A falta de ideas originales: “Suscribirme”, la copia encubierta de Facebook

Por Daniel Collín / PublicoGT

Si bien es cierto, internet se ha convertido en un sitio en donde la copia de funciones es muy frecuente entre redes sociales, la red de más de 750 millones de usuarios del joven Mark Zuckerberg no se queda atrás.

Facebook sigue integrando a su plataforma herramientas básicas de sus más fuertes competidores, tales como Google+ o Twitter.

El botón suscribirme es la nueva manzana de la discordia, la cual permite activar una opción para recibir actualizaciones públicas de un contacto sin que haya ningún tipo de relación. Además, permite superar la limitación de 5,000 amigos que tiene por defecto. Sin embargo, muchos usuarios indican que es una simple piratería del botón seguir en Twitter o de los círculos de Google+.

Ante esto Zach Rait, representante de la social network no da mayor importancia, e indica que la suscripción te permite controlar la cantidad de actualizaciones de tus amigos ya que normalmente, se ajusta una cantidad de actualizaciones de los amigos algorítmicamente, ofreciendo más datos provenientes de la gente con la que más nos conectamos, siendo algo novedoso para los usuarios de dicha red.

No es una obligación

Rait indica que “Suscribirme” no es obligatorio, por lo que si no se desea a gente que no se  conoce lo siga, aunque se trate sólo de puestos públicos, simplemente no se debe habilitar.

Te gusto, quieres compartir