábrica de impunidad que son los tribunales en este país la cosa se pone más negra…

Pero ellos no gobiernan ni gobernarán. El verdadero gobernante global es Goldman Sachs. ¿Usted qué cree?

Te gusto, quieres compartir