Fiasco de la mano dura

Por Mario Rodríguez/PúblicoGT

En todo balance hay dos caras, una positiva y otra negativa. Con los resultados en mano la cara más negativa se asoma para el partido de la mano dura. El balance es que Pérez Molina no logra ganar en primera vuelta teniendo todo a su favor, por lo tanto su desempeño puede considerarse como mediocre.

Hasta hace poco, las encuestas y el propio Pérez Molina pensaban que ganaban en primera vuelta. Durante la campaña, el candidato patriota tuvo todo a su favor, incluyendo la benevolencia del tribunal supremo electoral que le permitió ciertas actuaciones fuera de la ley. A eso hay que agregar el ataque mediático contra Sandra Torres durante el proceso que le blindo de una manera estratégica su pasado en la guerra y le quito del camino a su mayor contrincante sin que él sufriera un desgaste.

A pesar de su gasto millonario, el mayor realizado por partido alguno en la historia electoral de este país, superando con creces el tope legal, iniciando incluso su proselitismo casi al siguiente día en que perdió las elecciones contra Alvaro Colom, sólo pudo obtener el 36% de la preferencia electoral, doce puntos más que hace cuatro años, eso si debe considerarse un fracaso total.

Su patético mensaje en la madrugada del lunes lo delata como el gran perdedor.

Si de verdad existiera ese amplio respaldo al PP, no debería tener problema alguno para ganar en segunda vuelta. La pregunta es ¿realmente lo tiene?. Las encuestas previas han quedado en el olvido, tanto por su falta de certeza como por la manipulación a favor de los naranjas. Ahora se vera si logra algo concreto o se queda esperando otros cuatro años más.

Te gusto, quieres compartir